Author Topic: EL DRAMA DE LAS FAMILIAS AFECTADAS*  (Read 2244 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
EL DRAMA DE LAS FAMILIAS AFECTADAS*
« on: Febrero 13, 2009, 03:04:20 pm »
  EL DRAMA DE LAS FAMILIAS AFECTADAS*

 

Ya hemos explicado el drama de un joven bajo la acción de una secta destructiva. Como lentamentente va minando su libertad y termina convirtiéndose en un esclavo moderno. Pero este drama, desgraciadamente, no abarca solamente a joven sino que involucra a toda su familia. Desde que comencé a investigar la problemática de las sectas he visto los rostros con lagrimas de padres, madres y hermanos que no saben que hacer cuando un integrante de la familia ha sido captado por una secta. La mayoría se sienten culpable, tienen vergüenza, miedo y, por sobre todas las cosas, desesperanza por no saber como actuar.

Habitualmente los padres consultan a los seis meses o al año, pero nunca antes, pues en general no están informados sobre los síntomas que padece un joven bajo el dominio de un grupo destructivo. Veamos entonces el siguiente cuadro realizado por el Dr. Louis West de la American Family Fountation sobre el Síndrome de la persona indoctrinada sectaria:

1)Cambio repentino y drástico en la jerarquía de valores de la víctima, incluyendo el abandono de sus metas personales o de estudios anteriores. Los cambios son súbitos y catastróficos, en oposición a los cambios graduales que podrían resultar de una maduración o educación.

2)Reducción de la flexibilidad y adaptabilidad cognitiva. La víctima contesta a las preguntas de forma mecánica, sustituyendo lo que podrían haber sido sus propias respuestas por otras estereotipadas, especialmente sectarias.

3)Afecto embotado y estrecho. Se suprimen los sentimientos espontáneos de amor y afecto de las relaciones interpersonales. La víctima puede aparecer inexpresiva emocionalmente, sin vida, o demasiado alegre y bulliciosa.

4)Regresión. La víctima se vuelve infantilmente dependiente respecto a los lideres de la secta y desea que estos tomen las decisiones.

5)Los cambios físicos, que a menudo incluyen perdida de peso con un deterioro considerable de la apariencia física de la víctima acompañado de una expresión facial extraña o de mascara, estando la mirada en blanco o evasiva.

6)En algunos casos pueden aparecer unos cambios psicopatologicos, incluyendo la disociación, meditaciones obsesivas, pensamientos alucinatorios, alucinaciones, así como varios síntomas y señales psiquiátricos mas.

Los síntomas psicopatologicos derivados de la pertenencia a una secta destructiva son muchos y variados. Desde hace unos

años la Asociación Psiquiátrica Americana en su Manual de Diagnostico y Estadística ha reconocido la patología que sufre el adepto a una secta destructiva como Desordenes Disociativos Atípicos: "una categoría residual a utilizar para aquellos sujetos que demuestran tener una Perturbación Disociativa, pero que no se ajustan a los criterios de una Perturbación Disociativa especifica. Los ejemplos comprenden los estados parecidos al trance, desrealizacion no acompañada de despersonalizacion y aquellos estados disociados mas prolongados que pueden darse en personas que han estado sujetas a periodos de prolongada e intensa persuasión coercitiva(lavado de cerebro, reforma del pensamiento y adoctrinamiento, mientras han estado en poder de terroristas o sectas)"

Consejos para padres

Cuando comencé en los primeros años a investigar las sectas los padres me consultaban, habitualmente, por algún grupo conocido(secta Moon, Niños de Dios o Hare Krishna). Lamentablemente en los últimos tres o cuatro años ya no solo vienen padres, sino maridos, esposas, amigos y últimamente también abuelos, preocupados por sus hijos ya adultos, pero especialmente por sus nietos. Y lo que es peor: las consultas ya no se hacen solamente por sectas conocidas sino que están referidas a nuevos grupos, algunos son muy pequeños(Las 8 Reinas, Hamir, Escuelas del Cuarto Camino y grupos vinculados a la new age).

"Hubiera preferido que mi hijo se hiciera drogadicto, antes que meterse en esa secta de mierda; por lo menos hubiéramos sabido qué hacer, existen programas de rehabilitación, la justicia entiende del tema...",expresa angustiado un padre que tiene una hija de 27 años en una secta que sigue a Gurdjieff.

Marsha Addis, promotora del primer programa docente dirigido a familias de sectarios en la Universidad de los Angeles señala que los padres se sienten:

-Desamparados('No podemos hacer nada, este problema es demasiado grande para nosotros')

-Aislados('Nadie puede entender con lo que nosotros debemos luchar, y si alguien lo supiera, nos lo reprocharía')

-Disgustados(¿Como ha podido nuestro hijo hacernos esto?

¿Por que la sociedad ha permitido que esto ocurra?)

