Author Topic: Fragmentos - Ed Fitch - Divinidades, Arquetipos, Mitos y Relaciones  (Read 2478 times)

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
FITCH, Ed, RENEE, Janine. Ritos mágicos del Pozo de cristal. Luís Cárcamo editor. (1 ed. Magical rites from the Cristal Well, 1984), 1995, Madrid.


Los Dioses del Arte

Nivel 1
Divinidad absoluta. El nivel de la trascendencia, Gnosis (Conocimiento de la Divinidad).

Nivel 2
La dualidad creativa y armoniosa del Dios y la Diosa; a este nivel lo absoluto se hace objetivo en su aplicación a las fuerzas masculina y femenina de la naturaleza.

Nivel 3
Los arquetipos; llevando a la esfera humana a los dioses, en este nivel la deidad obtiene voluntad y inteligencia. A este nivel pertenecen los dioses y diosas que reciben culto en las religiones mundanas.


Relaciones con los Arquetipos

Debido a que existe tal diversidad de sistemas Wicca en América, los distintos grupos dan énfasis diferente a las tan variadas relaciones arquetípicas en sus ritos estacionales personales y en la mitología del Arte, aunque todas estas relaciones son importantes para los mitos del Arte. He aquí las combinaciones más básicas:

Relación Dualista: el Dios y la Diosa se relacionan entre sí como hermano-hermana o esposo-esposa. En la mitología general nos son familiares los ejemplos grecorromanos de Deus-pater y Deus-mater (Zeus-Júpiter y Hera-Juno-Demeter), Fauna y Faunus, Diana-Lucina y Diana-Apolo, etc.. los dioses teutónicos “Vanir” Freya y Freyr, y Njord y Nerthus. Estas relaciones guardan semejanza con el concepto Yin-Yang de la religión china. Este sistema es especialmente importante para la visión gardneriana del Arte.

Relación Triádica de Madre, Padre e Hijo: los ejemplos incluyen los egipcios Isis-Osiris-Horus, los grecorromanos Demeter-Zeus-Dionisos o Demeter-Zeus-Perséfone, los italianos Diana-Lucifer-Aradia y los celtas Rhiannon-Pwyll-Pryderi. En la religión católica encontramos una versión modificada de esta relación.

La Diosa de la Triple Faz (Dea Triforme):  que representan sus aspectos de Doncella, Madre y Cronos: los ejemplos incluyen las grecorromanas Perséfone-Demeter y la bruja Demeter en Eleusis, Seine-Luna-Hécate, la Matronae céltica y la Triple Diosa esposa. La personificación de la Diosa recibe particular énfasis en el Arte, que es en gran parte céltica, y ha adquirido especial vitalidad a través de las representaciones de la Triple Diosa en el libro de Robert Graves, La Diosa Blanca. Naturaleza de el Dios como rey del año creciente y rey del año menguante. En algunos casos esto se convierte en una tríada, donde los dos dioses se representan como hermanos gemelos, el uno luminoso, el otro oscuro, que luchan por la mano de la Diosa, mientras que en otros casos existe una relación padre-hijo en la que el hijo se convierte en el Rey Divino, que sólo decae con la llegada del invierno cuando es vencido por su hijo y rival. Los ejemplos incluyen los griegos Prometeo-Epimeteo, los egipcios Set-Osiris, los del Próximo Oriente Baal-mat, los celtas Lugh-Balor y los teutónicos Hoder-Balder. En esta relación también ha hecho hincapié el mencionado poeta y autor Robert Graves.

Éstas son algunas de las distinciones más importantes en las relaciones Dios-Diosa. Encontramos  muchas variaciones adicionales a estas relaciones básicas.

Los neopaganos también toman préstamos de las mitologías de muchos países cuando quieren trabajar con una forma arquetípica específica. Por ejemplo, alguien que quiera trabajar con la fuerza divina que personifica la sabiduría, puede escoger entre trabajar con Atenea, con Hermes o con Thot; alguien que desee explorar el aspecto erótico de la fuerza divina puede consultar Afrodita/Venus o Pan, y así sucesivamente.

Es en este sentido que los que practican la Wicca trabajan con formas arquetípicas tan diferentes, en el que se dice de ellos que practican una religión “politeísta”.

NOTA: es tan extenso el tema de los mitos, dioses y arquetipos que el Libro de la Sala Externa no tiene espacio para entrar en explicaciones. Para comprender las imágenes arquetípicas, se insta al estudiante a recurrir a las obras de Carl Jung y de sus seguidores. El estudio de los antiguos mitos es asimismo esencial para el estudiante del Arte, porque nuestras raíces yacen en estas antiguas leyendas.

