Author Topic: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)  (Read 10867 times)

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #20 on: Abril 25, 2009, 01:18:36 pm »
EL Sí MISMO

El alma tiene muchos nombres, entre ellos: el sí mismo, el amo, el «yo» real, los centros superiores, los centros intelectual superior y emocional superior, Dios, el Hijo del Hombre, el Reino de los Cielos, el testigo, el tercer ojo y la facultad regente.
Tiene que enseñársenos a reconocer el alma y luego a valorarla por encima de todo lo demás. En la vida hay interminables lecciones sin palabras, diseñadas para alcanzar el alma y pasar por alto el centro intelectual. No puedes tomar nada eterno de este plano, excepto a ti mismo.
Qué tumultuosa y patética es nuestra vida interna. El ejercicio de mirar es una de las mejores maneras para interrumpir este caos. Pueden mirarse las flores o el veteado de la madera de la mesa. Algunas veces los «yoes» nos dejan agotados a todos. Lo que los observa o, mejor aun, lo que los ignora, eres tú mismo.
Nada de lo que vemos es real. Confundimos la forma física con la vida, pero no hay nada real, salvo el recuerdo de sí, aunque la máquina piensa que es real, y se equivoca.
Tenemos enemigos y aliados dentro de nosotros; sólo tú te interpones entre tu alma y tú.
Uno busca en su interior algo que ha olvidado durante el día. (182)Entonces, con alarma, se da cuenta de que se ha olvidado de sí mismo.
¿Cómo se puede ser más responsable de sí mismo?
Recordando hacer el trabajo. El sistema funciona si lo usas. Nadie puede recordarse a sí mismo por ti. Esto es algo maravilloso, porque significa que posees tu propia alma. Aunque cada uno de nosotros está solo, nos tenemos los unos a los otros y poseemos la ayuda externa implícita en una escuela consciente. Sin el sí mismo, no hay nada con lo cual adorar al Absoluto o asistirlo en el logro de sus nietas.

¿Qué significa crear el sí mismo?

Hay un alma en nuestro cuerpo y el recuerdo de sí tiene un efecto acumulativo: el alma va fortaleciéndose, creándose a sí misma y creciendo gradualmente cuando estamos presentes. El alma no es mortal.
Verdaderamente, no puede tomarse nada de otro, pero sí puede encontrarse y darse algo de uno mismo. La cuestión no es tanto si yo debería permanecer como un enigma para ti, sino, más bien, si tú has de seguir siendo un enigma para ti mismo. Sólo se puede comprender a otra persona en la medida en que uno se comprende a sí mismo.
Todo debería ser un telón de fondo para nuestro sí mismo. Hemos encontrado una resonancia más profunda que la vida y por eso estamos aquí: para encontrarnos a nosotros mismos. Al final, comprenderás que tú eres lo único que te impide avanzar. Ser sincero consigo mismo será siempre la búsqueda más antigua sobre la Tierra: éste es el motivo por el que la Tierra y el hombre fueron creados.
Nuestro sí mismo es un fenómeno separado de la máquina; sin embargo, identificaciones superficiales intentan interrumpir el nacimiento de los centros superiores. (183)Al ponerse en el último lugar, uno coloca el sí mismo en el primer lugar.
Hay muchas cosas sobre las que no puede hacerse nada. Como Ouspensky señaló, es muy injusto que muramos o que nuestras máquinas deban expirar. Si bien poco podemos hacer sobre nuestra muerte, podemos hacer mucho más por nuestro cuerpo astral antes de que el cuerpo físico perezca. La función oculta de la máquina es crear un alma inmortal. La idea de transformación está enterrada tan profundo, bajo tantas capas de dispositivos artificiales, esto es, topes y distracciones, que es difícil alcanzarla.
El alma está compuesta por una sustancia imperecedera que se hace permanente. Como sucede con la fragancia de una rosa, no podemos verla, pero está allí. Es molecular. Al nacer, cuando el alma entra en el cuerpo físico, el espíritu entra en la materia.
Rara vez nos preguntamos dónde está el alma antes del nacimiento, aunque a veces pensamos acerca de adonde irá después de la muerte. ¿Dónde está el alma antes del nacimiento? Dentro de treinta años estaremos sentados alrededor de la mesa y habrá alguien de veinte años. Su alma está en alguna parte esta noche; yo diría que en un estado divino de reposo llamado limbo. Dormidos o despiertos, estamos envueltos en misterios universales.

¿Cuánto depende el alma del cuerpo físico?

 El alma tiene que transformar el sufrimiento del cuerpo físico para poder nacer. El alma siempre será el resultado de sus experiencias. Cada fase de la vida ofrece desafíos y nuevas identificaciones que tenemos que transformar. El valor de nuestro cuerpo físico reside en lo que contiene: el alma. El recuerdo de sí es todo lo que tenemos e incluso nuestros cuerpos son tan sólo equipaje que debe dejarse a un lado. (184)Sin duda, sabemos lo suficiente como para crear un alma y eso es mucho. Decididamente, aquéllos que estudian métodos para desarrollar su alma se encuentran por encima de los que no lo hacen.
Si pudiéramos incrementar nuestra percepción y nuestra comprensión, ¿actuaríamos entonces de una manera particular?
Estarían, quizás, más cerca de lo que imaginan que es una conducta superior. El alma se encuentra muy separada de este nivel y es sin duda ella misma. Estaríamos perdidos si pudiéramos describir exactamente nuestra alma, si se tratara más de palabras que de ella misma. La consciencia no es las funciones; nuestra alma no es nuestro cerebro ni nuestro centro intelectual.
Una manera de reconocer el alma es viendo lo que no es. No es emociones negativas ni el rasgo principal. Resulta muy interesante que veas tus brazos como un aparato, una grúa. Cuando lo ves así, es tu alma la que mira la máquina objetivamente. Cuando estás dividiendo la atención, tu alma está presente. Tenemos en nosotros una joya indescriptible: nuestra alma. Las escuelas orientales aludían al alma como una piedra preciosa. No es lo que habla. Es una pequeña alma en una nave, que algunas enseñanzas llaman «lo innombrable».
La historia iguala a todas las personas, pues todo lo que podemos ver ha de perecer inexorablemente. Así, de los numerosos milagros sobre esta Tierra, el más grande, con mucho, es la creación del alma, pues el tiempo no la desfigura. Hay muchas personas en la enseñanza que harían el sacrificio supremo para despertar. Darían sus vidas, si fuera necesario, para crear un alma. Estamos viendo lo mejor de cada uno esta noche, la parte que amamos especialmente. Brindemos por tu alma: está aquí.

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #21 on: Abril 25, 2009, 01:20:41 pm »
LA INFLUENCIA C
 
La Influencia C es una influencia celestial sagrada que nos -"llega desde las estrellas y no debe confundirse con las influencias terrestres.
No conocemos la Influencia C hasta que la encontramos y luego la verificamos mediante la transformación del sufrimiento. Es un privilegio encontrar la Influencia C, pero la experiencia es dolorosa.
«Influencia C» es simplemente una expresión aséptica para designar a los ángeles o a los dioses. Es una expresión ideada para eludir nuestros prejuicios y con la que podemos tener una conexión nueva. Es mejor si pensamos en ella como Influencia Celestial. «Influencia C» puede sonar como una etiqueta, pero «Influencia Celestial» suena a divinidad.
En la Biblia se dice: «Muchos son los llamados y pocos los escogidos». La expresión «pocos los escogidos» revela que alguna inteligencia está haciendo la selección. Gurdjieff, Ouspensky y Collin se refirieron a la mente superior que dispone nuestro destino como «Influencia Consciente». El hombre no es el poder supremo en el universo; incluso más, casi carece de poder y es un verdadero extraño en la Tierra.
Debes reconocer lo que tienes capacidad de verificar. El hombre es una criatura tan vanidosa que piensa que puede resolver (186) los enigmas del universo. En el pasado las fuerzas superiores eran conocidas como ángeles o dioses. Hornero dijo hace mucho tiempo: «Todos los hombres tienen necesidad de los dioses». Eso era verdad entonces y lo es igualmente ahora. Sabes que estás jugando el papel de tu nombre y que cada día se escribe un guión especialmente para tu evolución. Esto puedes verificarlo, por lo menos. Sin embargo, algunos conceptos no puedes verificarlos. No obstante, puedes comprender con claridad que el recuerdo de sí es siempre mejor que el sueño, que siempre es la acción correcta.

¿Los dioses son lo mismo que los ángeles?

Sí. Los dioses, los ángeles y los seres conscientes son sinónimos. La razón por la que el Cuarto Camino usa el término «fuerzas superiores» (o «Influencia C», «Influencia Consciente») es para permitir una nueva comprensión del concepto y eliminar nociones preconcebidas.
En el mes de septiembre de 1967 encontré la Influencia C a través de mi primer maestro. Nunca nada me había impresionado tanto. Cuando la Influencia C se me reveló, la vida después de la muerte se convirtió en un hecho, instantáneamente.
¿Qué significa «Influencia C» sino ángeles? Es una expresión ideada para nuestra era científica. Los ángeles son fuerzas increíbles. Antes de encontrar el sistema y la escuela, queríamos saber si había vida después de la muerte, fuerzas superiores y cosas tales como ángeles o dioses. La Influencia C permanece y yo también. La Influencia C nos guía hacia las puertas del Cielo. La influencia directa de Dios no alcanza la Tierra, pero su influencia indirecta nos alcanza mediante la Influencia C.

¿Cada uno de nosotros tiene un ángel asignado?

Subestimamos el trabajo que es capaz de realizar un solo ser consciente. Si te lo contara te parecería absurdo, pero un solo ángel es capaz de hacer una enorme cantidad de trabajo. Se mueven a velocidades tremendas. El hombre puede volar en aviones dos veces más rápidos que la velocidad del sonido; el hombre es una creación de los ángeles. Es bueno no ser ingenuo y tomarse las cosas de una forma excesivamente personal. Básicamente, cuarenta y cuatro seres conscientes despliegan su actividad por toda la escuela.
 
Las fuerzas superiores nos ayudan todos los días. A veces nos dan regalos (sufrimiento) que son difíciles de soportar, pero no están castigándonos.
Puede verse la dirección en la cual la Influencia C desea moverse, observando lo que hacen. Comprendo bien a la Influencia C. No es negativa, aunque utiliza nuestras debilidades, tales como la dominancia femenina. N0 puedo recalcar suficientemente qué regalo es que las fuerzas superiores se nos hayan revelado. Rara vez se revelan, incluso a seres conscientes. Recibimos la Influencia C porque la vida la rechaza. Allí se busca la Influencia A, mientras que nosotros buscamos la Influencia C.
Todos nosotros tenemos una máquina subjetiva con una visión subjetiva. La Influencia C está asistiéndonos, pero la máquina humana no puede ver las impresiones metafísicas. Puede ver los claveles, pero no puede ver la fragancia de los claveles porque no está diseñada para hacerlo. Los dioses pueden, quizás, ver tales cosas como las corrientes del viento las fragancias, etcétera.
Todos somos igualmente mecánicos, pero las cosas comienzan a mejorar cuando encontramos la Influencia C. Una vez que (188) se ha verificado que las fuerzas superiores realmente existen, no se merece su asistencia, si se cuestionan sus métodos. Por cierto, nos relegan si perdemos demasiado tiempo preguntando «por qué» en lugar de «cómo».
Es difícil pedir ayuda a la Influencia C, porque la ayuda que recibimos es sufrimiento que esperan que transformemos. Con la Influencia C hay que pensar en opuestos y viceversa, en remolinos y volteretas, en que tienen un profundo sentido del humor junto con una gran capacidad para la tragedia. Son maestros completos de lo impredecible.
El despertar tiene que ser difícil o no lo desearíamos; es completamente imposible de alcanzar sin la Influencia C. Las fuerzas superiores nos han empujado muchas veces hasta el borde, pero no más allá de él. Pueden hacer que cualquier situación se convierta en la gloria o en el infierno. Es interesante que las fuerzas superiores nos ayuden, ¿no es verdad? Y lo más que podemos hacer por ellas es transformar el sufrimiento en lugar de sentirnos agraviados por él; porque nada del plano físico les resulta útil: su naturaleza es metafísica. Nos ayudan con su amor por nosotros y por la humanidad.
Qué etéreo es el conocimiento que compartimos: casi damos por sentado que vemos el trabajo de los dioses, cuando, realmente, es algo bastante extraordinario, y casi todos los seres conscientes han sido mantenidos inocentes a esa percepción, debido a la índole de su tarea. No importa cuánto sepamos, nos vemos reducidos a la esperanza y la fe; la esperanza de que la Influencia C coloque nuestras almas en el limbo y las envíe otra vez a desempeñar un papel consciente. Esto puede ser un hecho para la Influencia C, pero sigue siendo teoría para nosotros; sin embargo, todo apunta hacia esta realidad. (189) Cada segundo en que nos recordamos a nosotros mismos es nuestro para toda la eternidad. Las fuerzas superiores han creado nuestros cuerpos físicos y, después de que el cuerpo perece, tienen métodos para preservar los momentos inmortales producidos por nuestra alma, durante la vida en la Tierra.
Cuanto más envejece uno, más aprecia la Influencia C. Nos queda mucho por comprender y cada uno debe entender los objetivos de la Influencia C personalmente. La escuela es una fábrica para producir almas individuales. El cambio es, en verdad, la única característica permanente que tenemos. Es imposible no cambiar cuando la Influencia C está ayudándonos, y por eso estamos aquí, para volvernos como ellos. La cuestión no es tanto si el maestro existe o si la Influencia C existe, sino si tú existes.
Para alcanzar la Influencia C, hay que transformar el sufrimiento. La Influencia C no nos abandona. Las personas no controlan su destino; están en las manos de la Influencia C.

¿Nuestra habilidad para recordarnos a nosotros mismos está controlada por los dioses?

