Author Topic: RECETAS DE LA TIERRA MEDIA  (Read 2784 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
RECETAS DE LA TIERRA MEDIA
« on: Enero 30, 2009, 01:14:09 pm »


 
Sencillos platos de la cocina de Khazad-dûm
 
POLLO A LA CERVEZA, SETAS CON TOMATE CARACOLES FRITOS, CHORIZO AL VINO BLANCO,
PATATAS CON CORDERO.
 
POLLO A LA CERVEZA
 
Ingredientes:
- Muslos (o en su defecto, Alas) de Pollo de Harad.

- Cerveza, del Poney Pisador o El Dragón Verde (cuestión de gustos)

- Cebolla y Ajos de la huerta del Tío Gamyi.

- Aceite de los Olivos de Ithilien.

- Sal marina de los Puertos Grises.

Elaboración:

La cuestión es sencilla. Primero se pone una sartén con abundante aceite, cuando esté rosiente, se echa el pollo, que previamente hemos sazonado. Hay que freir el pollo hasta que esté completamente dorado, igual que si fuese a comerse frito. Cuando tengamos el pollo dorado, lo sacamos a una fuente.

Picamos la cebolla y los ajos (el ajo muy fino y la cebolla en tiras), y los echamos en una cazuela con el mismo aceite en el que hemos frito el pollo, quizás quitando un poco si es que hay mucho (y no lo tires, que está muy caro, Faramir la vende a precio de mithril) Cuando la cebolla y los ajos comiencen a dorarse, se pone el pollo en la cazuela junto a la cebolla y los ajos. Y se deja un par de minutos dándole vueltas (con cuchara de palo, no con la espada)

Tras esto, cubrimos el pollo casi por entero con cerveza. Se tapa, y se deja cocer. Para ver si está en su punto o no, hay que ir mirando que la salsa espese. Y a comer.

Nota: No es necesario, pero personalmente acabo bebiéndome la cerveza que ha sobrado para hacer el pollo mientras este se hace ;)
 
 
 
SETAS CON TOMATE
 
Ingredientes:
- Setas de la granja de Maggot (cuidado con sus perros)

- Tomate (habrá que pedirlo por correo porque en la Tierra Media no hay)

- Ajos de Tío Gamyi.

- Aceite de Oliva de Ithilien.

- Sal marina de los Puertos Grises.

Elaboración:

Primero partimos las setas, y tras pelar los ajos, los cortamos por la mitad (no los cortes en trocitos, es mejor a la mitad) y si no tenemos tomate casero de bote (yo lo hago con ese), cortamos uno fresco en trozos muy pequeños, para que al echarlo luego en la sartén, este se deshaga por entero.

Ponemos una sartén con aceite, y cuando esté caliente, echamos las setas y la sal (poca, ya echaremos más luego si es necesario). Durante dos minutos, les damos vueltas mientras se hacen. Luego ponemos los medios ajos, y seguimos dándole vueltas, hasta que comiencen a agarrar color. Por último echamos el tomate, y ya lo dejamos hasta que este se deshaga por completo entre las setas y los ajos. Antes de quitarlo, prueba como está de sal. Veras que el plato ya está acabado cuando las setas obtengan un ligero color del tomate.

¿Fácil no?
 
 
 
CARACOLES FRITOS
 
Ingredientes:
- Caracoles del Valle de Rivendel.

- Aceite de Oliva de Ithilien.

- Sal marina de los Puertos Grises.

Elaboración:

Antes de nada hay que "engañar" a los caracoles, o lo que es lo mismo, hacer que salgan de su cascara. Para esto, ponemos en un caldero con agua fría, los caracoles. Después de un rato, comenzarán a sacar sus cuernos de paseo. Cuando esto ocurra, ponemos una satén con abundante aceite al fuego, y cuando esté rosiente, sacamos los caracoles del agua y los echamos a la sartén. Así a los caracoles no les da tiempo a meterse en la cascara, y luego pueden comerse mejor (los amantes de los animales absténganse de cocinar este plato)

La satén con los caracoles comenzará a soltar espuma. Es normal, no se asusten. Se echa la sal, abundante, y se les da vueltas. Si tienes un poco de picante, mas que mejor. La espuma comenzará a bajar, y los caracoles a oscurecer. Hay que vigilar que no se queden sin aceite, y pruebalos a menudo para que no se queden duros (o parecerán chicle)

La gracia de este plato es el sabor que se queda en la cascara de los caracoles, que hay que chupar antes de comerse el caracol en sí.