-Culpables('Debemos haber hecho algo muy equivocado como padres para que nuestro hijo nos rechace de esta forma')

-Frustrados('No podemos encontrar una solución rápida y fácil a este problema')

Finalmente esos padres se sienten rechazados por su hijo y resentidos hacia él

Pese a que no soy psicólogo siempre estoy dispuesto a ayudar a quien lo solicite. Muchas veces un simple consejo, un comentario, pueden ayudar. Cuando el problema es mas complicado, pues hay reforma del pensamiento derivo a los especialistas de la Fundacion Argentina para el Estudio de las Sectas. Cierto día, una madre me vino a ver desesperada porque su hijo había entrado a un grupo extraño que se llamaba 'El Movimiento' (manejado por Silo).Su hijo,un joven de 26 años, inteligente y de formación católica me conocía y había leído mis libros años atrás. Charlamos largamente, le explique como funcionaba 'El Movimiento', quien era Silo y ahí mismo, me digo que no pensaba volver a ir. El joven, que no tenia ningún problema serio, se encontraba un poco solo y había encontrado las 'buenas ondas' que se vivían en el grupo. Hoy, sigue haciendo su vida normalmente, pero quizás, si no hubiéramos tenido esa charla, seria un discípulo de Silo. Lo que quiero resaltar es que muchas veces recibir una información a tiempo es de vital importancia para que alguien no cruce las puertas al infierno.

 

El primer paso para quienes ayudamos en esto es hablar con la familia, saber como son, tener una idea de lo que sucede en el grupo familiar; leer cartas del miembro sectario ausente, si es que las hay. Según informes de la American Family Foundation entre el 25 y el 30 por ciento de los jóvenes que integran una secta han tenido problemas psicológicos, especialmente aquellos vinculados con la madurez. ¿Que decirle a los padres, que desde un inicio no saben como tratar al hijo sectario?

*Lo primero y fundamental es advertirle que no rompan el dialogo con su hijo. Hay una tendencia de los padres a entrar en conflicto inmediatamente y pelearse con sus hijos. Grave error, el hijo esta enfermo, no hay que enfrentarlo, sino acercarse a él. No ayuda en nada recriminar al hijo, ni discutir con él. Tampoco es útil que los padres asuman la actitud de víctimas: "así pagas todo el esfuerzo que hicimos por vos".

*Hay que enseñarle a los padres a mejorar e incrementar su comunicación y confianza, ya que no se puede influenciar a otra persona si no existe la suficiente confianza y comunicación. Por eso lo primero es contarle como funciona el grupo sectario y que métodos emplea.

En ese dialogo con los hijos no es bueno asumir un tono inquisidor ni tampoco demasiado moralizante. Mucho menos tener compasión por el hijo. Tampoco conviene darle consejos inútiles. Que los padres le recuerden las cosas positivas del entorno anterior a su ingreso a la secta, pues ella tratara de recordarle todo lo negativo de la sociedad. Seguramente al joven le gustaba practicar algun deporte, escuchar alguna música en particular o simplemente ir al cine.

*Los padres no se deben ilusionar con que es fácil restablecer un dialogo con el hijo y que éste abandone la secta. Es prudente que los padres busquen ayuda profesional o que conozcan a otros padres que han pasado por ese mismo drama.

*Por ultimo es muy importante que los padres no cedan nunca a los pedidos de dinero del hijo o a las extorsiones que 'se van a marchar para siempre de la casa'. No nos olvidemos que todo lo que le entreguen al joven ira a parar a la secta. Incluso la vestimenta que le adquieran.

Niños en sectas

En el juicio realizado por la Audiencia de Barcelona contra Vicente Lapiedra, lider de la secta CEIS,y donde la fiscalía pidió l8 años de prisión por corrupción de menores, prostitución y proxenetismo, una abuela relato que al ser detenida la madre y al quedar a cargo de la nieta, de tan solo seis años, esta antes de irse a dormir, abría las piernas y le pedía a su abuela que le acariciara el sexo. En la secta Los Niños de Dios se les enseña a los padres que 'eduquen' sexualmente a sus hijos desde el primer año de vida. A partir de ese momento se les acariciara el órgano genital y al llegar a los cinco o seis años las madres le succionaran el pene. De esta ultima aberración, quien esto escribe tiene fotos que así lo acreditan. Pero sin irnos a tal extremo en la causa iniciada contra Juan Unger en el Juzgado de San Isidro vemos que una menor de l0 años declara que el líder de Las 8 Reinas le acaricia y manosea la parte vaginal. Esta declaración además es corroborada por la psicóloga que la atiende.

Como podemos observar son los niños quienes mas sufren las consecuencias de las sectas destructivas. Y no solo aquellas que incentivan el sexo, las que lo prohiben también son perjudiciales. Por ejemplo Prabhupada, el líder de los Hare Krishna expresa que: "las relaciones intimas de la familia -se refiere a padres e hijos- no son mas que una enfermedad de la piel". Es que en definitiva en las sectas destructivas se destruye el concepto del núcleo familiar; se diluye el control de los padres biológicos y el líder de la secta pasa a convertirse en el nuevo padre, mientras que la secta cumple el rol materno.