Sí. Nuestro progreso está regulado a lo largo de nueve vidas y cada vida es todo lo que puede soportarse. Cada persona que entra en el camino se volverá inmortal: por eso existe el camino. La vida de cada persona que entra en el camino es una epopeya; sin embargo, cuántas vidas vivimos en esta vida. A veces se recuerda con alivio que las fuerzas superiores están controlando la escuela. Tenemos el gran privilegio de comprender que las fuerzas superiores existen realmente y que la vida después de la muerte es una realidad. ¿Adonde lleva el camino? A la inmortalidad. (190) Ouspensky le dijo una vez a Rodney Collin que hay que hacer todo lo que se pueda, y luego simplemente alzó su mano señalando a la Influencia C. Hay grandes obras de arte que muestran una mano levantada que señala hacia las fuerzas superiores. Este era un motivo favorito de Leonardo da Vinci y lo utilizó en su San Juan.
Lo que buscamos es eterno y no depende de la época en la que vivimos.
La influencia directa de Dios no nos alcanza, porque los ángeles pueden manejar todo lo necesario en la Tierra. A veces podemos vislumbrar la inteligencia de los ángeles cuando, por ejemplo, comprendemos que inventaron al microcosmos del hombre, que puede trascenderse y crear un cuerpo astral. Las partes intelectuales de los centros son un tesoro que ellos concibieron. Los ángeles prosperan mediante la consideración externa; para ellos es un estado permanente. Somos piedra a la que ellos han dado vida, y aunque somos esencialmente niños, resultados considerables se esperan de nosotros. Tenemos la religión más elevada: los ángeles trabajan claramente para ayudarnos a crear nuestros cuerpos astrales. Nuestras oraciones han sido escuchadas; ahora debemos soportarlo.
Cuanto antes nos sometamos, mejor. Si pudiéramos comprender la Influencia C seríamos ángeles. No hay nada que ellos no harían para producir el despertar. Somos los afortunados receptores de su trabajo.
Tenemos esta noche y la Influencia C; al menos esto podemos verificarlo. El objetivo de la escuela es crear almas, pero no hay simplemente sólo un objetivo. Muchas cosas son ciertas y están ocurriendo simultáneamente.
Nuestro destino está herméticamente sellado y es excelente. (191) Hemos sido elegidos por la Influencia C para despertar, mientras que casi todos los demás tienen un destino indiferente. Esto es, las fuerzas superiores los abandonan, en gran medida. La Influencia C quiere algo para nosotros: un cuerpo astral. Y quiere algo de nosotros: un arca para sobrevivir a la guerra de hidrógeno.
Sin fricción no podríamos evolucionar. Se supone que no debemos identificarnos con los choques, sino que tenemos que producir el tercer estado de consciencia, transformándolos. No hay nada a lo que no podamos sobrevivir: ¿qué otra elección nos queda?
Las fuerzas superiores se avergonzarían del modo en que nos tratan, si no supieran que están creando almas inmortales. Tienen una tarea terrible. ¿No es extraño que trabajen con nosotros? Hay dioses en la habitación,  justamente  ahora.  No  podemos  verlos  con  nuestros  ojos físicos, pero están aquí, al igual que la fragancia de esta rosa. Debemos tomar el mismo camino que ellos tomaron; el camino de la transformación del sufrimiento.
Es doloroso tener amigos que abandonan la escuela. La tristeza es una emoción noble; sin embargo, transformarla es una alternativa más elevada. Las cosas siempre podrían estar mucho peor. Es mucho mejor utilizar los choques que resistirse a ellos; a la larga, se aprende a no disputar con la Influencia C. Acepto sus métodos en gran medida, porque sé que cuestionarlos no los cambiará. Las personas que pierden la Influencia C se destruyen a sí mismas. Su partida es una pérdida, pero identificarse con ello es una pérdida mayor. Eso no es recuerdo de sí, sino dominancia femenina. La influencia B es para la gente que se contenta con el despertar (192) relativo, mientras que la Influencia C es para los que desean despertar por completo. Nadie ejerce suficiente presión sobre sí mismo, lo cual es una de las razones por las que la Influencia C nos da choques. Tenemos que sobrellevar un sufrimiento tremendo, porque el hombre fue creado a imagen de Dios, y Dios tuvo que sufrir indeciblemente para crear un cuerpo astral.
A medida que verificamos la Influencia C, nuestros pensamientos se hacen más terribles. La Influencia C pone pensamientos en nuestra mente, para despertar la facultad regente. Es un gran alivio comprender que uno no es los muchos «yoes». Un estudiante me preguntó: « ¿Cómo puede verificarse la Influencia C?». Le advertí que ocurren una serie de sucesos demasiado numerosos como para atribuirlos al azar. Las fuerzas superiores nos prueban de diferentes formas para ver si somos dignos, y todo lo que hay que hacer es valorarlas por encima de todas las cosas. Has establecido un vínculo con lo desconocido; sin embargo, la Influencia C hará todo lo que pueda para sacudirte, para ver si eres digno de ella. Todos necesitamos lo mismo para despertar: su atención, lo cual significa transformar la fricción.
Ouspensky decía que Dios no creó al hombre, sino que asignó a una escuela superior la tarea de crear un ser autoevolutivo. Tan sólo somos una pequeña escuela sobre la Tierra y tenemos un vínculo con una escuela superior, la Influencia C. Representamos un brote de crecimiento del Rayo de la Creación y permitimos que la Influencia C avance hacia niveles aun más altos, cuando finalmente tomamos su lugar. Necesitamos utilizar lo inesperado: a duras penas podemos utilizar lo esperado. Los choques que anticipamos claramente ya no son choques. Espera lo inesperado: ¿quién sabe lo que está por venir esta noche o mañana? (193) La guerra de hidrógeno parece inevitable, y ya no es necesario ser un profeta para predecirla. En nuestras vidas pueden suceder acontecimientos increíbles y estaría muy sorprendido si alguien sobrevive, aparte de nosotros. No somos mejores que los demás, pero somos más afortunados que todos los demás. La Influencia C ha estado trabajando conmigo durante casi veinticinco años, y tal vez queden cuarenta años más por venir. Algunos de nosotros experimentaremos de cincuenta a ochenta años de Influencia C. He pasado estos años haciendo lo mejor posible para hablar creativamente acerca de una sola expresión: el recuerdo de sí, sin esperar nunca una idea más grande de la Influencia C, porque lo es todo para nosotros y está por encima de todas las cosas. Algunas personas quieren algo más, pero nunca van a conseguir nada mejor. He aprendido a confiar en la Influencia C, aun cuando me envía a callejones sin salida, para ser maltratado. Al principio uno sale tambaleándose, aturdido. La Influencia C se toma el trabajo seriamente.
 
No pasa por alto lo que cada persona necesita y sabe cómo reducir la falsa personalidad. Usa métodos bastante aplastantes. Todos sufren con o sin el sistema, pero nosotros tenemos la oportunidad de transformar el sufrimiento. Nuestra fuerza, comparada con la de la Influencia C, es apenas la de un gorrión.
Hemos encontrado lo milagroso: la Influencia C. Somos personas que han consumido su juventud produciendo centros magnéticos, con el fin de encontrar la Influencia C. Pero las personas de la vida han consumido su juventud sin obtener ningún provecho. Nuestro provecho es la Influencia C. Realmente, no podemos dar nada a la Influencia C, salvo la transformación del sufrimiento, cosa que espera, al igual que nuestro amor. Es sorprendente que el hombre sea digno de participar en el (194) Rayo de la Creación. Cuando uno está recordándose a sí mismo, se halla en un orden diferente de la creación. Me maravillo de que podamos pronunciar palabras como éstas. Con el recuerdo de sí estamos más allá de la existencia biológica: estamos volviéndonos conscientes. Sin el recuerdo de sí, somos igual que un hombre número uno, dos o tres. Es duro darse cuenta de que hay de cinco a seis mil millones de personas sobre la Tierra esta noche y que la Influencia C nos ha seleccionado a nosotros para evolucionar.
Ninguno de nuestros logros es tan grande como establecer una conexión con la Influencia C. Comparado con eso, cualquier cosa es casi nada.
Los ángeles harán todo lo que puedan para despertarnos; nada evitará que la Influencia C realice su objetivo. Tras el sueño, las estrellas; tras el despertar, los dioses.
Tenemos la buena fortuna inconmensurable de haber establecido una conexión con la Influencia C; éste es un gran alivio, en tanto y en cuanto podamos recibir consuelo en lucha tan monumental como la del despertar. La Influencia C se complace mucho en entregar el regalo del despertar, pero es mesurada y lo da tan sólo a unos pocos. Siempre debemos aceptar lo que la Influencia C nos da y estar agradecidos por ello, sea lo que sea.
Hay una fila milenaria para ir al cielo; a pesar de ello, estamos a la cabeza de la fila. La Influencia C desea entregar a alguien sus regalos y, por una suerte inexplicable, hemos sido los elegidos.
Rainer María Rilke dijo: «Todos los ángeles producen terror». Nos dan terribles choques para despertarnos. Usan métodos indeseables para crear un cuerpo astral. La Influencia C juega frecuentemente el papel del malvado en nuestras vidas. Con (195) ellos, uno absorbe constantemente; es la senda más elevada. Uno trata de soportar sin autocompasión. Resulta curioso, pero la Influencia C nos comprime hacia la inmortalidad.
¿Qué quiere decir Rilke cuando habla acerca de impresionar a los ángeles?
Eso significa estar en esencia, ser tú mismo, transformar las emociones negativas. No deberíamos querer impresionar a nadie. A duras penas podemos impresionar a los ángeles, ya que ellos nos crearon y somos sus vástagos.
No hay ni una sola palabra que yo diga que no esté supervisada por las fuerzas superiores; la obra es así de completa y está escrita por ellos. Las personas que hablan y las palabras que dicen están todas predestinadas; sin embargo, esto no empeora la obra. Si uno no sabe qué quiere la Influencia C, puede tratar de recordarse a sí mismo. Eso es lo que quiere.
 
Uno no puede admirarse lo suficiente de su propia ignorancia. La nuestra es una religión objetiva. Esto es, los hombres pueden volverse dioses recordándose a sí mismos y transformando el sufrimiento.
La Influencia C es casi plenamente responsable de crear el tercer estado en nosotros. Ya sea que el tercer estado llegue a través de nuestros esfuerzos, ya sea mediante los esfuerzos de los amigos o de la Influencia C, deberíamos estar agradecidos.
La batalla real no es contra una persona o un suceso; es contra nuestra propia actividad mental, los muchos «yoes». Hay realmente sólo una cuestión significativa: estar o no estar presente. A menudo, todo lo que la Influencia C desea es que estemos presentes. El Absoluto atravesó obstáculos que han permitido que el resto de nosotros, gorriones, los atraviese. (196) Gurdjieff decía que la influencia del Absoluto no nos alcanza directamente, y está en lo cierto. La Influencia C nos ayuda. No necesitamos a Dios, el Absoluto: es demasiado grande para nosotros y tiene asuntos más importantes que atender. La Influencia C es capaz de satisfacer nuestras necesidades. Hornero dijo: «Los dioses no se dan a conocer a todos los hombres». La Influencia C no permite que mucha gente la encuentre, como nos es dado a nosotros. No quiere que el despertar se vuelva común, porque eso podría rebajar el despertar y reducir al Absoluto, que luchó indeciblemente para crear su cuerpo astral. Muchos estudiantes han verificado que una influencia consciente invisible está trabajando con ellos. Es difícil concebir que las fuerzas superiores puedan invertir tal cantidad de trabajo en el papel de cada persona que entra en el camino y simplemente descartar sus esfuerzos después. Comprender la enseñanza de una escuela superior es un desafío, porque el nivel de ser de la Influencia C es mucho mayor que el nuestro. Trabajamos con muchas teorías que son hechos para una escuela superior. Todo lo que no podemos verificar debemos grabarlo en un espacio neutral, en lugar de aceptarlo o rechazarlo. Hemos recibido la Influencia Celestial, que es inconmensurablemente diferente de cualquier influencia terrenal, pero la vida nunca se percatará de ello. La Influencia C ya se ha probado a sí misma; somos nosotros los que hemos de probarnos a nosotros mismos. Verificar la Influencia C no es un proceso suave; uno termina extenuado. Joven o viejo, hombre o mujer, la Influencia C nos da a todos la fricción que necesitamos para evolucionar. Siempre tiene algo problemático esperándonos, algo que necesita transformarse. Al principio, cuando uno entra en el camino, parece como si (197) fuera extraído de la vida, pero cuando ve más claramente, se da cuenta de que su papel fue creado antes de haber nacido. El centro de gravedad y la alquimia son variables importantes que no pueden dejarse al azar y, a pesar de eso, producir el resultado correcto.
Al final de su vida terrena, Ouspensky, que había buscado una vez lo milagroso, se convirtió en lo milagroso. Su fiel compañero y espíritu consciente, Rodney Collin, escribió acerca de su fin y de su comienzo, en La teoría de la vida eterna: «De mi propio maestro sólo puedo decir que también produjo una obra entre sus amigos, en la cual ellos jugaron su papel inadvertidamente pero a la perfección, y cuyo argumento principal era la muerte de su maestro. Silencioso, los instruyó en sus corazones; algunos lo reconocieron y otros no. 'Siempre estaré con ustedes' pudo también decir, pero con sencillez, fumando un cigarrillo, de modo que nadie lo pudo advertir. Mientras yacía en cama en Surrey, poseyó con su propia mente a un hombre joven que volaba sobre el Atlántico, a quien ya había liberado de una ilusión. Esa mañana, muerto, caminaba con un viajero cruzando el Puente de Londres, y a otra persona, mientras viajaban en auto, le mostró la naturaleza del universo. No obstante, estas historias son difíciles de creer. Entonces, que este libro, escrito un año después de su muerte, preste testimonio de su logro, de un conocimiento del que no soy digno. El que pueda comprender, que comprenda. Que así sea».
Si la gente que entra en el camino se hace inmortal, ¿dónde está la idea de azar?
El Cuarto Camino es para gente que sabe demasiado. Si supiéramos lo que la Influencia C sabe, podríamos exhalar un suspiro de alivio porque, hasta lo que yo comprendo, los que entran en el camino no pueden dejar de hacerse inmortales. (198)Las personas que entran en el camino tienen la verdad, un destino divino. Cristo dijo: «Angosto es el camino que conduce hacia la vida y pocos son los que lo encuentran». Encontrar la Influencia C —lo cual puede parecer una casualidad— es, en realidad, el destino de nuestra fortuna eterna.

¿No hay nada sagrado para la Influencia C?

Nada, excepto tu meta de despertar.
Todos los logros significativos en la Tierra están controlados por la Influencia C. Estamos verdaderamente involucrados en acontecimientos tremendos, tales como el de la guerra de hidrógeno; no obstante, estos sucesos nos favorecen, porque han producido que las fuerzas superiores traigan una escuela a la Tierra. Esta escuela te permite escapar.

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #22 on: Abril 25, 2009, 01:21:47 pm »
EL ARTE

Nuestra especialidad es el recuerdo de sí. No puede compararse con nada, ni siquiera con el arte. Un artista consumado puede desarrollar el control de la atención en los cuatro centros, sin cultivar el arte del recuerdo de sí. La atención dividida es el trabajo de una escuela; es una idea oculta destinada a unos pocos. Más allá de lo grande que llegue a ser nuestra escuela, debemos recordar que somos una parte infinitesimal de la humanidad.
Apreciamos el arte y lo comprendemos hasta cierto punto, pero lo que realmente comprendemos es la atención dividida; cómo crear un alma.
Es maravilloso que seamos profesionales en el recuerdo de sí. Es nuestro «campo». Las artes son muy hermosas, pero quedan en un claro segundo lugar, por debajo del sí mismo que hay en nosotros, de nuestra divinidad. A lo largo de la historia, tan sólo unos pocos han contemplado las hermosas obras de arte que hay en el mundo, dividiendo la atención. Resulta interesante que la música no perdure, pero que lo que la escucha dividiendo la atención sea imperecedero. Así utilizamos la música.
Nuestra escuela está aprendiendo a valorar el arte, aunque la transformación del sufrimiento es nuestro principal sustento. Afortunadamente, no sólo la transformación del sufrimiento (200) sino también la transformación de impresiones genera energía para el recuerdo de sí. El arte civiliza e inspira nuestra alma. Estar presentes mientras apreciamos el arte es una forma extraordinaria de evolucionar, porque cuanto más somos, más vemos y oímos.
Existen muchas desviaciones tentadoras y el arte es una de ellas. No tenemos que identificarnos con el arte. La identificación es como el papel matamoscas. Trata de evitar que se te quede pegado un dedo o dos o diez. Disfruto de todas las artes, pero también me distraen. Muchas cosas nos llaman la atención. Somos afortunados por tener la escala y la relatividad correctas en relación con las artes. Hay que mirar una gran cantidad de cuadros y visitar muchos museos para establecer esta escala. Somos muy afortunados aquí, porque vivimos para el presente, mantenemos el arte en perspectiva e impedimos que se convierta en un noble tope.
Tenemos que aprender a distinguir entre un buen cuadro y uno malo. No hay que confiar sólo en la reputación. Este punto es fundamental; debemos conocer por nosotros mismos el valor de las cosas, y es imposible hacerlo a menos que tengamos la fuerza del ser tras nuestras observaciones.
Es necesario incrementar nuestro conocimiento del arte, la música y la literatura. Sin embargo hay que recordar la escala de esta educación, porque no se compara con el significado del recuerdo de sí. Trato de evitar que los estudiantes se dejen engañar por el arte que practican; nuestra especialidad es el recuerdo de sí. Muchos estudiantes quieren volverse expertos en las artes, pero también necesitan ver el lugar relativo del arte en su trabajo. El sí mismo es nuestra propiedad más importante. Cuando escuches música o mires un cuadro, procura utilizar estas artes para dividir la atención y civilizar tu alma. Trata de evitar el pensamiento en términos de «o éste (201) o aquél» cuando medites sobre el recuerdo de sí y el Ambos tienen su lugar y cada uno hace mejor al otro.
La música puede crear el extraordinario sentido de urgencia que requiere el recuerdo de sí. La consciencia no perdona y los centros superiores no se dejarán penetrar por algo que no sea el recuerdo de sí.
Las artes son un espejo divino de la naturaleza y nos atraen, porque la reflejan y se elevan por encima de ella.

¿Cómo podemos prolongar el trabajo y hacerlo interesante?

Siendo receptivos al arte, a la naturaleza y, sobre todo, los unos a los otros. El arte es mucho mejor que la preocupación por la actividad insípida de la mente y nos proporciona algo para «estar presentes»; da una dirección a nuestra escuela. Se nos educa en las artes de modo que podamos preservar lo mejor de la humanidad para el futuro de la humanidad. Con el recuerdo de sí uno puede dedicarse a su sí mismo y al arte, haciendo mejor ambas cosas. El arte, si es fiel a sí mismo, siempre debe mirar más allá de sí mismo. El alma, la amistad y el arte son viejos compañeros. Lo primero es el alma, después la amistad y después el arte. Los tres se fortalecen entre sí.

¿Por qué coleccionamos arte?