Nota: Si nunca has comido caracoles, recuerda que después de agarrarlos en el campo, deben estar unas dos semanas o tres metidos en una caja o bolsa de agujeros, para que suelten la porquería que tienen.
 
 
 
CHORIZO AL VINO BLANCO
 

Ingredientes:

- Chorizo fresco embutido de cerdo de las granjas de Gondor.

- Vino Blanco de Erebor.

Elaboración:

Sencillo. Pon una cazuela llena de vino al fuego. Cuando comience a hervir, echar en ella el chorizo. Dejalo hervir unos cuatro o cinco minutos, y sacalo antes de que se quede demasiado duro, es mejor algo jugoso. Partirlo y servir acompañado de... vino blanco, claro.

Nota: En las tierras del Norte, en vez de vino lo hacen con sidra ;)
 
 
 
PATATAS CON CORDERO (Rancho de Moria)
 
Ingredientes:
- Patatas del Tío Gamyi.

- Cordero de los prados de Rohan.

- Pimiento, Puerro, Cebolla y Ajos de la huerta de La Comarca.

- Tomate de contrabando.

- Vino Blanco de Erebor.

- Aceite de los Olivos de Ithilien.

- Un par de hojas de Laurel del bosque de Lórien.

- Sal marina de los Puertos Grises.

Elaboración:

Antes de nada hay que pelar y partir las patatas. Para este plato, las patatas deben cortarse arrancándolas, es decir, agarrar la patata, cortar con el cuchillo sin llegar al final y tirar de ella, para que se arranque y no quede cortada del todo. Esto es fundamental, ya que así las patatas se cocerán mejor. Una vez cortadas, se ponen en agua hasta que las echemos a la cazuela para que no se queden negras. Para pelarlas te recomiendo que busques a alguien (un hobbit, un elfo...) que lo haga, es más cómodo.

Colocamos una cazuela con aceite al fuego. Ahí freimos el cordero partido hasta que esté completamente dorado. No olvides de echar sal, pero no mucha, ya habrá tiempo luego de echar más. Cuando esté frito lo sacamos a una fuente. Picamos el pimiento, puerro, cebolla y ajos muy finos y los echamos en el mismo aceite que hemos frito el cordero. ¡Que no se queme! Hay que darle vueltas con una cuchara de palo hasta que veamos que la verdura está dorada. Agarramos el tomate y lo partimos en pedazos pequeños, y lo añadimos al resto. Echa el tomate el último, ya que suelta más agua y así no se nos cocerá (de momento) la verdura. Con el tomate en la cazuela, tras dos minutos de cocción, añadimos de nuevo el cordero que teníamos frito. Se revuelve todo con la cuchara de palo y se deja cocer todo junto otros dos minutos. Entonces añadimos el vino blanco, más o menos lo que entre en media pinta de cerveza. Y lo dejamos cocer cinco minutos, cuidando que no se peguen los ingredientes al fondo.

Ahora echamos las patatas y les damos unas vueltas con el cordero y la verdura. Entonces hay que echar agua hasta que se cubran las patatas. Sube el fuego al máximo y espera a que comienze a hervir. Cuando esté hirviendo añade el laurel y prueba como está de sal. Si hace falta, echa más. Las patatas admiten mucha sal. Y ya se pueden ir a tomar una cerveza porque hay que dejarlo así cociendo una media hora. Pero no se queden en la taberna hasta la madrugada, ¿eh?.

Después de esa media hora y dos... tres cervezas, agarra una patata con el tenedor y aplastarla para ver como está. Tienen que estar blandas, si no es así, deja que se cueza más. Yo suelo aplastar dos o tres patatas, para que la salsa espese. Procura que las patatas se hagan bien, pero que no se pasen, ya que si no parecerán puré. Eso sí, no dejes que se enfrien para comerlas. ¡Y ya está!

Nota: Es opcional, pero para acabar el plato se suelen añadir encima de las patatas, Caracoles cocidos de Rivendel y Cangrejos del Río Anduin. Y al que le guste, un poco de picante, por supuesto.