Shirley Landa, especialista y educadora, cofundadora de la Citizens Freedom Foundation expresa que los niños que salen de sectas distintas presentan problemas similares a su psicología y comportamiento. "Estos características -dice Landa- podrían compararse con los rasgos comunes que tenían los niños que habían estado en campos de concentración durante la segunda guerra mundial(el síndrome de supervivencia de campo).En l949,Friedman realizo un estudio sobre 84 de estos niños. Las torturas, las injurias, el hambre,etc., dejaron sus efectos en el comportamiento emocional del niño. Minkowski, psiquiatra frances, se refirió a este comportamiento dándole el nombre de 'anestesia afectiva'. Esta era una descripción exacta del tipo de comportamiento que presentaban estos niños en relación con los demás, eran emocionalmente superficiales e insensibles. Este modelo de comportamiento se atribuyo a la supresión del miedo y de las ansiedades. Las reacciones defensivas de estos niños con la libertad o el alivio y les eran extremadamente perjudiciales cuando intentaban reanudar sus vidas normalmente. La supresión de las emociones es similar en muchas sectas en el sentido de que los niños no pueden vivir su niñez de una manera normal.

Ya hemos señalado que en las sectas destructivas tanto los adultos como los niños pierden su identidad individual para pasar a asumir la del grupo. Desde ese momento el líder de una secta decide, por ejemplo, que un niño debe ser castigado, los padres no solo permanecen a su lado sino que también, a menudo, participan en las torturas y palizas que serán fatales a sus hijos, la mayoría de las veces.

La libertad de religión es algo que no se cuestiona en un país libre. Sin embargo, esa libertad no puede permitir que el devoto y el grupo priven a sus niños del derecho a crecer y desarrollarse como niños normales(bajo el control, la formación, el apoyo y la protección de sus propios padres).Los niños deben gozar del derecho a recibir cuidados médicos apropiados y una educación decente, como así también recibir todas las vacunas necesarias.

Quisiera destacar que en nuestro país los primeros que interpretaron la gravedad de los menores en sectas fueron algunos asesores de menores. Por ejemplo fue muy importante el rol que jugo el asesor de Menores de la Camara, Dr.Alejandro Molina, para que una menor que vivía con su madre dentro de la secta Las 8 Reinas fuera restituida al hogar paterno. En su informe señalo que: "la menor ha optado por aceptar 'una ley' por la que se mantiene inmovil e incapaz de dejar que afloren deseos o sentimientos y por la que posiblemente 'pueda dar su vida' como afirman los psicólogos a partir de experiencias en la materia...lo que le pasa a la menor es algo que no podemos determinar exactamente, si es víctima de una sugestión hipnótica o si se encuentra sometida a un vinculo de 'locura enloquecedora' o cuestión similar que la psiquiatría y la psicología describen, quizás lo sabremos cuando tome un mínimo de conciencia de la realidad y pueda expresar algún sentimiento, todo eso que por ahora es imposible y que justifica que se tomen medidas para su protección.."

 

Desprogramadores

Ya hemos observado que cuando alguien ha sufrido un proceso de modificación del pensamiento solo puede recuperar sus capacidades psíquicas sometiéndose a un adecuado tratamiento clínico. Si el joven es menor de edad y los padres no integran la secta con una simple orden judicial si le puede prohibir asistir al culto y obligarlo a un tratamiento. Cuando el joven es mayor de 21 años no se lo puede obligar a abandonar el grupo y es alli cuando muchos padres que han leído algo sobre el tema de las sectas me plantean una posible desprogramacion.

En primer lugar les explico que la ley protege la libertad ideológica y religiosa. Además les señalo que el tema de la desprogramacion es un tema urticante, especialmente en la Argentina, ya que significa utilizar métodos similares a los de la secta y sobre todo, asumir el secuestro liso y llano de una persona.

Este método, que ya casi no se utiliza en la actualidad, consistía en que una persona con sólidos conocimientos psiquiátricos, conocedor de las religiones y especialmente de las sectas destructivas, junto a su familia secuestrara al joven y lo encerrara en un departamento. Allí el desprogramador empezaba a discutir con el adepto durante dos o tres días hasta quebrarlo emocionalmente. A partir de esa apertura emocional el joven comenzaba a comprender el infierno que vivió y con una terapia adecuada el joven recupera los elementos de su propia personalidad. El utilizar estas técnicas daba argumentos a las sectas para que presentaran demandas ante la Justicia por secuestro y torturas, hechos que no sucedían en una desprogramacion. En general los jueces no condenaban a esos padres y fallaban contra la secta. Pero ya hemos explicado que lo importante es no darle ningún tipo de argumentos a los grupos sectarios.

 

*Capitulo extraido del libro Sectas, Cuando el Paraiso es un Infierno, de Alfredo Silletta. Editorial Beas, Bs.As.,l992