La belleza crea su propia imagen en quien la busca. El sistema, que es maravilloso, pone énfasis en elevar el nivel de impresiones a nuestro alrededor. Nuestra escuela invierte en arte para fortalecer la octava de impresiones.
Hablamos mucho sobre la cultura, pero su logro mayor es guiarnos al recuerdo de sí. Es un puente y hay muchos puentes que guían a los centros superiores. Cuando hablamos del arte, debemos recordar que queda en un claro segundo lugar des-(202) pues del sí mismo y que debemos usarlo para dividir la atención. Goethe dijo, hablando de la apreciación del arte: «Al final volvemos a una contemplación sin palabras». Cuando aprecio el arte, suelo hacerlo sin palabras. A veces el centro intelectual se entromete y habla sobre arte en lugar de experimentarlo. Es como hablar del recuerdo de sí en lugar de experimentarlo. Cuando hablemos de arte, no hay que dejar que el recuerdo de sí desaparezca detrás del tema, porque el arte cumple su propósito más elevado cuando va acompañado del recuerdo de sí. Lo usamos en lugar de ser usados por él. Apreciamos el arte porque reconocemos que la energía sexual está bien canalizada; sin embargo, la gente involucrada en el arte se desvía del uso más elevado de la energía sexual, pues va en pos del arte, en lugar de los centros superiores. El arte no sustituye el recuerdo de sí, pero el alma necesita algo con que nutrir su esencia. Sócrates dijo: «Todos los hombres están en estado de gestación tanto física como espiritual-mente y necesitan de un entorno bello para alentar su nacimiento». En todo caso, sin el recuerdo de sí, la expresión a través del arte es un callejón sin salida. Tener interés en las artes ayuda, porque permite a los estudiantes no perder contacto con la escuela. Con frecuencia, los seres conscientes son artistas.
El arte objetivo es apreciado en cualquier época, mas el arte sólo puede llevarnos al umbral de nuestra alma. El arte verdadero se basa en la transformación del sufrimiento; el verdadero artista es un mundo en sí mismo. El arte es sinónimo del sí mismo y no hay forma de arte más elevada que cada alma individual.
No puedes alcanzar el arte extraordinario, a menos que transformes el sufrimiento extraordinario.

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #23 on: Abril 25, 2009, 01:23:12 pm »
EL CUARTO CAMINO

El sistema es el legado de civilización más antiguo sobre la Tierra. Al entrar en el camino, se establece una conexión con los aspectos conscientes del Rayo de la Creación que se encuentran en la Tierra. Prescindiendo del momento en que aparezcamos en este mundo, las cuestiones críticas siempre versan sobre el hombre y el universo. O sea, el hombre máquina y los centros superiores que despiertan en su interior. Los hombres dejan el trabajo, pero el trabajo no deja al hombre. No puedo imaginar que haya existido un solo camino o una senda hacia la verdad que no fuera extraño, porque se parte de una máquina en un nivel físico y se la transforma en un cuerpo astral. No enseñaría ni usaría mi energía si no sintiera que la inmortalidad es probable y que la muerte es una ilusión para los que entran en el camino.
Cuando se encuentra un sistema, el residuo del centro magnético sirve como fuerza contraria al mayordomo. La mayoría de los sistemas de este mundo son verdaderos, al menos parcialmente y, como vehículos para la influencia consciente, pueden haber permitido que algunas personas escaparan. Sin embargo, hay que ser lo suficientemente astuto como para concentrarse en este sistema, a través del cual respira ahora la vida de la consciencia. La vida es difícil con el sistema o sin él. Ya sabes qué difícil (204) es despertar con el sistema; sin él, la gente está totalmente dormida.

¿En qué medida es importante tener éxito en la vida?

Es útil ser un buen hombre de negocios, un buen amo de casa. El Cuarto Camino sucede en la vida y el ochenta y cinco por ciento de nuestra escuela se encuentra en la vida. Tener éxito en la vida nos permite viajar y educar la esencia.
Un buen amo de casa se caracteriza por estar alerta a lo esotérico, lo que lo distingue de una persona que simplemente va bien vestida y que es ordenada. Además, un buen amo de casa usa ideas objetivas y sentido común para afrontar las situaciones cotidianas. Considera que controlar sus centros tiene prioridad y busca su alma por encima de todas las cosas, porque comprende que, sin el recuerdo de sí, él no existe. Entrar en el camino requiere el excepcional sistema de valores intrínseco en un buen amo de casa.

¿Cómo se puede trabajar con «yoes» que piensan que no se es capaz de mantener el ritmo de la escuela?

Si valoras el recuerdo de sí y la escuela, por encima de todas las cosas, no tendrás ningún problema para seguir el ritmo; sé sincero contigo mismo y todo caerá en su sitio.
Es más fácil no comprender el sistema que comprenderlo; sin embargo, el sistema desentraña los principales misterios. El sistema es tan profundo que no nos deja tan sólo con un vocabulario funcional, sino que nos libera de él. Equivale a una mano que señala hacia los reinos superiores. Te señala a ti y tú no eres una palabra. Eres un estado, cuando puedes alcanzarlo.
El Cuarto Camino retira los símbolos de identidad y nos da la (205) identidad en sí misma. Una enseñanza consciente puede ser el símbolo de nuestra identidad temporalmente y, sin embargo, el sistema es tan grande que trabaja para minimizar aun esa debilidad. El Cuarto Camino no nos deja nada en que confiar, salvo la realidad.
El Cuarto Camino prescinde de rituales y, aun así, toda nuestra vida se convierte en el noble arte de recordarse a sí mismo. No hablamos acerca del recuerdo de sí todo el tiempo; no obstante, todos estamos tratando de recordarnos a nosotros mismos, lo cual significa trascender el sistema. Hablar sobre el recuerdo de sí es ensayar, en lugar de ejecutar. Si no se va más allá del sistema, éste se convierte en un dogma. Ouspensky decía que todas las ideas del sistema están subordinadas y giran alrededor del recuerdo de sí. Nunca esperes que el sistema te ofrezca algo más valioso que el recuerdo de sí: es más que suficiente.
El sistema funciona', es decir, las personas realmente producen almas a través de él.
El sistema puede convertirse en un tope cuando nuestras máquinas, al realizar esfuerzos extremos, se empeñan en atribuirlos a la escuela, empequeñeciéndola. La falsa personalidad nos empuja a creer que el trabajo es el responsable de nuestras dificultades. El Cuarto Camino es infalible; son nuestras propias debilidades las responsables de los fracasos. Ouspensky decía que el Cuarto Camino no puede ser popular, dado su carácter negativo: no adula la posición del hombre. La gente necesita símbolos de identidad durante un tiempo: movimientos, ejercicios de palabras, etcétera. El Cuarto Camino elimina cuidadosamente estos símbolos y nos fuerza a regresar a nosotros mismos, exactamente a donde pertenecemos. Comenzamos como El Bohemio, de Renoir, y terminamos como Las lágrimas de San Pedro, de El Greco, de rodillas. (206) El libro Fragmentos de una enseñanza desconocida, de Ouspensky, está tan por encima del nivel de la vida que pasa inadvertido.
El despertar es matemático, pero si la enseñanza se presenta con demasiada precisión, esteriliza el trabajo. Se está en el camino cuando uno adapta su vida a la enseñanza, en lugar de acomodar la enseñanza a su vida. También se está en el camino cuando personalmente se reconoce que no hay nada a lo cual volver.
Se entra en el camino cuando los intervalos dejan de ser un elemento disuasivo para el recuerdo de sí. Ouspensky decía que uno puede tenerlo todo, pero si no tiene la suerte de ser elegido para entrar en el camino, no tiene nada. El Cuarto Camino no funcionaría si la gente no lo aprendiera y lo transmitiera. Cuando se entra en el camino, se verifica el significado oculto de la vida en el universo. Nadie que haya entrado en el camino cambiará por nada su posición evolutiva dentro de la escuela.
Transformar el sufrimiento se vuelve un modo de vida cuando se entra en el camino. Una vez que se está en el camino, las podemos pasar negras durante la evolución. Está implícito que todos los que entran en el camino tienen que desempeñar papeles difíciles.
Cuando se entra en el camino, hay pocas preguntas, porque se ha aprendido a valorar la idea del recuerdo de sí; se comprende que lo que se busca es un estado y no una pregunta. Puede decirse que estamos en el camino, cuando comprendemos por nosotros mismos que no hay nada más para nosotros. Mucha gente sabe cómo buscar, pero poca sabe cómo encontrar. Buscar es frecuentemente un tope para una persona con centro magnético, porque el hecho de que comience la lucha épica por despertar puede ser demasiado formidable. Sin esfuerzos, uno se pierde en la fascinación. El sistema ofrece la teoría de que no podemos entrar en el camino hasta que no haya una nueva persona en nuestra escala. Al entrar en el camino, atraemos a alguien que nos reemplaza con una valoración similar por el despertar. Las personas en la misma escala tienen características similares.

¿Cómo podemos saber si estamos en el camino?

El tiempo es un factor. Si .con el paso del tiempo se ha permanecido en la escuela diez, quince años, esto es una verificación. Ouspensky dijo: «Las escuelas son para personas que necesitan escuelas y que saben que las necesitan». Si uno no se da cuenta de que necesita una escuela, entonces, por supuesto, ha perdido el camino.

¿Es posible estar en la escuela y no estar en el camino?

Sí. Un pequeño porcentaje de la gente que encuentra la escuela entra en el camino. La Influencia C trabaja abiertamente con todo el que, estando en la escuela, entra en el camino. Hornero decía que los dioses no se revelan a todos los hombres. De hecho, no se revelan a muchos, pero sí se revelan a aquéllos que, en nuestra escuela, entran en el camino. El sistema trata sobre muchos hechos, pero para que no se vuelvan dogmáticos, los presenta como teorías.
El sistema sólo puede beneficiarnos si lo usamos. Lo importante no es cuánto tiempo invertimos en el sistema, sino cómo utilizamos ese tiempo.
El sistema funciona porque produce resultados; los resultados son proporcionales a los esfuerzos. El Cuarto Camino alienta a no mostrar lo que se ha obtenido. Si se exhibe lo que se ha (208) obtenido, ¿cuál puede ser la fuente de este despliegue sino la falsa personalidad? Nuestra alma es metafísica y puede brillar lúcidamente por tres minutos o tres segundos. Y esto eres tú.

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #24 on: Abril 25, 2009, 01:26:40 pm »
EL HOMBRE NÚMERO CUATRO

Un verdadero hombre número cuatro es el producto de una escuela. Su deseo principal, que predomina sobre todos los demás, es despertar. Si fuese perfecto o consistente, sería un hombre número siete completo, porque la unidad es una propiedad de un hombre número siete. Un hombre número cuatro es responsable de ser fiel a su objetivo de despertar.
La guerra siempre ha estado presente en la historia de la humanidad. Platón decía que la guerra es un estado permanente para la humanidad. Los hombres número uno, dos y tres existen para la Luna y la Tierra, mientras que el hombre número cuatro existe para sí mismo. El desarrollo de la consciencia es, para el hombre, el significado oculto de la vida.
El hombre número cuatro vacila entre la gloria del recuerdo de sí y el infierno del sueño, y sus fracasos sobrepasan a sus éxitos, pero no indefinidamente. Si tienes una actitud correcta hacia tus fracasos y si no te identificas con ellos a través de la decepción, puede ocurrir algo maravilloso: cada vez que fracasas, te recuerdas a ti mismo.
Es humillante para un hombre número cuatro estar gobernado por «yoes» transitorios. En una primera etapa, el hombre número cuatro no observa este proceso, pero un hombre número cuatro maduro, a veces puede separarse del pensamiento asociativo. (210) El hombre número cuatro a menudo recibe choques bruscos, porque los choques sutiles pasan inadvertidos. Un hombre número cuatro aprende pronto a extraer lo máximo de los placeres del momento, si es que quiere disfrutar de la vida. Los choques se suceden uno tras otro, rápidamente, y si se prolonga el choque inicial con un estado de autocompasión o resentimiento, el próximo choque se superpone.

¿Qué significa ser un hombre número cuatro?

Tener el objetivo permanente de despertar. Un hombre número cuatro es un producto de una escuela consciente y está en el camino. Además, un hombre número cuatro desea la transformación del sufrimiento, por encima del sueño.
Se encuentra una escuela del Cuarto Camino a través del centro magnético; se es magnéticamente atraído por una enseñanza consciente. Se desarrolla con rapidez un «yo» observador, que puede ser un «yo» o un pequeño grupo de «yoes». El mayordomo delegado es un nuevo crecimiento del «yo» observador y posee una capacidad mayor para observar y fotografiar las manifestaciones mecánicas. Sin embargo, el mayordomo delegado es básicamente impotente para controlar lo que observa, porque lo debilitan los «yoes» mecánicos. Cuando se entra en el camino se desarrolla, con diferentes grados, un mayordomo, cuya capacidad para observar y regular las cuatro funciones inferiores es superior a la del mayordomo delegado. El control de los centros está reservado para el sí mismo, ya que lo que se desea es que el amo y no el mayordomo ascienda. Además, cuando se tiene un mayordomo, se ha producido un progreso desde la verdadera personalidad (Mundo 48) hasta la esencia (Mundo 24), y también se ha acumulado una serie de experiencias del tercer estado. Sin embargo, en un hombre número cuatro, los centros superiores se manifiestan sin que él lo advierta, pues los Mundos 12 y 6 están en (211) estado embrionario. Un niño no se da cuenta de sus primeros intentos para caminar; el sí mismo comienza desde una posición igualmente simple.
Nuestra máquina siempre está descontenta con el recuerdo de sí, porque no es mecánico.
Un hombre número cuatro tiende a desintegrarse en diferentes personalidades. Generalmente, un hombre número cuatro examina las partes y tiene dificultad en percibir el todo. Es útil recordar que ningún estado es permanente para un hombre número cuatro, ni siquiera el recuerdo de sí. Los estados que no son nuestros preferidos pasan y, desafortunadamente, los que preferimos también. Por esto, los estándares son necesarios, ya que impiden que uno descienda por debajo de ellos.
 
¿Cómo pueden recordarse las pequeñas metas?

