Author Topic: SOBRE EL CUERPO: “El Carácter de D.Juan”  (Read 1403 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
SOBRE EL CUERPO: “El Carácter de D.Juan”
« on: Enero 30, 2009, 02:28:01 pm »
Texto bastante curioso que encontre.


SOBRE EL CUERPO: “El Carácter de D.Juan”

Uno de las más sublimes bromas que gastó nunca D. Juan
Matus fue la de hacerle gritar a Castaneda la palabra
“Intento” dentro del Ensueño del Desafiante de La
Muerte.
Otra, quizás la mejor, (de las muchas que le gastaron
Genaro y él) fue la de dotarle de un complejo sistema
de enseñanzas sobre ejercicios y “posturas” físicas.
Castaneda, cuyo espíritu jocoso se nos revela siempre,
nos hizo una gracia mayor, derivada de la de D. Juan:
nos legó la “Tensegridad” (los pases Mágicos), y al
hacerlo, se tiró un pedo sonoro encima de toda la
posteridad y cuatro millones de tontos, que no habían
entendido nada, se pusieron a inventariar una
prolongada y penosa lista de ejercicios que estuvieron
haciendo “dale que dale” durante un montón de tiempo.
Presos de su proceso interno de describir el mundo
(indescribible), presos de su afán de inventario,
(in-inventariable), presos de sus haceres y trajines,
(véase “no-haceres”), atinaron a seguir
disciplinadamente la tarea impuesta, (véase
“desatinar”)
¿Qué fue pues lo movió la edición del libro “Pases
Mágicos”?

a.- Una broma.
b.- Los intereses comerciales de sus herederos.
C.- Una recopilación de movimientos brujos reales? ¿O
una trascripción de la danza de la lluvia según San
Genaro?


La verdad es que no he leido todos los libros de Castaneda, y no sé
bien de dónde salen los famosos pases esos. Tampoco recuerdo haber
leido lo de ese grito de Intento. En sus primeros 4 o 5 libros al
menos no los menciona...
El quinto libro ya me empezó a parecer un poco tremendista (aunque
reconozco que algunas cosas me interesaron bastante) y para mi gusto
las cosas se empezaron a complicar demasiado. Por ejemplo: esta muy
bien reconocer que hay pinches tiranos, y toda esa reflexion sobre
la importancia personal, muy buena...ahora bien, concluir que el
unico modo de sobrevivir a un pinche tirano es haciendo que se muera
liado en su propio odio, no se. Puede que yo sea una mema
autoengañada, pero no creo que sea la única via.
Por curiosidad después me lei un libro de Taisha Abelar y otro de
Florinda Donner. Aunque hay cosas que me parecieron muy interesantes
y que me sirvieron, encontré que, especialmente el de Taisha Abelar,
rayaba el fanatismo en ciertos aspectos...casi casi el sectarismo.
Todo ese rollo del grupo de brujos viviendo aparte, que si el nagual
era uno u otro, esa obsesion por desintegrarse unos a otros las
personalidades...no se. Puede que solo tuviera esa impresión por
proyecciones mias personales, pero eso es lo que me quedó por dentro.

En cambio en los primeros libros de Castaneda,todo , sin dejar de
ser complejo, es mucho más simple. Viviendo el dia a dia uno ya se
sumerge en el vivir consciente y sus dificultades. El sentido del
humor de Don Juan, y el de Don Genaro por supuesto, me parecen de lo
mejor.

Asi que me uno contigo a creer que lo de la Tensegridad fue fruto
del deseo de hacer inventario de algo irreproducible. Si además hay
avaricia de los "herederos", eso ya no lo se...(pues igual, por que
no).
Con estos mensajes mios no quiero decir, ni mucho menos, que todas
las antiguas técnicas corporales basadas en ejercicios ordenados y
programados sean pura tonteria. Conozco personas a quienes les
sirven de mucho. Y no descarto algun dia meterme en alguna. Todo
depende del espíritu con que hagas algo, me parece.
Puedes practicar taichi por fanatismo y no dejar de ser eso, un
fanático (¡cuantas escuelas orientales mantienen riñas y rencillas
entre ellas por cuestiones ideologicas y tecnicas!), o practicarlo
por amor al arte y convertirte en un virtuoso de algo que te gusta y
te da vida.



