Author Topic: RE: Cuentos y Poemas Indigenas II  (Read 1765 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
Para la defensa de la casa (Halcon peregrino)
« on: Enero 20, 2006, 10:57:50 am »
Para la defensa de la casa

Lo que necesitamos para hacer una limpia de un espacio en el cual está contaminado por “larvas”, seres del bajo astral o energías negativas.

Un recipiente con agua (Importante que sea cristalina y pura).

Sal marina gruesa (Como una cuchara sopera, las cantidades son orientativas) .

Copal o cualquier incienso que nos guste (Personalmente recomendaría el Copal Blanco).

Una ramita de Romero (Optativo).

Un sahumador o incensario.

Carbón para el incienso (Carbón litúrgico o cualquier carbón vegetal).

En primer lugar nos aseamos o tomamos un baño y nos vestimos de blanco o en su defecto llevamos alguna prenda de este color. (No es obligatorio, pero se desaconseja el negro , en esos momentos).

Tomamos el recipiente con el agua y ponemos dentro la sal, en la cantidad que estimemos oportuno(Tampoco conviene cargarla con mucha sal porque cuando se seca el agua tiende a dejar manchas blancas en las salpicaduras) la diluimos.

Bendecimos el agua y la sal de la manera que nosotros lo entendamos, podemos hacer la señal de la Cruz sobre el agua o bien extender las manos con las palmas de las manos sobre el recipiente tratando de visualizar una Luz Blanca Brillante que llena el recipiente. Doy algunos ejemplos, de bendiciones;

“Que lo más puro y más elevado del Gran Espíritu descienda e impregne este fluido Sagrado. Así sea”

Otra;
“Yo te bendigo en el nombre del Padre del Hijo y del Espíritu Santo. Amen.”

Otra;
“Que la energía Cristica descienda sobre este Grial y esta agua se transmute en elemento sagrado. Está escrito”

Otra;
“Invoco a lo más puro y más elevado de la divinidad junto a los guardianes más elevados para que me asistan en esta limpia, agradezco vuestra participación”

Tomamos el recipiente con el agua bendecida y la ramita de Romero. Empezamos por la puerta del patio si lo hubiera, si es externo o en su defecto de la puerta de entrada a la casa.

Desde la entrada y en el sentido de las agujas (manillas) del reloj comenzamos el recorrido recitando durante todo el trayecto.

“Casa de Jerusalem que salga el mal y entre el bien”

Así en todos los rincones iremos mojando la ramita de Romero en el agua bendecida por nosotros y salpicando unas gotas de dicha agua, por todos los lugares, no olvidando ninguno e incluso debajo de la escalera si la hubiera.

Habrá dependencias que no podremos entrar por ser un almacén y no disponer del espacio físico para entrar, no importa se coloca uno en la puerta y salpicando con el agua bendita por cada una de las esquinas de la estancia , en sentido de las agujas del reloj y recitando lo arriba descrito, completamos el recorrido por todas las recamaras y huecos de la casa sin pasarnos ninguno e incluso en los armarios despensas etc.

Muy importante no pasar por alto nada para que los “entes” no tengan lugar donde ir.

El segundo paso se toma el sahumador (incensario) prendido el carbón y bien cargado del Copal y se sigue repitiendo toda la oración y empleamos el mismo recorrido que hicimos para la bendición con el agua.

Cuando acabamos si aún queda Copal este se deja hasta que se acabe y no quede nada encendido.

Con el agua bendecida por nosotros la podemos tener en un recipiente abierto hasta que esta se evapore, posteriormente limpiamos los instrumentos y damos las gracias a los asistentes, con una formula sencilla.

Podría ser <<Os doy las gracias por vuestro auxilio y ayuda, podéis partir en Paz>>

O cualquier otra que se os pueda ocurrir. Lo importante es la intención.

Que tengais un buen día

Halcón_Peregrino