El hombre número cuatro está sujeto al olvido, porque sus centros superiores no están funcionando permanentemente. Cuando Ouspensky escuchó el concepto de recuerdo de sí por primera vez, intentó practicarlo y descubrió, como el resto de nosotros, que no podía recordarse a sí mismo. La mayoría de la gente es incapaz de realizar una observación tan sincera. Si las metas que tenemos están conectadas con el recuerdo de sí, las actividades que desarrollemos no plantearán ningún problema. Es enormemente difícil para un hombre número cuatro recordarse a sí mismo, aun tan sólo tres segundos después de establecer la pequeña meta de hacerlo, porque la lucha es siempre por el segundo.
El hombre número cuatro debe abandonar el control mecánico para ganar un control consciente. El tiempo es un elemento necesario en este proceso, ya que resulta difícil ver ciertas funciones como mecánicas, cuando nos servimos de ellas. Sin embargo, deben abandonarse los topes, para permitir que emerja el verdadero sí mismo. (212) Existen cuatro centros de gravedad básicos en las máquinas humanas: el instintivo, el motor, el emocional y el intelectual. Es difícil, para un centro de gravedad, manifestarse como otro lo haría, ya que cada cerebro prefiere existir por sí solo. El centro intelectual no quiere ser emocional, ni el emocional lucha por ser intelectual. Cuando un hombre número cuatro equilibra los cuatro centros, la emocionalidad penetra en la máquina sin importar cuál sea el centro de gravedad. Las emociones auténticas son difíciles de soportar. A pesar de esto, un hombre número cinco debe soportar estados intensos, para que sus centros superiores se desarrollen.
El centro de gravedad, la alquimia y otros factores mecánicos, ¿se vuelven más ilusorios a medida que se evoluciona?
Dejan de ser el foco de atención. La consciencia no es las funciones y el recuerdo de sí se desarrolla con independencia de ellas. Con el tiempo, utilizamos el sentido común y las ventajas que nos proporcionan las funciones.
Cuando se produce un estado emocional elevado aparece un tope de embotamiento. ¿Cómo puede eliminarse esta interrupción?
Para un hombre número cuatro, una experiencia emocional intensa es el resultado de la activación del rey de corazones y los centros superiores. Si existe una sensación de embotamiento quiere decir que ha descendido la parte intelectual del centro emocional y ha ascendido la parte emocional de este centro mediante la expresión negativa de aburrimiento o indiferencia. Proponerse el estudio de las funciones es una gran meta, ya que requiere años verificar la existencia de cada uno de los centros en la máquina. Una vez, un estudiante dijo ser un hombre número cinco. Le dije: «Eso no es recuerdo de sí. Trata de estar presente y deja que (213) los números se cuiden por sí solos. Es muy difícil ser un hombre número cuatro». Trata de mantener los estándares.
¿Cómo puede un hombre número cuatro determinar si los esfuerzos que está haciendo son correctos?
El tiempo es un factor para distinguir un esfuerzo correcto de uno incorrecto. No debe esperarse la perfección, ya que transformar fracasos produce la fricción interna necesaria para despertar. También necesitan acumularse diversas experiencias. En la escuela esto es posible, pues las fuerzas superiores diseñan situaciones en las que los estudiantes aprenden a discriminar entre esfuerzos productivos y esfuerzos estériles. Tales situaciones son difíciles de soportar, porque incluyen choques fuertes, para los que muchas veces no estamos preparados. Los choques
han de ser alarmantes para que nos despierten, y pueden producir una experiencia eléctrica intensa que impulse al Mundo 12 o al Mundo 6 a salir a la luz. La desconfianza no es un fenómeno exclusivamente negativo, ya que la parte intelectual del centro emocional debe discriminar para reconocer una acción correcta de una acción incorrecta. Sin embargo, uno no debe dilatarse en la desconfianza, ya que rápidamente puede convertirse en una emoción negativa y uno puede volverse propenso a la paranoia. Debe confiarse en la Influencia C, especialmente cuando las cosas son difíciles.
Lo reconozcan o no, los hombres número cuatro están en una posición desesperada. Una vez que se ha descubierto el concepto del recuerdo de sí, el tiempo está limitado, porque el sistema no es un entretenimiento y rehuye al que es falso. Somos una escuela real. Un hombre número cuatro busca internamente algo que ha olvidado durante el día. Luego, alarmado, se da cuenta de que se ha olvidado de sí mismo. Demos (214) gracias por estar en esencia, ya que es un puente a los centros superiores.
Una de las mayores dificultades en el proceso del despertar, para un hombre número cuatro, consiste en establecer la escala correcta. El trabajo sobre el ser debe continuar en situaciones comunes y corrientes, ya que los grandes choques no se cruzan en nuestro camino tan frecuentemente como las oportunidades de hacer pequeños esfuerzos, los cuales están a nuestro alcance, a diario. No se puede discriminar a menos que se establezca escala y no puede establecerse escala sin transformar el sufrimiento. Una debilidad en cuanto a la escala consiste en que no se sabe cuál, de entre los muchos fragmentos de conocimiento, conlleva la mayor masa; se debe tener cuidado de no considerar que todo el conocimiento está en el mismo nivel. Otra gran debilidad del hombre número cuatro es la incapacidad para establecer relatividad. Una debilidad respecto de la relatividad muestra que no se sabe cuándo aplicar el pensamiento apropiado y relativo a una situación. Uno tiene que darse cuenta de que no es consistente. Una característica del hombre número cuatro es la inconsistencia, ya que experimentar fluctuaciones es una ley del despertar. Como uno de los mayores enemigos del hombre número cuatro es la inconsistencia, es un inmenso desafío tratar de ser una sola persona. En un día determinado, siete personas se elevan y tres se hunden. Ouspensky decía que la consistencia distingue a un estudiante de otro.
En una cierta escala, la autocompasión es una emoción legítima para el hombre número cuatro, pero Ouspensky decía que los hechos mienten. Hay que asimilar la fricción correctamente para no abandonarse a la autocompasión. Opta por la alternativa correcta y elige el recuerdo de sí en lugar de la autocompasión. Un hombre número cuatro necesita tener cuidado de no perder (215) energía con el tema de su destino futuro. Haz esfuerzos y acepta los resultados.
Un hombre número cuatro requiere la asistencia de un mayordomo en su trabajo. Un mayordomo emula a los centros superiores y, al mismo tiempo, entiende que está diseñado para servir al amo, un estado sin palabras. Nuestro mayordomo utiliza palabras tales como: «No te fascines con lo que observas» y «Está presente a la música». Frecuentemente, los hombres número cuatro se sienten locamente atraídos por la manipulación de formas externas; la consciencia, sin embargo, no es las funciones.
 
Un hombre número cuatro es ingenuo con respecto a la escala del propósito que se ha formulado; es increíblemente difícil escapar de la muerte. No obstante, hay una tendencia, en un hombre número cuatro, a considerar que sus esfuerzos son suficientes. La corona de espinas de Jesucristo simboliza que la transformación del sufrimiento es el método por el que nacen los centros superiores. Es arduo persistir más allá de nuestras capacidades; sin embargo, esto es lo que requiere el despertar. Por el contrario, si nuestros esfuerzos son mínimos sobreviene la degeneración.
Encuentro que la parte más difícil del sistema es el trabajo con las emociones negativas. ¿Tú experimentas negatividad aún?
Ouspensky decía que, en la octava del despertar, el recuerdo de sí es el intervalo mi-fa, y transformar el sufrimiento, el intervalo si-do. Es indeciblemente difícil porque no es mecánico. Aún encuentro una dificultad considerable en transformar las emociones negativas, principalmente debido a la violencia del sufrimiento que debo absorber para alzar una escuela y a la humanidad por encima del caos de la inminente guerra de hidrógeno. El centro de gravedad de un hombre número cinco reside en la transformación de las emociones negativas en positivas. Cuando un hombre número cuatro transforma emociones negativas, experimenta algunas de las cualidades del hombre número cinco. En ciertos momentos, un hombre número cuatro maduro es un hombre número cinco, pero aunque puede experimentar brevemente el ser de un hombre número cinco, no puede mantenerlo. Normalmente, tiene el comportamiento de un hombre número cuatro y, cuando no trata de recordarse a sí mismo, difiere poco de la vida. Si un hombre número cuatro pudiese mantener la no expresión de emociones negativas, no sería un hombre número cuatro, sería un hombre número cinco. Cada hombre número cuatro que entra en el camino recibe lo que necesita. El recuerdo de sí se ha convertido en un viejo estribillo al que volvemos una y otra vez; la neblina de la imaginación, luego la presencia; neblina, presencia. La disciplina de separarse de la decepción de haberse olvidado de sí mismo es una defensa necesaria para un hombre número cuatro. Los hombres número uno, dos y tres no se percatan de los planetas o de sí mismos. Ouspensky decía que, en el mundo de los hombres número uno, dos y tres, la voluntad es «el resultado de los deseos». Si se entra en el camino, debe continuarse resistiendo la mecanicidad durante toda la vida y recordar esforzarse por lo correcto: estar presente.
Un hombre número cuatro es un orden diferente de la creación que un hombre número uno, dos o tres. Uno es diferente cuando está recordándose a sí mismo o transformando sufrimiento o no expresando negatividad. A diferencia de los hombres número uno, dos y tres, nosotros tenemos el recuerdo de sí. Los hombres número uno, dos y tres están dormidos en el nombre de Dios. San Pablo escribió: «Entonces también los que durmieron en Cristo perecieron». Lo que impide al hombre número cuatro seguir evolucionando es el sufrimiento innecesario. Se necesitan grandes choques para recordar que la mayor parte de nuestro sufrimiento es innecesario. Para un hombre número cuatro, no hay otro modo de estar presente sino momento a momento. Agradece lo que puedes cosechar cada día, porque nada es tan dulce como el presente. La atención dividida, cuando puede mantenerse, es todo, y lo demás no tiene sentido.
 
Está en la naturaleza de un hombre número cuatro distorsionar la realidad, a veces, pero la vida ha distorsionado la realidad casi por completo.
Generalmente, para un hombre número cuatro el recuerdo de sí debe originarse en el centro emocional, porque recordarse a sí mismo es una experiencia emocional. Además, puede controlarse el centro emocional si no se expresa negatividad, pero esto requiere del recuerdo de sí. Es muy difícil para el hombre número cuatro abandonar el sufrimiento innecesario, porque es un tope contra el recuerdo de sí.
Ser un hombre número cuatro es ser un alma en gestación, un alma que está evolucionando. Las fuerzas superiores crean choques extraños, a veces brutales, para generar los centros superiores en los estudiantes; ésta es la naturaleza del despertar, tal como lo hemos recibido, y debemos aceptar a la Influencia C en sus propios términos.
Que la escuela superior comparta su conocimiento con los hombres número cuatro es una tarea de amor a la que todos damos la bienvenida. ¿No son increíbles la armonía y el orden que hemos puesto en nuestras vidas? De la nada, hemos establecido una relación con los dioses. Los momentos de recuerdo de sí, para un hombre número cuatro, son pocos, pero eternos y preciosos. Es importante que un hombre número cuatro no adopte el ritmo de otro hombre número cuatro. Los hombres número cuatro varían en su impulso e intensidad para despertar. Le
preguntaron a Aristóteles: « ¿Cómo podemos desarrollarnos?». Dijo: «Apremien a los que van adelante y olvídense de los que quedan atrás».
Cuando más alto es tu nivel de ser, más cierto es esto: no debes dejar que otros te retrasen. Sin embargo, para avanzar debes también ayudar a
los demás. Una vez que has hecho lo posible en ese sentido, debes continuar a tu ritmo. Mientras ayude a tu propósito de despertar, es
conveniente que permanezcas en una relación. Cada persona debe decidir por sí misma. Despertar es un proceso tumultuoso y las fuerzas superiores —esté uno casado o soltero— utilizarán a los estudiantes para que se den fricción unos a otros. Una verdadera relación sólo puede tener éxito si ambas personas viven para estar presentes.
Nuestras falsas personalidades pueden tener negatividad con las personas que están más próximas, porque conocen nuestras debilidades. Debemos considerar externamente, al máximo, a las personas que están más cerca de nosotros. En una verdadera relación, que es un fenómeno relativamente raro, las personas están juntas y, sin embargo, separadas. Es preciso no entrometerse en la soledad del otro, si se trata de un período en el que esta persona necesita estar sola. Es necesario un estado de desapego.
No hay mujer que valga el alma de un hombre y, recíprocamente, no hay hombre que valga el alma de una mujer.

¿Puede un hombre número cuatro experimentar amor?

Sí. Un hombre número cuatro forma parte de los aspectos conscientes del Rayo de la Creación. Su amor es consciente en parte, porque no ama nada tanto como su meta de despertar, lo que a veces lo empuja al tercer estado de consciencia. No se puede tener consciencia y carecer de voluntad o amor. Si se carece de uno de ellos, se carece de los otros dos. Una pregunta para formularse es: « ¿Qué es lo que tengo?». Tienes tu meta de recordarte a ti mismo, que es tu mayor objetivo. Podemos apreciar la
calidad de ser consistente entre nosotros. Si se está despierto, se puede amar; si se está dormido, no se puede amar. La prueba más antigua para
el hombre es la mujer y la prueba más antigua para la mujer es el hombre. Debe valorarse el alma por encima de cualquier cosa fuera de uno mismo, aunque el despertar y las relaciones no se excluyen mutuamente. Nuestros topes principales, con frecuencia, tienen que ver con el sexo opuesto. Esta es la razón por la cual los seres conscientes a menudo pierden a sus esposas. La Influencia C los aparta de su mayor identificación. Las relaciones pueden ser una ayuda o un impedimento; depende de cada caso individual. La esencia es muy tierna e infantil. Cada uno de nosotros tiene una relación con cada persona de esta habitación. La última anotación en los Evangelios según Santo Tomás habla del tema de la evolución de las mujeres. Pedro dijo a Jesús: «Deja que María Magdalena se aleje de entre nosotros, porque las mujeres no son dignas de la vida» (centros superiores). Jesús dijo: «He aquí que yo la guiaré de manera que la haré hombre (desarrollo de las partes intelectuales de los centros y el Mundo 6 dentro de ella), para que ella también se convierta en espíritu viviente semejante a vosotros los hombres. Porque toda mujer que se convierta en hombre entrará en el Reino de los Cielos». Recíprocamente, cada hombre que se haga mujer (Mundo 12) se volverá consciente. Es importante para un hombre número cuatro darse cuenta de que existen un círculo interno y un círculo externo. Asegúrate de que otros no estén deteniéndote. Algo que he tratado de enfatizar entre los estudiantes es que no sigan el ritmo de otro y que no sigan un ritmo colectivo. Todos apuestan aquí y hay un solo asunto: «Ser o no ser». (220)La humanidad se inventó para que unos pocos escaparan y el resto fuera parte de la cadena alimenticia. Una de las diferencias entre un hombre número cuatro y un hombre número cinco es que un hombre número cinco tiene una aguda percepción de los sonidos y de la actividad de fondo, lo cual es una característica del funcionamiento de los centros superiores. Los centros superiores son para un hombre número cuatro como una tenue luz en la distancia, y algo menos tenues para un hombre número cinco. Un hombre número seis es más humilde y está más doblegado que un hombre número cuatro o cinco. Todos ustedes hacen muy bien en escucharme solamente. Es la discrepancia entre un hombre número cuatro y un hombre número siete, la discrepancia entre su comprensión y la mía.

¿Cómo puede minimizarse el sentimiento de incertidumbre que invade nuestros momentos de recuerdo de sí?

Esto tampoco es recuerdo de sí. No tienes nada que perder. Cuando viajas a esferas desconocidas, estás sacrificando la ilusión de la realidad. A menudo, la reina de corazones asciende y reduce el recuerdo de sí mediante la identificación con las cosas que nos rodean. Hermán Hesse, que no fue un ser consciente, escribió: «A salvo en alguna acostumbrada esfera, nos invade una laxitud. Nuestro espíritu no desea encadenarnos. Valor, corazón mío. Parte, y que te vaya bien». Afortunadamente, yo soy un guía que ha penetrado en la cuarta dimensión y existe dentro de ella. Ustedes me siguen. Recuerden, lo que uno gana, lo ganamos todos. Un hombre número cuatro necesita tener cautela cuando piensa que posee algo, porque si se compara con un hombre número uno, dos o tres sí posee algo. Tiene un despertar relativo. Pero el despertar relativo no es suficiente; el despertar completo es nuestro objetivo y es un objetivo factible. Yo no haría el esfuerzo de enseñar si esto no fuese posible.