Dos palabras más sobre el mito:

Los neopaganos están capacitados para reconocer estos distintos niveles de divinidad. Éstos trabajan en la magia y el ritual con la parte de la psique humana y se acercan lo máximo posible al entendimiento humano. Al mismo tiempo, el pagano cree que es perfectamente posible tener los pies “firmemente en el suelo” mientras que al mismo toiempo se esfuerza por el logro trascendental del Absoluto o realización de la Gnosis. El wicca sostiene que el conocimiento de Dios se encuentra dentro del propio ser de uno, cuando se vive en un estado de amor perfecto y de armonía perfecta con las fuerzas del universo. Por citar una frase, “Tú eres Dios”.

Los grupos Wicca difieren en el modo en que contemplan las fuerzas del Dios y de la Diosa. Es muy corriente entre los covens de hoy ser muy “matrifocal”, enfatizando el culto a la Diosa en la religión. Algunos grupos denominados covens “diánicos” omiten por completo el papel del Dios y solo admiten mujeres entre sus miembros. Este desequilibrio es una reacción al énfasis tan extremadamente fuerte que han dado las religiones dominantes de nuestra sociedad. En tiempos más arcaicos, existía probablemente más equilibrio entre los aspectos masculinos y femeninos del Arte.

Este libro del atrio exterior toma un punto de vista matrifocal: (1) porque creemos que en este momento del tiempo es necesario énfasis mayor en lo femenino para equilibrar el mayor énfasis de la sociedad en lo masculino, y (2) porque nos parece que las emociones humanas logran mejor objetivizar lo Absoluto por su aspecto más suave, cálido y nutricio.

Ahondando aún más en las raíces paganas de la Wicca, los estudiosos de tema mantienen diferentes teorías sobre las relaciones Dios-Diosa. Algunos creen que el Dios era predominante al principio, cuando la caza y la recolección era la más primitiva o más temprana forma de subsistencia , y que la Diosa llegó a predominar más tarde con la introducción de la agricultura. Otros dicen que la Diosa predominó en el origen, basándose en que el rol materno era más obvio e importante que el paterno. Sin embargo, esta sala externa sostiene que los primeros sere humanos eran capaces de reconocer la armoniosa dualidad de macho y hembra ya desde el comienzo, y que la igualdad en la relación Dios-Diosa es la forma más arcaica.

Monismo y Panteísmo contra Dualismo

   La brujería (wicca) , al igual que la mayoría de las teologías paganas occidentales, es una religión “monista”. Esto significa que los brujos consideran a la Divinidad como existiendo al unísono con toda la Naturaleza, a diferencia de otras religiones que son “dualistas” y que creen que el hombre y la Naturaleza están corrompidos y separados de Dios, y que la meta del hombre es escapar de la vida, del mundo e incluso de la identidad del “self”. Las religiones dualistas consideran el mundo como un valle de lágrimas, y enfatizan el sufrimiento y la negatividad de la vida. Los brujos, por su parte, comprenden que en realidad existe un lado negativo de la existencia y del mundo material, pero creen que el mal puede ser remontado si se mantiene una visión positiva y se da uno cuenta de la naturaleza divina de la humanidad. (El diablo cristiano, por cierto, también parte de la concepción dualista, y como tal no tiene nada en absoluto que ver con la religión wicca, contrariamente a muchas falsas concepciones.). cuando los brujos usan el término “dualidad” en sus creencias religiosas, se están refiriendo a la dualidad masculino-femenina, creativa, armoniosa y complementaria, antes que a la tajante dicotomía entre el bien y el mal, propia de las religiones dualistas.

   Otra palabra que describe a la religión wicca es “panteísta”, que significa “Dios en todo”. De acuerdo con esta creencia, todo en la naturaleza, cada partícula de energía y cada trozo de materia, contiene una chispa de lo divino. Es por esta razón que el pagano se esfuerza por estar sintonizado con las fuerzas y ritmos de la naturaleza para crecer en sabiduría y en entendimiento. Contrariamente a lo que han afirmado irresponsablemente algunos estudiosos del tema, los paganos no se inclinan y adoran al sol, a la luna y a otros fenómenos naturales. Lo que esto significa es que podemos ver simbólicamente cómo se manifiesta en ellos la naturaleza de la divinidad.