Author Topic: Pueblo de desesperados  (Read 1158 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
Pueblo de desesperados
« on: Noviembre 16, 2006, 09:54:13 am »
    

    Ima enga erokuarhik´a jirierasku p´ikuaspixindi. Ka sanderu enga erokuarhikia ma iretpita iumu ekuatsi uéxurhini. Ka utaxiksï ima urhekutspiricha tiosïo ka juramutieri anapuecha intsikuni jarhani erokuarhikua, tamu ixi uandangani jarhanxi eska sesi jaxeska, indé indígena mitisti eska ima enga uandak´a eska uetarhinxinga erokuarhini jindesti ma k´uiripu enga iamindu ambé jatsikuarhika. Ima enga erokuarhika tsitakuarhu jimbokxi erokuarhti jimbó ima jatsi ambé jimbó erokuarhini, ixisti, enga ima jatsiaka , ka nani, ka nengoni, ka na jatini, ka na sesi. Joperu, jirierasku p´ikuarherakua p´amexindi enga kanikua ambé uetarhini jauaka.

Jirierasku p´ikuarherakua ojchakusïni sesi jaxi uandakua engaxi ima no t´irerpioka juchari uétarhinchakuani. Jirierasku p´ikuarherakua indígenecheri niraxati ekuani ekuantsipani uandakuechani jimbó enga petamuk´a juramuticha. Sanderu eiotspikua sanderu jurhaxindi jirierasku p´ikuarherakua.

     K´uiripu turhixecha ka "gobiernu" uandaxindixi jurhimuikua ambé ka noxi ixenchoni uadakua enga ionki uaxakatini jaka. Mapuru uandaxindi eiotspìkuani jingoni, ka tamt´u uandani nak´umindu ixi joperu no ixisïni.

     Ima "gobiernu" uandaxindi eska jiringaxaka uandotskuarhikua, tamtu no sesi niatani jarhani. Indé indígena pinaku jarhasti, no xarhataxindi no sesi p´ikuarhingakua. Januati ma ukua enga no sesi jaxioka no ima ambé no nema tsitioti. Uandaxindi ma jatspiri gobiernueri eska no jarhaska uarhiperata na imatsini no sesi kamakia 500 uéxurhini. Ka jima uerasti no sesi p´ikuarherakua. Enga chuxapoka jarhani k´arhimakua, ekuarhperakua juatecheri, mimixekuecheri, ka noxi uekuntani iretechani jimbo ima protestanticha peka no uaka jarhani uandotakuarhikua. Ka jima ueraxindi no sesi p´ikuarhingakua ka no taru jarhani erokuarhikua.

    Ixisti i uandakua nak´uxi maru k´uiripuecha no uek´i ixi exeni o iskuxi ixeni nak´u inde jurani jaki sesi jimbó.

 
                  

 El que espera desespera. Más si lleva esperando 500 años. Mientras gobiernos e iglesias venden y lucran con la esperanza, mientras esta es anunciada como regalía y consagrada como virtud, el indígena ha sabido y sabe por experiencia que el esperar lo pregona quien de todo goza. Y es que uno espera con paciencia mientras tiene con qué esperar, es decir, mientras tiene el con qué, el en dónde, el con quién, el cuándo y el cómo seguros. En cambio, la impaciencia abunda cuando la necesidad impera.

     La impaciencia nubla las razones si éstas no dan seguridad o alimentan. El derecho a la paciencia es la seguridad con que se cuenta. El derecho a la impaciencia es la carencia.

     La impaciencia étnica está yendo a la par con el verbalismo del discurso oficial. A más anuncios, más impaciencia. A mayores promesas se abraza mayor desesperanza. Tanto más confunde la realidad con los hechos el demagogo como cruda cae la realidad para el desposeído. Mientras la sociedad nacional y su gobierno basan su derecho y poder en la desmemoria, los pueblos indígenas basan la impaciencia de su derecho en la memoria de su historia. Lo que en el primero es demagogia, en los segundos es palabra encarnada, hecho real, acción potencial.

    El gobierno dice estar buscando el diálogo mientras actúa unilateralmente. El indígena disimula su impaciencia en el silencio. Al final vendrá, eso sí, la incontestabilidad de los hechos. Que no ha habido pleito porque el gobierno no ha querido, dice el Gobierno; pero si el pleito lleva ya 500 años acota la comunidad. De ahí su impaciencia. Ni el hambre, ni el despojo de tierras, ni el robo de bosques, ni la innovación cultural, ni el acoso de sectas pueden ser factores de diálogo y de paciencia. A ese tenor viene la desesperanza y el desesperado a todas va.

 

    Si bien las declaraciones de los cotos de poder están ahí para quien quiera verlas; también los hechos de un pueblo de desesperados no tardarán en verse, aunque no se quiera abrir los ojos.

 

 

Francisco martinez Gracian