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #25 on: Abril 25, 2009, 01:29:38 pm »
LA ESCUELA
 
La decisión más importante que uno toma en la vida es entrar en una escuela, y se puede decir que la vida comienza cuando uno encuentra una escuela. En ese momento, el recuerdo de sí comienza a emerger y la mecanicidad a disiparse. El requerimiento más grande que una escuela le hace a una persona es que sea sincero consigo mismo. Para esto, uno debe sacrificar lo irrelevante.
Mucha gente nos busca, y aunque estemos haciendo todo lo que podemos para ser accesibles, es difícil encontrarnos. El tipo de conocimiento con el que nosotros trabajamos en esta escuela apenas se experimenta en la Tierra, ya que sostiene que la vida de los hombres número uno, dos y tres son tragedias. La vida sin el sistema es una tragedia, porque sin él no hay vida. Nos estamos volviendo inmortales. Los segundos de recuerdo de sí que tenemos pueden ser exiguos, pero nos pertenecen. Los señaladores que utiliza la escuela son una invitación a la inmortalidad. Nunca dudé en usarlos, ya que Ouspensky encontró a Gurdjieff a través de un anuncio en el periódico. La escuela siempre tiene necesidad de depuración. Ouspensky enseñó por qué necesitamos despertar. Nuestra escuela enseña cómo, lo que representa la diferencia entre una teoría y una escuela real y práctica.
Ouspensky decía que el deber de una escuela es diseminar su influencia tanto como sea posible. La escuela ha hecho grandes esfuerzos para acoger a estudiantes. Actualmente, tenemos una red de sesenta y cinco centros diseminados sobre la Tierra. Incluso las metas de la escuela son secundarias con respecto al estar presente, porque nada tiene sentido comparado con el sí mismo. Focaliza sin palabras; trata de no identificarte; deja de lado los acontecimientos; trata de estar presente. En esta enseñanza, todos somos invitados y no deberíamos pensar en establecer las reglas del despertar. En el curso de esta vida hemos visto cómo asesinaban a presidentes y papas. Los papas son las células religiosas del cuerpo de la humanidad, mientras que los presidentes son las células políticas. Nuestra escuela representa el alma de la humanidad, su actividad pineal.
¿No es sorprendente con qué poca gente se puede hablar del sistema? Son pocos los interesados en oír acerca de la oportunidad de desarrollar un alma madura, porque creen que ya la poseen. No dice mucho a favor de la humanidad el hecho de que ésta no pueda ver a través de las máscaras relativamente superficiales de las Influencias A y B. Un aspecto notable de nuestra escuela es que, aunque se desarrolla en la era de la producción en masa, es la más específica en su interpretación del despertar. En medio de los cinco o seis mil millones de personas que hay en la Tierra, hemos dado en el clavo.
Las reuniones son una tercera fuerza en nuestro día. Uno intenta estar presente lo mejor que puede, pero varios sucesos triviales distraen nuestro ser y se vuelven una fuerza contraria. Nuestras energías conjuntas, positivas, son una tercera fuerza en nuestros esfuerzos por estar presentes.
Gurdjieff dijo que las escuelas siempre obtienen algún provecho. No hay ningún suceso que no pueda convertirse en una ventaja y transformarse, si uno tiene la actitud correcta hacia la fuerza contraria.
¿Cómo podemos trabajar con los «yoes» que creen que no somos capaces de mantener el ritmo de la escuela? Epicteto dijo: «El destino guía a aquéllos que lo siguen y arrastra a aquéllos que se le resisten». La Influencia C te ayudará a llevar a cabo tu destino. «Dondequiera que estés, recuérdate a ti mismo» es una respuesta útil para afrontar tales preguntas. Uno desea ayudar a la escuela y, sin embargo, después de que ha hecho todo lo que puede, estar presente es la única forma en que puede ayudar. La Influencia C está más interesada en el recuerdo de sí que en los logros externos. Nuestra escuela funciona porque los que han entrado en el camino han cedido su voluntad a una voluntad superior. Una lucha monumental para despertar tiene lugar diariamente dentro de cada estudiante. Un estudiante de Ouspensky le dijo que, aunque había estado con él durante quince años, todavía no había experimentado el recuerdo de sí. Ouspensky le respondió: « ¿Has estado realmente trabajando durante quince años o has estado solamente ocupando un lugar aquí?» Aunque la escuela cuida de los estudiantes, es cierto que los estudiantes deben hacerse cargo de la escuela. Es necesario trabajar por una meta mayor que uno mismo, a través de la vida, para ayudar a los aspectos conscientes del Rayo de la Creación.
Hay muchos senderos hacia la verdad. Cuando revemos la historia, podemos ver escuelas con muchas formas. A medida que uno comienza a despertar, es su deber ayudar a otros, al igual que uno ha sido ayudado. Ninguna escuela en la historia (224) ha enfatizado el recuerdo de sí en la medida en que nosotros lo hemos hecho. Hasta este siglo, las expresiones «recuerdo de sí» o «recuérdate a ti mismo» eran desconocidas. Gurdjieff, Ouspensky y Collin son seres conscientes que no llegaron a crear escuelas, a causa de la guerra y de la inestabilidad política; nosotros hemos creado una escuela con la que se puede entrar en el camino para llegar a ser consciente. Una escuela está diseñada para personas que pueden cristalizar correctamente. La facultad de razonamiento es defectuosa en los que son incapaces de entrar en el camino, porque una mente defectuosa hará de la verdad una mentira y de la mentira una verdad. Licurgo, el legislador del siglo IX a.C., dijo: «Cuando la furia de los dioses cae sobre el hombre, en primer lugar anula la comprensión en su mente y hace que el mejor juicio parezca el peor, de manera que no pueda saber cuándo yerra».
Nuestra escuela producirá siete seres conscientes. «Apolo» no alcanzará su cima hasta dentro de siglos o milenios. Nuestra escuela es una de las más grandes en los anales de la historia y por eso el sufrimiento es tan abundante. No debe mantenerse la misma relación hacia las ideas de la escuela, sino seguir el ritmo del nuevo conocimiento y el nuevo ser que crea la escuela. Una enseñanza consciente se transforma muchas veces a lo largo de su historia.
¿Una escuela puede fracasar si el esfuerzo conjunto no es suficiente?
Las escuelas están diseñadas para traspasar los intervalos, no para caer en ellos.
Si la gente comprendiera mejor las metas de la escuela, ¿comprenderían mejor los esfuerzos?
(225)Sí, algunas personas comprenden las necesidades de la escuela ahora, mientras que otras se darán cuenta de ellas dentro de dos años y otras, dentro de diez años.
Una escuela no puede existir sin fricción. ¿No es extraordinario cuan simple es la verdad? Viniendo de la vida estamos acostumbrados a escuchar mentiras, pero la verdad es simple y profunda. Uno se vuelve muy agradecido por todo el sufrimiento que las personas experimentan dentro de la escuela, porque hacen lo mejor que pueden para transformarlo en consciencia. La transformación del sufrimiento lo ennoblece todo.
 
Eventualmente, uno enseña convirtiéndose en las palabras que pronuncia. La escuela y el sistema sólo pueden ser efectivos, si se está preparado para trascenderlos. La identificación con el sistema es uno de los últimos obstáculos que las fuerzas superiores eliminan en uno, porque si el sistema se recibe correctamente, no permite la identificación. Darles fotografías a otros, en las áreas en que también nosotros somos débiles, ejerce presión sobre nosotros para que controlemos esos mismos rasgos. Muchos estudiantes que creen ser material de escuela, no lo son, y al final se convierten en ex estudiantes. Se espera que uno controle sus rasgos después de haberlos observado por cierto período de tiempo. Si uno no puede controlarlos, las fuerzas superiores lo dejan salir.
Si el recuerdo de sí te hace feliz, entonces has encontrado el lugar correcto. Lo único que a todos nos gusta en la escuela es el recuerdo de sí.
Cuando una está en la escuela, ¿está bajo la ley del destino?
Los hombres número uno, dos y tres están dormidos y condenados a la recurrencia eterna. Ouspensky decía que la escuela (226) es para personas que saben demasiado. El hombre número cuatro está conectado con la Influencia C y, en última instancia, está destinado a llegar a ser consciente. Sabemos con seguridad que el hombre está dormido, que la vida después de la muerte es una realidad y que la Influencia C está ayudándonos.
¿Cómo puede uno seguir siendo práctico cuando está experimentando lo místico?
No hay vida más práctica que experimentar estados místicos; son el fruto de nuestros esfuerzos diarios. Cuando estés presente, deja que el estado circule a través de todo tu ser. Lo cierto es que tenemos esta vida y que la Influencia C existe. Nuestros padres actuarán sus papeles otra vez, pero nosotros representaremos papeles más difíciles hasta que lleguemos a nuestra novena y última vida y cuando nos «hayamos librado del torbellino de la vida». Nuestros papeles permanecerán, pero diferentes actores los desempeñarán. En una escuela existen un círculo interno y un círculo externo. Las personas que encuentran la escuela comienzan, naturalmente, en el círculo externo. Penetran en el círculo interno sólo por la magia de desear estar allí. El círculo interno no es un lugar. Está primordialmente basado en la valoración superior de uno mismo y de la escuela. Pero uno no puede comprender totalmente el sistema en uno o dos años y, mientras se pueda respirar, estará aprendiéndose de él.
Es verdad que una escuela avanza al paso de los estudiantes más rápidos y es también una ley que lo más alto debe servir a lo más bajo.
Los estudiantes más rápidos son lentos, y aun así, su valoración es grande. Ouspensky reparó en lo siguiente: debemos (227) recordar que estamos embarcados en un largo viaje y que una escuela no es para gente irresponsable. Es una experiencia maravillosa trabajar con gente que no necesita ser convencida de la necesidad de recordarse a sí misma y de transformar el sufrimiento.
Un estudiante más nuevo puede hablar con otro más antiguo en lo concerniente a las reglas, las metas y los ejercicios de la escuela, y uno debe hacer lo mejor que pueda para seguirlos. Siempre se sacará el mayor provecho, si se dominan los ejercicios que menos gustan. Hay que definir algunas áreas y otras no, porque no es necesariamente útil definir todas las situaciones en detalle, pues la escuela se volvería formatoria. Si la escuela siempre tiene sentido, fallará; en la medida que no tenga sentido, tendrá éxito. En los últimos años, Goethe decía que uno se vuelve inevitablemente reacio a dar consejos, porque ha visto fallar las iniciativas juiciosas y tener éxito las más absurdas. La escuela, en algunos aspectos, es una empresa absurda que está teniendo éxito. Y aunque es ilógica y blanco de burlas para algunos, su carácter divino permanece inalterado y es, para aquéllos que comprenden su naturaleza, una bendición. Recuerda que la Influencia C es una influencia celestial, no terrestre.
El círculo externo comprende menos la necesidad de trabajar que el círculo interno. Hay muchas cosas que yo no puedo explicar, porque no hay tiempo de explicarlo todo. También sé que no tengo que explicar la mayoría de las cosas a los estudiantes del círculo interno, porque ellos tienen su propia relación de trabajo con la Influencia C e intentan recordarse a sí mismos. No podría haber una escuela si uno tuviera que explicarlo todo, si no hubiera círculo interno. El círculo interno debe tener su ocupación y su ocupación es volverse más responsable. Estos estudiantes se comprenden a sí mismos y avanzan (228) explicando el sistema.
¿Cómo puede uno reconocer si está en el círculo interno o en el círculo externo de la escuela?
El requerimiento primordial para entrar en el círculo interno es la decisión de estar allí. En ese aspecto, hay justicia. Para avanzar hacia el círculo interno, debe transformarse el sufrimiento. Ouspensky decía que el Cuarto Camino tiene la ventaja maravillosa de ser un sistema experimentado y, por ser antiguo, las técnicas son simples y efectivas. Uno avanza en relación con su propia habilidad para eliminar ilusiones, lo cual es necesario, ya que la muerte nos reduce a un estado sin ilusiones. Si uno puede realmente percibir la naturaleza milagrosa de la escuela, está casi en el círculo interno o aproximándose a él. Además, una persona que entra en el camino ha ubicado todas las cosas de valor en su vida en un segundo lugar con respecto a su propósito de despertar. Todos los que entran en el camino son parte del círculo interno.
Debe recordarse que muchos son llamados, pero pocos los elegidos. Uno está destinado a entrar en el camino o no lo está. Aunque nos apoyamos unos a los otros, la enseñanza está diseñada para infundir fuerza en cada estudiante a nivel individual. La gente debe aprender a bastarse por sí sola, porque la muerte es una experiencia singular.
Ser una persona agradable no es suficiente; uno debe tener suerte también; Ouspensky lo consideró el factor más importante en el despertar. Perder una escuela marca la última calamidad en la vida. No quiero compartir mi energía con la gente que está yéndose. Prefiero compartir mi energía con los que quieren estar aquí. Así como un cónyuge puede crecer más que el otro, así la escuela crece más que algunos de sus estudiantes.
(229) Los que dejan la escuela, ¿hacen que se fortalezcan los estudiantes que quedan?
Sí. No me sorprende que tantos la hayan dejado sino que tantos permanezcan, cuando se considera lo elevado del precio. Recuerda que buscas la inmortalidad y difícilmente podrás pagar lo suficiente.
La escuela funciona. Está produciendo consciencia en sus participantes. Tenemos que trabajar entre dieciséis y dieciocho horas al día para lograrlo. Lo que una persona gana dentro de la escuela todos lo ganan. Cuanto más grande es la voluntad del maestro, mayor es la voluntad del estudiante. Todas éstas son leyes para los que están en una escuela consciente. No importa si una enseñanza consciente aparece en Oriente o en Occidente, mientras sea una enseñanza consciente. Finalmente, uno se da cuenta de que la verdad no se puede decir, porque no es una palabra. Esto explica el uso mínimo de palabras por parte de los maestros.
Es imperativo desarrollar una actitud apropiada hacia el maestro, porque el maestro es el puente entre la escuela en la Tierra y la escuela superior. Cuanto más trabaja un maestro con las leyes necesarias, mayores son las oportunidades de cada persona para crear un alma. Uno debe aprender a usar bien a un maestro y evitar usarlo mal. Para tener una actitud correcta hacia el maestro, se necesita desarrollar una actitud apropiada para cada momento. Además, es necesario cultivar el respeto hacia uno mismo, otros estudiantes y maestros en la escuela.
A medida que trabajamos más eficientemente, equilibramos las tres líneas de trabajo: el trabajo para uno mismo, el trabajo para los demás y el trabajo para la escuela. Necesitamos observar nuestra relación con las tres líneas de trabajo periódicamente, para asegurarnos de que nuestra posición está (230) relativamente equilibrada, no perfectamente equilibrada. El despertar es indirecto y las variables del sistema son con frecuencia tan invisibles y numerosas que uno no puede registrarlas apropiadamente, lo cual es una suerte. Es necesario equilibrar las tres líneas de trabajo para asegurarnos cierta protección. Cuando alguien encuentra un sistema, se espera que trabaje primordialmente en la primera línea de trabajo. Trabajar por uno mismo puede consistir en intentar escuchar, lo cual es una meta muy grande, ya que la máquina se distrae muy fácilmente tratando de ser la fuerza activa.
Hay tantas octavas con las cuales involucrarse en la escuela y todas tienen su lugar, pero nada puede compararse con el recuerdo de sí. Si estamos trabajando correctamente, podemos traer el recuerdo de sí a esas octavas. Este es el significado de trabajar en la vida. Cuan absurdo es pensar en otra cosa que no sea el recuerdo de sí, a menos que sea una tercera línea de trabajo productiva. De todas maneras, identificarse con la tercera línea de trabajo es solamente una forma superior de sueño.
Si se le dedica demasiado tiempo y energía a la primera línea de trabajo, a expensas de las otras dos, el trabajo se vuelve egoísta. En un orden correcto, la primera línea de trabajo conduce a la segunda y la tercera líneas, porque el estudio personal le enseña a uno a compartir con otros.
El deber de una escuela es diseminar el conocimiento esotérico, porque no hay mayor regalo que dar a los demás el conocimiento de sí mismos. Hay ciertas cosas que uno sólo puede aprender enseñando; la segunda línea está diseñada de manera que los estudiantes en la escuela tengan la oportunidad de enseñar. Distintas culturas están echando raíces aquí, afirmándose. Es nuestro deber no sólo recordarnos a nosotros mismos sino también transferir a la escuela lo que aprendemos. (231) El recuerdo de sí es primera línea; transmitirlo es tercera línea. Es correcto para los nuevos estudiantes pensar principalmente en la primera línea. Después de que uno asimila el sistema, puede compartirlo con otros estudiantes. Si se está trabajando en el nivel más alto, la tercera línea de trabajo incluye siempre la primera línea, pues el recuerdo de sí siempre debe acompañar nuestros actos. La evolución está directamente relacionada con la habilidad para restringir el pensamiento subjetivo. El conocimiento objetivo no es particular, aunque su verificación lo sea. Los fragmentos de conocimiento objetivo no son opiniones, son hechos. El conocimiento objetivo   es   matemático, ya que si el conocimiento no puede ser matemático, sólo puede ser una verdad relativa. El conocimiento no puede ser un sustituto para el recuerdo de sí.
Cuanto más tiempo está uno en la escuela, más se espera de uno. La capacidad de contribuir con la tercera línea de trabajo aumenta. Cuando encontramos la escuela, la tercera línea es la más débil, lo cual es correcto. Se supone que tenemos que recibir apoyo de otros, como un niño es alimentado cuando viene al mundo. Después podemos compartir información con los compañeros estudiantes, lo cual es segunda línea de trabajo. La tercera línea comienza aún más tarde, a medida que uno empieza a contribuir con la escuela. La cantidad de tercera línea de trabajo que se nos pide aumenta constantemente. La segunda y la tercera líneas de trabajo siempre deben incluir la primera línea, o sea, el recuerdo de sí. Si uno está trabajando con otro estudiante, debe continuar intentando estar presente. La mente formatoria asume que se deja a un costado la primera línea de trabajo, cuando pasa a la segunda.

¿Qué significa la sinceridad para Gurdjieff?