Y un correo derivado de ese articulo


Buenas Noches, Marta:

Sí he leído toda la obra de Castaneda, entre otras muchas cosas dado que soy un empedernido vicioso de ciertos temas y sí por ejemplo me gusta Patrick O,Brien, pues me leo los 20 tomos, y así con todo, de Egipto, de Galdos, de muchas cosas....
Tienes que considerar que cuando aparecieron las Enseñanzas de Don Juan, yo tenía 18 años, fumaba porros y estaba en Ibiza en la Plaza de Toros escuchando a Bob Marley.
Pero de ahí a considerar que es la Biblia hay un trecho largo. Tiene una belleza, no cabe duda, literaria, fuera de lo común, e inventa una sintaxis propia, generando un mundo con su léxico. Apropiado de una tradición oral, la pone por escrito. Se defiende a sí mismo y dice que “le apenaría que le tuviese que conocer, la posteridad, como el escritor de un solo libro”, pero la verdad es que todos sus libros son variantes, enriquecidas por la experiencia o distorsionadas por el interés ó el desengaño: prueba de ello es las cien veces que nos relata el “salto al vacío” y como lo cambia y lo transmuta a lo largo de su obra.
El problema de una generación con poco bagaje intelectual a sus costillas fue el de asumir a su “pope” como profeta. Y claro se quedó encasillado. No obstante no dejo de reconocer que su impronta perdurará y que muchos de los cambios en las actitudes y maneras de pensar de hoy en día, dimanan de su obra, que sin duda será reconocida como genial por la posteridad.
Castaneda intentó mezclar a Lobsang Rampa con Wilhem Reich, batiéndolos con la tradición Tolteca, para después asimilar el Zen, el Tai-Chí, y todo lo que iba saliendo.
No sé si era un Nagual pero murió de Cáncer de Hígado, dime como mueres y te diré quién eres. (Los Vikingos morían gritando ¡Odin!, en la batalla e iban al Vahala, o algo así.
Claro que esto no le quita merito a la loca pareja de D. Juan y D. Genaro. Sus aciertos son tan grandiosos y sus proposiciones son tan reales que ahí no existe la fabulación, (ese es él merito de su obra, transcribió una historia cierta, asombrosa y comprobable) Comprobable por la experimentación que han llevado muchos siguiendo sus pautas. Piensa en niveles básicos, no en grandes “viajes” a otros mundos. ¿Conciencia acrecentada?, ¿Niveles de atención? ¿Estar más lucido ó menos lucido?, ¿Acechar? ¿Ensoñar?. Describe una fenomenología del comportamiento humano desde un parámetro nuevo, nos habla de Intensidad, de Enfoque, de Atención, de Propósito, de Intento, de Voluntad, y descentraliza las emociones del cerebro refúndando la anatomía humana, imbricándola con la naturaleza. Verdaderamente notable. Nos da la talla de la civilización pre-colombina, mucho más alta que la inquisidora Castilla, y funda el actual Méjico y Sudamérica, los funda al darlos una raíz más honda, más propia y sobre todo distinta, de alguna manera se convierte en el padre del Neo-indigenismo.
En un mundo global, el enriquecimiento que supone la difusión de la Praxis de Don Juan, se sintetiza con una nueva espiritualidad desvinculada de lo divino y contagiada por la naturaleza, donde se nos muestra un Universo Pedrador con un nexo común, una energía ni mala ni buena, que todo lo entrelaza, todo lo construye, y que es consciente de ser, siendo cada vez más consciente al enriquecerse con nuestras consciencias individuales, a la que, sin embargo, se puede trascender mediante la recapitulación, óbolo o limosna necesaria, tributo que se ha de pagar, so pena de perder la individualidad, so pena de integrarse con el todo, so pena de la muerte, trascendencia, afán de trascendencia y afán de conservar la individualidad, anhelo supremo del ser humano y contradicción última de Castaneda con su tema de la Importancia Personal.

No te aburro más, es un tema que da mucho juego.
Que duermas bien y tengas un Ensueño ligero, no te preocupes: todo sueño es Ensueño, Ensueño es el sueño en el que eres consciente de que sueñas, no más.