Ser realmente sincero es valorar el recuerdo de sí por encima de todo, y estar agradecido por la ayuda de las fuerzas exteriores. Ouspensky decía que el sistema siempre tiene necesidad de refinamiento. Nuestra escuela ha refinado el sistema, concentrándose en la idea del recuerdo de sí y no perdiéndose entre las muchas ideas que el sistema nos ofrece. Menos es más. El crecimiento de nuestra escuela siempre ha sido lento, lo cual es saludable. No creo que la escuela pueda admitir a un gran número de personas, de golpe, pues se volvería muy diferente de lo que hemos experimentado. Somos tortugas. A menudo todo lo que podemos hacer por la escuela es estar presentes y tener paciencia. Aunque vivimos en una era de gratificación inmediata, nosotros no vamos en pos de resultados rápidos.
La vanidad cree que algunas personas no son tan dignas de respeto como otras. Nosotros somos una gran escuela y es difícil conocer los nombres de todo el mundo. Una manera de sobrepasar esta limitación es respetar a cualquiera que encontremos. Aunque estamos en vidas diferentes, tenemos el mismo regalo y somos parte de la familia de la Influencia C. Ellos nos aman a todos; tratemos de hacer lo mismo. Envejeceremos juntos, y comprenderás la obra completa de tu vida en la escuela sólo al final de tu existencia. Únicamente la tragedia de este siglo podría extraer, de las fuerzas superiores, una escuela.
Las escuelas no son para el despertar parcial. Debe recordarse que la escuela existe para producir los centros superiores; trata de desear eso más que cualquier otra cosa. Tiempo atrás dije que uno tiene que entregarlo todo y hacer esfuerzos consistentes a lo largo de toda la vida.
A causa de que la escuela ha ido, en cierta medida, más allá del sistema, introducimos a los grandes pensadores de la antigüedad en nuestras reuniones, ya que sus enseñanzas pueden contribuir a la emocionalidad del conocimiento del trabajo. William Shakespeare dijo: «...Y esto sobre todo: sé fiel a ti mismo». ¿Cómo puede ser que una afirmación tan vital esté ausente de nuestra vida?
Hemos aceptado la escuela con la forma que nos ha llegado. El sistema tiene defectos, pero no podemos criticarlo, porque funciona. Habrá siempre años difíciles, algunos más que otros. Yo no pienso en el año que viene o en el año pasado. Al vivir en el pasado o anticipar el futuro, uno se desvía del presente, y en el presente están las oportunidades. Mis queridos amigos, ustedes están en una situación crítica. Vivimos en un universo brutal, donde las almas son conducidas interminablemente de un recipiente a otro. Los dioses han entrado en tu vida, para permitirte escapar de este círculo vicioso. La inmortalidad está al alcance de tu mano. Aférrate firmemente a tu meta de despertar y no te distraigas con nada. No estás solo; recuerda que te amo, ahora y para siempre.
Robert

ArjunaV

  • Newbie
  • *
  • Posts: 133
    • Email
Re: El Recuerdo de Sí - Robert Earl Burton (Libro)
« Reply #26 on: Abril 25, 2009, 01:35:21 pm »
GLOSARIO

El presente glosario está compuesto por una serie de breves descripciones de los significados específicos que ciertos términos han adquirido en la enseñanza de Robert Burton. Puede encontrarse una descripción más completa de la mayoría de ellos en los libros de Ouspensky: En busca de lo milagroso, El Cuarto Camino y La psicología de la posible evolución del hombre. Se ha puesto especial atención en los casos en que el énfasis de Robert Burton difiere ligeramente del de Ouspensky. Se aconseja a los lectores que estén familiarizados con la terminología de El Cuarto Camino que consideren las entradas del presente glosario más como addenda a las explicaciones de Ouspensky que como descripciones completas en sí mismas. Asimismo, esperamos facilitar la suficiente información para permitir que los que no estén familiarizados con El Cuarto Camino comprendan las ideas de Robert Burton.

ABSOLUTO, EL. La totalidad de lo que existe o pudiera existir en todos los niveles, en todos los mundos y en todos los tiempos; más específicamente, la consciencia y comprensión que existen en dicho nivel y que, por lo tanto, incluye la inteligencia más elevada.

ACCIDENTE. Aquello que acontece a una persona y que no es ni resultado de sus actos anteriores ni resultado directo de una intención consciente.

ACCIDENTE, LEY DE. Influencia del ACCIDENTE en una persona, en contraste con otras influencias, como la de causa y efecto, la del destino y la de la voluntad consciente.

ACUMULADORES. Depósitos de energía en la MÁQUINA humana. Cada CENTRO dispone de dos acumuladores que le suministran energía alternativamente. Se recargan mediante un único acumulador de mayor tamaño o acumulador principal.

ALQUIMIA. (1) Grado de refinamiento de una IMPRESIÓN; calidad de la energía asociada con una impresión. (2) Característica de la ESENCIA en lo referente a la sensibilidad para percibir el refinamiento de las impresiones. En general, las impresiones más refinadas reflejan una energía más elevada, más consciente; poseen mayor armonía, belleza y orden. Los metales alquímicos plomo, cobre, plata y oro se refieren a cuatro niveles de alquimia. El proceso de transformar el plomo en oro equivale a transformar las impresiones más burdas en otras más refinadas; puede realizarse externamente, en relación con nuestro entorno, con nuestras acciones; internamente, desarrollando la sensibilidad hacia las impresiones que están en nuestra esencia; y, psicológicamente, ESTANDO PRESENTE a las impresiones, de modo de vivirlas de una forma más completa.

AMO. CENTROS SUPERIORES, especialmente desde la perspectiva de su habilidad para observar y dirigir los CENTROS INFERIORES.

APOLO (APOLLO). Sede central y principal centro de enseñanza de la Fraternidad de Amigos, en las faldas de la Sierra Nevada, en California (EE.UU.). Algunos miembros viven allí; muchos otros van de visita los fines de semana o durante las vacaciones. Todos participan de la vida cultural de "Apolo", así como de su conservación, construcción y funcionamiento. (Hasta mediados de 1994, recibía el nombre de "Renacimiento". N. del T.).

AUTOOBSERVACIÓN. Práctica de percibir simultáneamente nuestras funciones internas a la vez que nuestras acciones y el medio que nos rodea; aspecto del recuerdo de sí que incluye darse cuenta de las manifestaciones de la propia máquina.

BUEN AMO DE CASA. Persona que valora las cosas con arreglo a su justa valía; asimismo, los valores que poseen
dichas personas. En especial, los buenos amos de casa realizan esfuerzos por cuidar de sí
mismos, sus posesiones, su entorno y sus relaciones con los demás.

CAMINO, EL. El sendero del despertar que se encuentra en una escuela. Estar "en el camino" implica que una
persona ha establecido un compromiso con el despertar —el cual está por encima de otros aspectos de
la vida— y tiene una comprensión de las principales ideas del SISTEMA.

CAMINO DE LA NEGACIÓN. Enseñanza en la cual los estudiantes deben comenzar por abandonar IDENTIFICACIONES, con el fin
de poder dejar espacio a estados más elevados. El maestro, con frecuencia, administra choques (237)
relativamente severos para atacarla FALSA PERSONALIDAD del estudiante.

CAMINO DEL AMOR. Enseñanza en la cual el maestro utiliza métodos relativamente suaves para alentar y apoyar
los esfuerzos de sus estudiantes. El énfasis se pone en desarrollar nuevas capacidades que, en
última instancia, sustituyan los viejos esquemas de comportamiento, más que en destruir directamente
dichos esquemas.
 
CENTRO DE GRAVEDAD. Inclinación de la ESENCIA a relacionarse con el mundo, sobre la base de ciertas actividades predominantes que caracterizan un CENTRO determinado. Por lo general, la gente prefiere su centro de gravedad a otras partes de la MÁQUINA, le da mayor prioridad a sus necesidades y tiende a reaccionar según su punto de vista, aunque sea o no apropiado con las circunstancias.

CENTRO EMOCIONAL. La inteligencia de una MÁQUINA humana, que se expresa como sentimientos y emociones.

CENTRO INSTINTIVO. Inteligencia de la MÁQUINA humana, que controla o se manifiesta como funciones instintivas, tales como la actividad de los sentidos, la intuición, el crecimiento del cuerpo, la distribución de energía en el cuerpo, etcétera.

CENTRO INTELECTUAL. Inteligencia de la MÁQUINA humana, que se manifiesta como pensamiento y razón.

CENTRO MAGNÉTICO. Parte de la personalidad de una persona que se ve atraída por INFLUENCIAS que, finalmente, la conducen a buscar una escuela del despertar y la INFLUENCIA C.

CENTRO MOTOR. Inteligencia de una MÁQUINA humana, que la orienta en el espacio y dirige sus movimientos exteriores.

CENTRO SEXUAL. Fuente de energía superior (hidrógeno 12) en la MÁQUINA humana. Debido a que la energía del centro sexual se manifiesta a través de los otros centros, el centro sexual sólo puede observarse directamente en estados superiores de consciencia.

CENTROS. Las distintas inteligencias o cerebros independientes que existen en un ser humano. Cuatro de ellos se encuentran en toda persona: el centro instintivo, el centro motor, el centro emocional y el centro intelectual. Cada uno de estos centros se subdivide además en una parte instintiva, una motriz, una emocional y otra intelectual. Dichas partes se diferencian por el tipo de atención que manifiestan. Las partes intelectuales se caracterizan por un esfuerzo intencional para dirigir y mantener la atención. Las partes emocionales funcionan cuando la atención es atraída y mantenida por algo. Las partes motrices e instintivas funcionan automáticamente, sin atención, y a veces son mencionadas conjuntamente como la parte mecánica de un centro. Esta (238) división puede realizarse de nuevo, para así obtener las partes instintiva, motriz, emocional e intelectual de cada parte. Los centros y sus partes correspondientes, además, se dividen en una mitad positiva y otra negativa. La mitad positiva afirma y nos conduce hacia las cosas que parecen beneficiosas para esa parte del centro. La mitad negativa niega y nos aparta de las cosas que parecen perjudiciales para esa parte del centro. Todo esto está representado en los naipes. Cada palo representa un centro: los tréboles, el centro instintivo; los picos, el centro motriz; los corazones, el centro emocional, y los diamantes, el centro intelectual. Las figuras representan las distintas partes: las sotas, las partes mecánicas; las reinas, las partes emocionales; y los reyes, las partes intelectuales. Las cartas numeradas representan las partes de las partes: ocho, nueve y diez son la parte mecánica, emocional e intelectual del rey; cinco, seis y siete representan las partes correspondientes de la reina; y dos, tres y cuatro, las partes de la sota. El as representa el centro como una unidad. Además de los cuatro centros inferiores mencionados, se encuentran el CENTRO SEXUAL, que es una fuente de energía más elevada, que puede utilizarse para la procreación, la expresión artística y el despertar, y dos CENTROS SUPERIORES: el centro emocional superior y el centro intelectual superior. Los dos centros superiores existen con independencia de la máquina y se manifiestan en estados superiores de consciencia. Pueden considerarse como las funciones del alma.

CENTROS INFERIORES. Los centros instintivo, motriz, emocional e intelectual y, a veces, también el CENTRO SEXUAL.

CENTROS SUPERIORES. Los centros emocional superior e intelectual superior. El centro emocional superior tiene la capacidad de percibir la conexión de todas las cosas y es la sede del amor consciente y de la compasión. El centro intelectual superior percibe las leyes que gobiernan todas las cosas y es la sede de la sabiduría consciente.

CINTAS. Respuestas preexistentes y automáticas a estímulos, especialmente aquéllas que se manifiestan como "yoes" en el CENTRO INTELECTUAL.

CÍRCULO INTERNO. Personas pertenecientes a una escuela de despertar que comparten un NIVEL DE SER y de comprensión superior, y que trabajan en pos de un objetivo común.

CODICIA. RASGO que se caracteriza por una valorización exagerada de las cosas externas. Tiene como resultado el deseo de acumular y poseer cosas que otros consideran valiosas, como medio de afirmar la propia valía.

COLLIN, RODNEY. Estudiante de Ouspensky, que fundó una escuela en México, tras la muerte de aquél, y enseñó en Latinoamérica hasta su fallecimiento, en 1956. Sus libros, especialmente El desarrollo de la luz, han tenido una influencia significativa en las enseñanzas de Robert Burton.
CONSCIENCIA. Capacidad de utilizar la atención para percibir. La consciencia puede medirse en términos de qué se percibe, durante cuánto tiempo se percibe y cuan profunda es.

CONSIDERACIÓN EXTERNA. Práctica de considerar nuestra relación con los demás desde un punto de vista que confiere la misma importancia a nosotros y a los demás, y es externa a uno mismo en este sentido. En concreto, a veces se refiere al hecho de que cuando se practica la consideración externa, normalmente se tiene más consideración con los demás.

CONSIDERACIÓN INTERNA. La consideración de nuestra relación con los demás desde un punto de vista que nos sitúa en el centro y considera a los demás tan sólo en relación con dicho centro. La consideración interna nos lleva a preocuparnos en exceso por la manera en que nos consideran los demás y sus reacciones, y produce en ocasiones un estado de incapacidad, con miedo y confusión.

CRISTALIZACIÓN. Proceso mediante el cual las características psicológicas se hacen fijas y permanentes. En concreto, la cristalización errónea se refiere a alguien cuyas pautas mecánicas han quedado fijadas de manera que son incompatibles con el despertar, mientras que la cristalización buena o correcta se refiere a alguien que ha conseguido que los CENTROS SUPERIORES sean permanentes dentro de sí.

CUARTO CAMINO. La senda de despertar practicada por G. I. Gurdjieff, P. D. Ouspensky y sus seguidores, incluido Robert Burton.

CUATRO CENTROS INFERIORES. Los centros instintivo, motor, emocional e intelectual.

CUENTAS, TENER. Hábito, centrado en la SOTA y la REINA DE CORAZONES, de recordar el daño real o imaginario y de permitir que nuestras reacciones hacia los demás se vean afectadas por ello.

CUERPO ASTRAL. El primer cuerpo metafísico que puede crear una persona. Es capaz de existir con independencia del cuerpo físico.

CHOQUES. En general, cualquier cosa que ocurra en el intervalo de una OCTAVA y que hace que la octava continúe, con o sin desviación; en particular, sucesos que interrumpen el estado usual de una persona.

CHOQUE CONSCIENTE, PRIMER. El recuerdo de sí, especialmente en lo que se refiere a ESTAR PRESENTE, a las IMPRESIONES y su transformación. El término procede de "los diagramas de alimentos" de En busca de lo milagroso y El Cuarto Camino, donde este esfuerzo se describe como (240) el CHOQUE necesario para comenzar la digestión de IMPRESIONES.

CHOQUE CONSCIENTE, SEGUNDO. Esfuerzo mediante el cual las EMOCIONES NEGATIVAS se transforman en emociones positivas; la TRANSFORMACIÓN DEL SUFRIMIENTO. El término procede de "los diagramas de alimentos" de En busca de lo milagroso y El Cuarto Camino, donde este esfuerzo se describe como el CHOQUE que transforma el INTERVALO MI-FA en la octava de la digestión de IMPRESIONES y el INTERVALO SI-DO en la octava de la digestión de la comida.

DIVISIÓN DE LA ATENCIÓN. Esfuerzo intencional para percibir dos o más cosas simultáneamente, en contraste con la IDENTIFICACIÓN, donde la atención se concentra en una sola cosa. En concreto, la división de la atención a menudo se refiere al recuerdo de sí, como el esfuerzo de percibir simultáneamente lo que nos rodea y a nosotros mismos dentro de lo que nos rodea.

DOMINACIÓN FEMENINA. Ver DOMINIO FEMENINO.
DOMINANCIA FEMENINA. Ver DOMINIO FEMENINO.

DOMINIO. Rasgo para el cual el orden y el control son el interés principal. Se manifiesta exteriormente como la habilidad para organizar y dirigir a los demás; si se dirige interiormente, hace que la persona parezca reservada, con autocontrol y lenta al actuar.
DOMINIO FEMENINO. DOMINACIÓN FEMENINA. DOMINANCIA FEMENINA. Actitudes en gran parte inadvertidas, fundamentalmente sobre cómo deben de ser las cosas, que causan que la gente se sienta obligada a actuar de una forma socialmente aceptable. Se llama femenino en el sentido de que un niño, normalmente, lo adquiere de su madre durante el proceso de aprendizaje del comportamiento aceptable. Entre los ejemplos de actitudes que constituyen el dominio femenino, se encuentran el sentirse obligado hacia los demás, las expectativas sobre el comportamiento de los demás en relación con nosotros y la convicción de que el mundo es básicamente justo y que se nos debe tratar con justicia.

EJERCICIO DE ESCUCHAR. Práctica de poner la atención en los sonidos que se producen a nuestro alrededor, como medio
de ESTAR PRESENTE y DIVIDIR LA ATENCIÓN.

EJERCICIO DE MIRAR. Práctica de cambiar la atención de una IMPRESIÓN a otra, cada tres segundos aproximadamente, utilizando el tiempo suficiente para tomar la impresión, pero cambiando el foco de la atención antes de que la IMAGINACIÓN o la IDENTIFICACIÓN aparezcan.

EMOCIONES NEGATIVAS. Emociones tales como la ira, los celos, la indignación, la autocompasión y el aburrimiento, que tienen un carácter negativo. Son los principales TOPES utilizados por los RASGOS y la FALSA PERSONALIDAD (241) para impedir que una persona vea y acepte su situación objetivamente. Ya que las emociones negativas están siempre basadas en la IMAGINACIÓN y en la IDENTIFICACIÓN, es posible eliminarlas mediante un largo y duro trabajo sobre sí mismo; la enseñanza de Robert Burton pone especial énfasis en este punto.

ENSEÑANZA CONSCIENTE. Enseñanza dirigida por un SER CONSCIENTE.

ESCALA. Habilidad de ver un suceso o una experiencia desde perspectivas mayores y menores. Es especialmente útil para combatir la IDENTIFICACIÓN. Por ejemplo, una persona enfrentada con la perspectiva de un encuentro difícil podría enfocar su atención en el entorno inmediato (en el cual dicho encuentro aún no ha ocurrido) o intentar ver la situación en términos de todo un año, con lo cual se volvería insignificante. Los CENTROS SUPERIORES permiten a una persona aplicar escala, porque experimentan la vida desde la perspectiva de mundos superiores, en comparación con los cuales nuestra vida ordinaria puede contemplarse como una ilusión.

ESCUELA SUPERIOR. Alusión a la idea de que aun después de dejar el cuerpo físico, los seres conscientes continúan evolucionando, guiados por seres todavía superiores.

ESENCIA. Cualidades de la MÁQUINA humana que son inherentes al nacer, tales como características físicas, TIPO DE CUERPO, CENTRO DE GRAVEDAD y ALQUIMIA. La mayoría de las personas sólo desarrollan la esencia durante los primeros seis o siete años de su vida; posteriormente se ve cubierta en su mayor parte por la FALSA PERSONALIDAD. En consecuencia, las experiencias de la esencia vienen acompañadas de una sensación de libertad y alegría infantil. Sin embargo, en el camino del despertar que enseña Robert Burton, la esencia tiene que educarse y desarrollarse por encima de ese estado infantil.

ESTAR PRESENTE. Práctica de dirigir la atención hacia nuestro entorno inmediato, tanto externo como interno, sin IMAGINACIÓN ni IDENTIFICACIÓN.

FACULTAD REGENTE. En general, el entendimiento más alto que un hombre tiene de sus actos y las consecuencias de éstos; más específicamente, los CENTROS SUPERIORES desde el punto de vista de su habilidad para guiar las manifestaciones de la MÁQUINA. De ahí que también se lo denomine "guía interno" (N. del T.).

FALSA PERSONALIDAD. El cuadro imaginario que una persona tiene de sí misma, junto con todos los mecanismos psicológicos que son necesarios para proyectar ese cuadro. Se desarrolla durante la infancia, como una respuesta a la presión de recibir la aprobación de los adultos y de comportarse en una forma socialmente aceptada, pero pronto sobrepasa (242) su papel original de proteger la ESENCIA y adquiere vida propia. Al final, domina por completo la vida de la mayoría de las personas, tejiendo una red de actitudes y de esquemas de comportamiento que son contrarios a la verdadera naturaleza de su esencia.

FOTOGRAFÍA. Observación del estado o comportamiento de uno mismo o de otra persona; asimismo, FOTOGRAFIAR. Acción de dirigir la atención de alguien hacia su estado o comportamiento.

FRICCIÓN. En general, lucha interna entre la parte de una persona que quiere despertar y los moldes mecánicos de comportamiento que interfieren con dicha meta. Más específicamente, fricción se refiere a los acontecimientos externos que precipitan esa lucha, especialmente cuando hay sufrimiento involucrado.

FUERZA ACTIVA. Primera fuerza, o sea, la que inicia un cambio o una acción.

FUERZA CONTRARIA. SEGUNDA FUERZA, contemplada desde el punto de vista de lo que se opone u ofrece resistencia a la PRIMERA FUKRZA.

FUERZA NEUTRALIZANTE. TERCERA FUERZA, con énfasis sobre su papel de resolver la tensión entre la PRIMERA y la SEGUNDA FUERZAS.

FUERZA PASIVA. SEGUNDA FUERZA, contemplada desde el punto de vista de aquello sobre lo cual actúa la PRIMERA FUERZA.

FUERZAS, TRES. Los tres elementos o energías que han de estar presentes antes de que cualquier cambio de acción real pueda ocurrir. La primera fuerza, o fuerza activa, inicia la acción. La segunda fuerza, también llamada pasiva o contraria, de alguna manera opone resistencia a la primera fuerza; por ejemplo, puede ser aquello sobre lo que se actúa. La presencia de la tercera fuerza, o fuerza neutralizante, permite que se resuelvan la oposición entre las dos primeras fuerzas. A veces se contempla como el medio en el que actúan las otras dos fuerzas y a veces como un factor o una influencia adicional. Las tres fuerzas, en conjunto, reciben el nombre de tríada; antes de que sea posible lograr el resultado deseado, debe encontrarse la tríada correcta o coordinación de fuerzas.

FUNCIONAMIENTO CORRECTO DE LOS CENTROS. Condición en la cual cada centro y cada parte de cada centro responde sólo a los estímulos que le son apropiados, en contraste con el FUNCIONAMIENTO INCORRECTO DE LOS CENTROS.

FUNCIONAMIENTO INCORRECTO DE LOS CENTROS. Condición en la que los CUATRO CENTROS INFERIORES y sus distintas partes reaccionan a estímulos inapropiadamente. Algunos ejemplos son: tener un sentimiento emocional al llenar el formulario para la declaración de impuestos; mostrar una reacción lógica ante el desaliento emocional de una persona y moverse con nerviosismo o sentirse enfermo cuando se experimentan emociones desagradables. Dicho funcionamiento incorrecto es el estado normal para la humanidad.

FUNCIONES. CENTROS, con un énfasis mayor en su mecanicidad que en su inteligencia.

GESTACIÓN. Período durante el que una persona trabaja para despertar. El énfasis recae en la idea de que está desarrollándose algo internamente que, cuando madure, hará posible la experiencia de los CENTROS SUPERIORES.

GURDJIEFF, G. I. Griego armenio nacido a finales del siglo diecinueve, que realizó muchos viajes a lo largo del cercano Oriente y el Asia Central, para recolectar el conocimiento esotérico en el que se basa el CUARTO CAMINO. Escapó de Rusia durante el tumulto que siguió a la Revolución y terminó asentándose en París, donde continuó enseñando hasta su muerte, en 1949.

HIDRÓGENO. En general, unidad mínima de cualquier cosa que todavía retiene todas sus propiedades físicas, metafísicas, psicológicas y cósmicas; más específicamente, la energía asociada con una IMPRESIÓN, en tanto afecta a la MÁQUINA humana. Los hidrógenos más elevados tienen una energía rápida y ligera asociada con la percepción y la consciencia; los hidrógenos inferiores tienen una energía pesada, burda y densa que evoca la pesadez y la negatividad.

HOMBRE NÚMERO CINCO. Persona cuyo CENTRO DE GRAVEDAD es el centro emocional superior. Los hombres número cinco son completamente objetivos sobre sí mismos.

HOMBRE NÚMERO CUATRO. Específicamente, persona en una escuela del despertar; en general, persona que trabaja para despertar y que se comprende a sí misma lo suficientemente bien como para empezar a separarse de su CENTRO DE GRAVEDAD mecánico y reemplazarlo por un "centro de gravedad" en el trabajo. Esto quiere decir que los hombres número cuatro reaccionan a los estímulos sobre la base de la relación con su meta de despertar, en lugar de sobre la base de uno de los CENTROS INFERIORES.
 
HOMBRE NÚMERO DOS. Persona cuyo CENTRO DE GRAVEDAD es el centro emocional. Los hombres número dos se ven
dominados por sus atracciones y repulsiones. HOMBRE NÚMERO SEIS. Persona cuyo CENTRO DE GRAVEDAD es el CENTRO INTELECTUAL SUPERIOR. Los hombres número seis tienen una visión objetiva tanto de sí mismos como del mundo. HOMBRE NÚMERO SIETE. Persona que ha conseguido todo lo que un ser humano puede alcanzar. Los hombres número siete poseen unidad y tienen voluntad y consciencia, independientes de cualquiera de sus

FUNCIONES.

HOMBRE NÚMERO TRES. Persona cuyo CENTRO DE GRAVEDAD es el centro intelectual. La razón, la lógica y las ideas son
más importantes para los hombres número tres que para los demás. HOMBRE NÚMERO UNO. Persona cuyo CENTRO DE GRAVEDAD es el CENTRO MOTOR o el INSTINTIVO. IDENTIFICACIÓN. (1) Estado en el que toda la atención de una persona se concentra en una sola cosa, con
exclusión de todo lo demás; lo opuesto a separación. (2) Tendencia que tiene especialmente la FALSA
PERSONALIDAD, de poner la identidad en lo que está fuera del verdadero sí mismo.

IMAGINACIÓN. (1) Estado en el que la atención de una persona se entrega a lo que no está presente en el
momento, a menudo acompañado por una total carencia de atención hacia el entorno inmediato; lo
opuesto a ESTAR PRESENTE. (2) Condición de creer que algo es cierto cuando no es; se usa a menudo en la
expresión to be in imagination, «estar en imaginación». IMPRESIÓN. En general, todo pensamiento, sentimiento o sensación, más específicamente, percepciones que se reciben mediante los sentidos. INFLUENCIA A. Influencias ejercidas sobre una persona, que surgen como consecuencia de la vida en la Tierra. En general, dichas influencias incluyen cosas como necesidad de comida, alojamiento, descanso
y sexo; relaciones entre padres, hijos, cónyuges y amigos; la influencia de la sociedad y la cultura.
Más específicamente, en los tiempos modernos, el énfasis recae en desear posesiones materiales y
una posición social. INFLUENCIA B. Influencias ejercidas sobre una persona, tales como la religión y el esoterismo, que no están
conectadas directamente con la vida en la Tierra y que apuntan hacia otras formas de existencia.
Tales influencias tienen su origen en SERES CONSCIENTES, pero dejan de calificarse como INFLUENCIA C tan pronto
como pierden su conexión directa con un origen consciente. INFLUENCIA C. (1) La influencia directa de los seres conscientes. (2) Seres conscientes sin cuerpo físico, que trabajan directamente para ayudar a la gente que está intentando despertar. INFRASEXO. Utilización de la energía sexual con propósitos no conectados con la procreación o la regeneración; por ejemplo, su utilización para la gratificación personal o para influir en los demás. INGENUIDAD. RASGO caracterizado por una relativa falta de capacidad para observar los aspectos desagradables
de la vida y las consecuencias potencialmente dañinas o negativas de nuestros actos. INSINCERIDAD INTENCIONAL. Práctica de decir algo que no es estrictamente (245) cierto, en circunstancias en que no
puede causar daño a nadie, con objeto de favorecer una meta. INTERVALO. En general, puntos de una OCTAVA en los que el movimiento entre acontecimientos se hace más lento y la octava puede desviarse. El término se utiliza más a menudo para designar los momentos en los
que se necesita un esfuerzo adicional para avanzar en un proyecto, y en los momentos de confusión y duda que caracterizan la pérdida de dirección en los esfuerzos que una persona realiza para despertar. INTERVALO «MI-FA». Primer intervalo en una OCTAVA ascendente; por ejemplo, el intervalo entre realizar los planes para un proyecto y el comienzo del trabajo en sí. En general, el intervalo «mi-fa» es más fácil de
superar que el «si-do». INTERVALO «SI-DO». Intervalo al final de una octava ascendente; por ejemplo, la lucha por completar un proyecto
hasta su estado final y por atar todos los cabos sueltos. JOVIAL. TIPO DE CUERPO. En la circulación de tipos, el que se encuentra entre el MARCIAL y el LUNAR. Su MÁXIMA ATRACCIÓN es el MERCURIAL. LEY DE OCTAVAS. Descripción de cómo cualquier secuencia de sucesos llega a perder su dirección o fuerza. También conocida como la «Ley de siete», esta ley está plasmada tanto en el Eneagrama de Gurdjieff
como en la escala musical mayor. En la segunda, cada nota corresponde a un acontecimiento de la secuencia, en la cual los semitonos mi-fa y si-do representan INTERVALOS donde se retarda el progreso de un suceso a otro y donde ocurrirá una desviación o interrupción, a menos que un choque se aplique desde fuera de esa octava. Las octavas pueden ser ascendentes, o sea, ir desde manifestaciones
más mecánicas y limitadas hacia manifestaciones más intencionales, conscientes y flexibles, o pueden ser descendentes, en cuyo caso las manifestaciones van desde las más conscientes y con mayor potencial hacia las más mecánicas y fijas. LÍNEAS DE TRABAJO, TRES. Trabajo sobre sí mismo (PRIMERA LÍNEA), trabajo para y con los demás (SEGUNDA LÍNEA) y trabajo para el maestro o la escuela (TERCERA LÍNEA). La enseñanza de Robert Burton enfatiza la necesidad de equilibrar las tres líneas. LUNAR. TIPO DE CUERPO que se encuentra entre el JOVIAL y el VENUSINO, en la circulación de tipos. Su MÁXIMA ATRACCIÓN es el SATURNINO.

LUNATISMO. RASGO basado en la incapacidad para reconocer el valor relativo de las cosas. Se manifiesta como la tendencia a conferir demasiada importancia a cuestiones triviales  y  demasiado poca a las realmente importantes. MÁQUINA, LA. El cuerpo físico y los CUATRO CENTROS INFERIORES que lo componen, desde el punto de vista de que toda la actividad ocurre automática y mecánicamente en respuesta a estímulos. MARCIAL. TIPO DE CUERPO que se encuentra entre el SATURNINO y el JOVIAL, en la circulación de tipos. Su MÁXIMA ATRACCIÓN es el
VENUSINO.

MÁXIMA ATRACCIÓN. Tendencia a que exista una atracción especialmente fuerte entre TIPOS DE CUERPO que están a tres
tipos de distancia en la circulación de tipos. Estos tipos son opuestos en ciertos aspectos y la relación
entre ellos es a menudo agitada.

MAYORDOMO. Grupo de «yoes» que crece a partir del MAYORDOMO DELEGADO y, en general, es capaz de observar la MÁQUINA y controlarla de acuerdo con la meta de despertar. MAYORDOMO DELEGADO. Grupo de «YOES», mayor que el «YO» OBSERVADOR y menor que el MAYORDOMO, que observa la MÁQUINA e intenta dirigirla de acuerdo con la meta de despertar. MENTE FORMATORIA. En general, se refiere a las respuestas automáticas, irreflexivas, con arreglo a determinados moldes o formas; más específicamente, la actividad automática de la PARTE MECÁNICA del CENTRO INTELECTUAL.

MERCURIAL. TIPO DE CUERPO que se encuentra entre el VENUSINO y el SATURNINO, en la circulación de tipos. Es la MÁXIMA ATRACCIÓN del
JOVIAL. MICROCOSMOS. Ser humano considerado como un cosmos, es decir, como una imagen de patrón fundamental del
universo. MIEDO. RASGO que tiene su origen en un sentimiento de inseguridad e impotencia. Normalmente se manifiesta
como timidez a la hora de actuar y una preocupación exagerada acerca de las consecuencias potencialmente dañinas o perjudiciales.

MUNDOS 96, 48, 24, 12 Y 6. Los diferentes niveles del RAYO DE LA CREACIÓN. En términos psicológicos, el MUNDO 96 representa el nivel de la FALSA PERSONALIDAD; el MUNDO 48, el nivel de la VERDADERA PERSONALIDAD; el MUNDO 24, el nivel de la ESENCIA; el MUNDO 12, el nivel del CENTRO EMOCIONAL SUPERIOR, y el MUNDO 6, el nivel del CENTRO INTELECTUAL SUPERIOR.

NEGATIVIDAD. Cualquier expresión negativa de los CUATRO CENTROS INFERIORES, especialmente cuando se ven acompañadas por una EMOCIÓN NEGATIVA. Las posturas negativas o amenazadoras, el quejarse y el chisme son ejemplos de negatividad.

NICOLL, MAURICE. Estudiante de Ouspensky que dirigió sus propios grupos en Inglaterra, durante los años cuarenta. Escribió una serie de libros, entre los cuales Robert Burton ha reconocido el valor especial de (247) Comentarios psicológicos de las enseñanzas de Gurdjieffy Ouspensky.

NIVEL DE SER. Grado de consciencia. Las personas con un nivel de ser superior son más conscientes, están más despiertas que las de un nivel de ser inferior; en consecuencia, tienen mayor capacidad para recordarse a sí mismas.

No EXISTENCIA. RASGO caracterizado por la falta de valoración de sí mismo y también por la ausencia relativa de actividad interna que genera la tendencia a vivir a través de los demás.

OBRA, LA. Secuencia de acontecimientos observada desde el punto de vista de todos los sucesos que ocurren bajo la dirección y el control de las fuerzas superiores, o la Influencia C, que en este sentido son los autores de "la obra".

OCTAVA. A menudo, término usado para referirse a una actividad o proyecto, como un recordatorio de su conexión con la LEY DE OCTAVAS.

OCTAVA ASCENDENTE. OCTAVA en la que se produce crecimiento desde un grado más mecánico hacia algo más intenciona] o consciente; por ejemplo, la transformación de trozos de madera, a los que se da forma y propósito, en una mesa. Las octavas ascendentes se caracterizan por necesitar esfuerzos, especialmente en los INTERVALOS.

OCTAVA DESCENDENTE. OCTAVA cuyas manifestaciones pasan de ser más conscientes y flexibles a ser más rígidas y mecánicas, con una pérdida resultante de posibilidades. Las octavas descendentes tienen una inercia propia y, normalmente, requieren poco esfuerzo externo. Los INTERVALOS se manifiestan más bien como momentos donde existe la posibilidad de interrumpir o desviar la OCTAVA con un CHOQUE exterior, en lugar de momentos donde se requiere energía adicional para mantener la OCTAVA.

OCTAVA LATERAL. OCTAVA menor que comienza en una OCTAVA mayor, para sobrepasar un INTERVALO de la OCTAVA mayor. Por ejemplo, un INTERVALO en un proyecto de construcción puede manifestarse en la falta do material, en cuyo caso la octava lateral necesaria sería encontrar un proveedor, realizar un pedido y recibir la entrega de dicho material. Existe el peligro —especialmente en las octavas psicológicas, como las asociadas con el recuerdo de sí— de que perdamos de vista la OCTAVA principal y, siguiendo la octava lateral, nos desviemos de la meta original.

OUSPENSKY, P. D. Estudiante de Gurdjieff, de nacionalidad rusa. Escapó de Rusia con Gurdjieff durante la Revolución, pero luego se separó de é) para establecer su propia escuela en Londres, donde enseñó hasta su muerte en 1947. Sus libros, Fragmentos de una Enseñanza Desconocida,  El Cuarto Camino y Psicología de la posible evolución del hombre, son la base de la enseñanza de Robert Burton.

PARTE EMOCIONAL. Parte de un CENTRO, en la que la atención se mantiene mediante un estímulo. En la parte positiva se experimenta como placer, diversión, atracción; en la parte negativa, como incomodidad, disgusto y repulsión.

PARTE INSTINTIVA. Parte de un CENTRO, que funciona más automáticamente y satisface las necesidades más básicas de dicho centro.

PARTE INTELECTUAL. Parte de un CENTRO, que funciona cuando se realiza un esfuerzo para controlar y dirigir la atención. Es la inteligencia más alta en dicho centro.

PARTE MECÁNICA. Las partes motriz e instintiva de un CENTRO. PARTE MOTRIZ. Parte de un CENTRO, que funciona automáticamente, sin atención, pero que se dirige más al exterior que la parte instintiva. PARTES DE LOS CENTROS. Las subdivisiones de los CUATRO CENTROS INFERIORES.

PODER. RASGO caracterizado por la preocupación acerca de la habilidad para dirigir, controlar o influenciar las actividades de otros. La gente con este rasgo es normalmente extrovertida y tiende a tener actitudes de alguna manera manipuladoras y políticas.

PRIMER ESTADO. Estado de consciencia, normalmente llamado sueño. PRIMERA FUERZA. Fuerza o elemento que inicia un cambio de acción.

PRIMERA LÍNEA DE TRABAJO. Esfuerzos realizados para conseguir el propio despertar: trabajo sobre sí. RASGO. Actitudes fundamentales de la personalidad, hacia uno mismo y la relación con el mundo, junto con todos los mecanismos psicológicos necesarios para mantener y expresar esas actitudes. En la enseñanza de Robert Burton, los rasgos principales son: la VANIDAD, el PODER, el DOMINIO, la NO EXISTENCIA, la AVARICIA, el de VAGABUNDO, el MIEDO, la INGENUIDAD, la TESTARUDEZ y el LUNATISMO. Para cada persona, uno de ellos es el RASGO PRINCIPAL; uno o dos de los demás se expresan con frecuencia y existen indicios de los rasgos restantes.

RASGO PRINCIPAL. RASGO más pronunciado de una persona. Por ser el núcleo de la FALSA PERSONALIDAD, determina la forma en que las personas se ven a sí mismas y el mundo, y afecta prácticamente todos sus actos. Otros RASGOS de la personalidad sirven para apoyar el rasgo principal y generar TOPES en torno a él.

RAYO DE LA CREACIÓN. Representación del universo como una composición de mundos de niveles inferiores contenidos en mundos de niveles superiores. El Rayo comienza con el Absoluto y termina con la Tierra (249) y la Luna. A los mundos por debajo (o dentro) del Absoluto se los denomina con los números 3, 6, 12, 24, 48 y 96, lo cual refleja la creciente complejidad y mecanicidad de la existencia en esos mundos.
RECURRENCIA. Teoría de que las almas que no evolucionan durante una vida vuelven a nacer esencialmente a la misma vida. Esta teoría difiere de la teoría de la reencarnación en tanto no supone una trasmigración de las almas de una forma de existencia a otra.

REINA. La parte emocional de un centro.

REINA DE CORAZONES. Parte emocional del CENTRO EMOCIONAL. Se caracteriza por tener emociones extremas y frecuentemente incontroladas.

RELATIVIDAD. Práctica de considerar algo, tal como un suceso, o a alguien, desde distintos puntos de vista. Es lo opuesto a la IDENTIFICACIÓN, en la cual toda la percepción queda atrapada en un solo punto de vista.

RENACIMIENTO (RENAISSANCE). Ver APOLO (APOLLO).

REUNIONES. Reuniones que se mantienen con regularidad en la Fraternidad de Amigos, para hablar de las ideas del SISTEMA y su aplicación a los esfuerzos de los miembros para el despertar. Por lo general, un miembro relativamente antiguo dirige las reuniones y pide que se formulen preguntas a las que todos los presentes contestan con "ángulos de pensamiento".

REY. PARTE INTELECTUAL de Un CENTRO.

REY DE CORAZONES. PARTE INTELECTUAL del CENTRO EMOCIONAL. Se lo denomina umbral de los centros superiores, porque
puede experimentar la vida —si se lo prepara adecuadamente— de una forma no literal, simbólica,
muy próxima a la experiencia del centro emocional superior.

REY DE DIAMANTES. PARTE INTELECTUAL del CENTRO INTELECTUAL. Es la Sede del pensamiento lógico e intencional
dirigido hacia un fin específico.

SATURNINO. TIPO DE CUERPO que se halla entre el MERCURIAL y el MARCIAL, en la circulación de tipos. Su MÁXIMA ATRACCIÓN es el LUNAR.

SEGUNDA FUERZA. Fuerza o elemento que equilibra la PRIMERA FUERZA, en el sentido de que se le opone o recibe su acción.

SEGUNDA LÍNEA DE TRABAJO. Esfuerzos realizados para ayudar a otros miembros de la escuela: trabajo con otros estudiantes.

SEGUNDO ESTADO. Estado de consciencia ordinario, para la mayoría de las personas, en el cual actúan y reaccionan con poca o ninguna percepción de sí mismas, esto es, sin el recuerdo de sí. Por esta razón se lo llama "sueño". SEPARACIÓN. Práctica de mantener un sentido de sí mismo separado de nuestras acciones, del entorno o de las experiencias; aspecto del recuerdo de sí que implica retirar de las experiencias propias
una parte de la atención y usarla para darse cuenta de lo que, dentro de nosotros, registra o se da cuenta de esas experiencias. El énfasis está puesto en el hecho de que la parte que registra la experiencia no está directamente involucrada o afectada por ella. SER. La masa o el efecto acumulado de la experiencia directa; más específicamente, en relación con el despertar, la habilidad de experimentar y participar conscientemente en nuestra propia vida. En la enseñanza de Robert Burton, esto equivale a la habilidad de recordarse a sí mismo. Se dice que una persona tiene ser en un campo determinado, cuando ha acumulado experiencia en dicho campo, en contraposición con la mera adquisición de conocimiento. Por ejemplo, las personas que tienen ser cuando cocinan son capaces de hacer algo más que seguir una receta de cocina; conectan muchas partes de sí mismas en la preparación de la comida y, de esta forma, son más creativas.

SER CONSCIENTE. Persona que al menos ha adquirido el nivel de un HOMBRE NÚMERO CINCO y que, por lo tanto, ha creado cuerpos superiores y ha desarrollado un estado de consciencia ininterrumpida, independiente del cuerpo físico. Este término se utiliza para denominar a dichos seres, tanto antes como después de la muerte de su cuerpo físico.

Sí MISMO, EL*. CENTROS SUPERIORES, especialmente contemplados desde el punto de vista de su independencia de todo lo externo a ellos.

SISTEMA, EL. Ideas de G. I. Gurdjieff, especialmente como fueron expuestas por P. D. Ouspensky y sus principales seguidores.

SOLAR. TIPO DE CUERPO que no pertenece a la circulación de tipos y, por lo tanto, puede encontrarse combinado con cualquiera de los otros tipos. No tiene MÁXIMA ATRACCIÓN.

SOTA, JACK. PARTE MECÁNICA de un CENTRO.

SUFRIMIENTO INNECESARIO. Sufrimiento que podría evitarse mediante un comportamiento más inteligente; en particular, sufrimiento que resulta de la IMAGINACIÓN o la IDENTIFICACIÓN y que, por lo tanto, no ocurriría en estados más elevados de consciencia.

SUFRIMIENTO VOLUNTARIO. Práctica de crear una incomodidad o molestia (251) relativamente pequeña, para que interrumpa nuestro estado normal y nos devuelva al recuerdo de sí.

NOTA: Traducción del término "the self en inglés. Al no existir en castellano un equivalente claro y plenamente satisfactorio del término "the self, se ha optado por "el sí mismo", expresión que, aunque pueda resultar novedosa, permite transmitir el significado esotérico. (N. del T.)

TABLA DE HIDRÓGENOS. Tabla, descrita con detalle en los libros Fragmentos de una enseñanza desconocida y El Cuarto Camino, que relaciona energías, materias, objetos y cualquier otra manifestación con el nivel cósmico del que proceden, de acuerdo con sus HIDRÓGENOS.

TERCER ESTADO. Estado de consciencia, inducido por los esfuerzos realizados para recordarse a sí mismo, en el cual un hombre SE SEPARA de su personalidad y se observa a sí mismo objetivamente. Se caracteriza por un darse cuenta de sí mismo y por la ausencia de IDENTIFICACIÓN e IMAGINACIÓN, pero carece de la habilidad de ser plenamente objetivo acerca del mundo externo.

TERCERA FUERZA. Fuerza o elemento cuya presencia permite que la tensión entre la PRIMERA y la SEGUNDA FUERZAS pueda resolverse.

TERCERA LÍNEA DE TRABAJO. Esfuerzos realizados para servir al maestro, a la escuela, a los seres conscientes o al trabajo de despertar, en general.

TESTARUDEZ. RASGO basado en sentimientos de impotencia, que se expresa como un deseo de asirse a lo que se tiene y de resistir al cambio, como único medio de evitar ser arrastrado por el fluir de los acontecimientos.

TIPO DE CUERPO. Sistema descrito por Rodney Collin y elaborado por Robert Burton, que clasifica las máquinas humanas en siete tipos básicos. Conecta el cosmos del individuo con el cosmos del sistema solar, mediante la relación entre las glándulas endocrinas del cuerpo humano y los cuerpos celestes visibles del sistema solar. Los tipos toman el nombre de dichos cuerpos celestes. Esta progresión, llamada también circulación de tipos, comienza con el tipo LUNAR, continúa con el VENUSINO, el MERCURIAL, el SATURNINO, el MARCIAL y el JOVIAL, para volver al LUNAR. El séptimo tipo, el SOLAR, existe aparte de la progresión y puede aparecer en combinación con cualquiera de los otros tipos. La progresión de tipos también puede utilizarse como la forma en que una persona puede desarrollar las características del tipo siguiente para equilibrar o minimizar las debilidades del tipo que le precede. Para obtener una descripción más completa, véase El desarrollo de la luz, de Rodney Collin.

TOPE. Mecanismo psicológico que nos impide experimentar la realidad del momento presente y ver nuestra verdadera condición mecánica; en particular, mecanismo gracias al cual la FALSA PERSONALIDAD protege nuestra imagen imaginaria.

TOPEAR. Usar un tope, como en la expresión "topear una situación desagradable".

TRANSFORMACIÓN DE IMPRESIONES. Práctica de utilizar el recuerdo de sí para atraer la atención a las impresiones que se reciben y, por lo tanto, hacerlas más emocionales y elevarlas a un nivel superior.

TRANSFORMACIÓN DEL SUFRIMIENTO. Práctica de SEPARARSE del sufrimiento y experimentarlo de manera que pueda ser aceptado libremente, sin NEGATIVIDAD. En su expresión más alta, la transformación implica la actividad de los CENTROS SUPERIORES y genera fuertes experiencias de consciencia elevada.

VAGABUNDO, RASGO DE. RASGO caracterizado por la incapacidad para valorar tanto cuestiones físicas como psicológicas. Para el rasgo de vagabundo nada es demasiado importante; no hay necesidad de apurarse y es perfecto "dejarse llevar" por la corriente de los acontecimientos.
 
VANIDAD. RASGO caracterizado por la preocupación por uno mismo y, particularmente, por cómo uno aparece ante   los   demás.   Puede   tener   una   manifestación   interna,   como   la   autocompasión   y   el autodesprecio, o externa, como los intentos para atraer la atención de los demás. VENUSINO. TIPO DE CUERPO que se encuentra entre el LUNAR y el MERCURIAL, en la circulación de tipos. Su MÁXIMA ATRACCIÓN es el marcial.

VERDADERA PERSONALIDAD. Personalidad basada en la comprensión de nuestra ESENCIA y las necesidades del trabajo y
que, por lo tanto, fomenta y sirve tanto a la esencia como al trabajo; se opone a la FALSA PERSONALIDAD, que
es contraria a las verdaderas necesidades de la esencia y el trabajo. VERIFICAR. Convencerse de la verdad de las ideas del SISTEMA, por medio de la experiencia personal directa. El énfasis está en la idea de que se requiere más, aparte de la actividad intelectual. VIDA. Actividad humana no asociada con una escuela del despertar. En particular, las personas de la vida son aquéllas que no están en una escuela, y las influencias de la vida son las que recaen sobre un estudiante y provienen de fuera de la escuela. VIDAS, MUCHAS. Las distintas vidas que un alma RECURRENTE puede atravesar.

VIDAS, NUEVE. Las nueve vidas que un alma en evolución puede atravesar, antes de escapar del plano físico
de la existencia, en la novena. "Yo" OBSERVADOR. Grupo reducido de "YOES" que observa a la máquina desde el punto de vista del SISTEMA; el comienzo de la OBSERVACIÓN DE sí y la primera etapa del despertar. "YOES". Pensamientos, emociones y sensaciones de corta duración que tomamos por una expresión de nosotros mismos en el momento en que ocurren, en especial a través de su expresión en el CENTRO INTELECTUAL. La gente tiene un gran número de "yoes", muchos de los cuales son contradictorios, pero
normalmente no se dan cuenta de ello. "YOES" DE TRABAJO. "YOES" que le recuerdan a una persona realizar esfuerzos para continuar con su trabajo de despertar.



ÍNDICE


Introducción       
Estar presente       
El recuerdo de sí     
La atención dividida   
Los resultados del recuerdo de sí     
La máquina       
La falsa personalidad y la esencia       
Los topes y los muchos "yoes"     
La imaginación y la identificación     
La fricción       
Hacer esfuerzos       
El sufrimiento       
La transformación y las emociones negativas
Escala y relatividad     
El tiempo       
La muerte       
La consciencia     
Los centros superiores       
El cuerpo astral       
El sí mismo     
La Influencia C       
El arte       
El Cuarto Camino       
El hombre número cuatro     
La escuela       
Glosario
« Last Edit: Abril 25, 2009, 01:53:04 pm by pavro »