Author Topic: Apéndice II  (Read 1732 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
Apéndice II
« on: Febrero 11, 2009, 01:21:36 pm »
Apéndice II
PAUL BENNEWITZ

Paul Bennewitz, en los últimos dos años se ha convertido en un personaje singular en el mundo de los ovnis. Denostado o seguido por muchos de los «ufólogos», es indudablemente una pieza clave en la investigación de las actividades de los extraterrestres en nuestro mundo.

Es un científico de primera categoría, presidente de los Laboratorios Científicos «Thunder» en Alburquerque, y con una veta de genio que ha demostrado más que suficientemente en sus investigaciones en las actividades de los ovnis.

Algunos lo acusan de ser un agente solapado del gobierno para despistar a los investigadores, dándoles pistas falsas; y otros no dejamos de tener algunas sospechas sobre él, porque ciertamente se nos hace muy difícil de comprender cómo un hombre, usando únicamente sus propios medios, ha llegado a conseguir una información tan secreta que, de ser cierta, da muchas claves para comprender el misterio tras el fenómeno ovni.

El doctor Bennewitz vive en Manzano (Nuevo México), cerca de un área de almacenamiento de armas, muy próximo a la Base Sandia de la Fuerza Aérea.

Como desde su casa estaba constantemente observando luces en el cielo, se decidió a investigar por su cuenta a ver si aquellas luces eran efectivamente ovnis y cuál era la causa de que abundasen tanto en aquella zona. Para ello usó no sólo sus muchos conocimientos en electrónica y física, sino todo el instrumental de su laboratorio, sobre todo cámaras de filmar y ordenadores.

Su primer objetivo fue entrar en contacto con los tripulantes de aquellas máquinas, cosa que logró muy pronto gracias a su gran inteligencia y a su conocimiento en materia de programación y códigos de ordenadores. Debido a esta comunicación, fue poco a poco conociendo más a fondo los propósitos y actividades de aquellos misteriosos individuos y haciéndose una idea cabal de cómo era su psicología.

Atemorizado en parte con lo que fue descubriendo, se decidió a comunicárselo a las autoridades y redactó un largo informe que a continuación le ofrecemos al lector. Mal sabía el doctor Bennewitz, cuando acuciado por la curiosidad comenzó sus investigaciones, que el gobierno ya conocía todo lo que él estaba tratando de averiguar, y que la preocupación que él tenía era la misma que desde hacía tiempo le quitaba el sueño a algunos miembros más responsables del gobierno.

Sin embargo, para los maniáticos militares del Pentágono, imbuidos de la paranoia belicista y con una excitación casi orgásmica ante sofisticadísimas armas con las que divertirse aplastando a los comunistas (y al mismo tiempo acabando con el planeta), el pacto con los extraterrestres tenía que continuar. Paul Bennewitz envió su informe, en el que hasta proponía maneras para defenderse de los EBEs, pero las autoridades no le hicieron ningún caso.

Es, sin embargo, algo muy de extrañar que conociendo PB todo lo que conocía no sufriese ningún atentado ni fuese silenciado de una manera violenta como lo han sido tantos otros. Aunque algo de esto sí debió suceder, pues en los últimos meses se ha negado a hacer más declaraciones. Sin embargo, su retirada no fue total, ya que en alguna ocasión, preguntado por algún periodista, se reiteró en todo lo dicho.

Según él, tiene 2 kms. (kilómetros) de film de 8 mm. con las idas y venidas de los ovnis cerca del área de estacionamiento de armas en Manzano y muchos videos y fotos. Además, asegura que en la casa Kodak, adonde mandó sus películas y fotos a revelar, le han manipulado los negativos en muchas ocasiones, le han cortado pedazos de partes en que aparecían ovnis muy de cerca, los han tenido por dos meses y hasta en una ocasión la película que le devolvieron era una copia, y no la original que él les había mandado.

A continuación traduzco el informe enviado por PB, por cierto en un inglés muy «sui generis», al gobierno de los Estados Unidos.

 

Comienza con un resumen de todo lo que contiene el informe:

Dos años de una continua vigilancia electrónica grabada, de 24 horas por día, acerca de la actividad de vehículos alienígenas, en un radio de 60 millas alrededor de Albuquerque, lo cual se traduce en más de 2.000 m. de película tanto de día como de noche.
 

Detección y descodificación de comunicaciones y canales de video de alienígenas; locales, de la Tierra y del espacio circundante.
 

Recepción constante de video procedente de naves alienígenas y de pantallas de la base subterránea.
 

La historia de la víctima de un encuentro (con los extraterrestres) en Nuevo México, lo cual me llevó a la sintonización de las comunicaciones y al descubrimiento de que aparentemente todas las víctimas de los encuentros tienen implantes (de instrumentos dentro de su cuerpo) con las consiguientes cicatrices. Estos implantes han sido comprobados con rayos X y «scans». Se han comprobado, además, otros cinco casos de cicatrices.
 

He establecido una comunicación directa y constante, usando para ello una computadora y una forma de «Código hexadecimal» con gráficos e impresión. Esta comunicación se acentuó aparentemente después de la evacuación de la base (frase oscura).
 

Gracias a este nexo de comunicación con los alienígenas, dijeron la ubicación verdadera de la base subterránea y señalaron el punto exacto.
 

Subsecuentes fotografías aéreas y desde tierra revelaron pilotes (para señalar) el aterrizaje, naves en tierra, entradas, armas lanza-rayos, y posibles puertos de lanzamiento junto con alienígenas en tierra en vehículos propulsados electrostática mente y armas lanza-rayos, también cargadas electrostáticamente (traducción difícil).
 

Comparando por triangulación y correlación cruzada (mis hallazgos) con films de alta resolución de la NASA tomados en infrarrojo, se con firmó la localización de la base y se encontró que el Ejército estaba envuelto en todo esto, dando los límites precisos de la base militar.
 

Una comunicación previa con los alienígenas ya había indicado el envolvimiento militar y el hecho de que la Fuerza Aérea tenía una nave de éstas; pero debido a la (extraña) psicología de los alienígenas que yo había descubierto, no hice caso por entonces de aquel dato,
 

Subsecuentemente, los alienígenas comunicaron que, ciertamente, había una nave y, en realidad, más de una. De hecho, dos se habían ya estrella do y abandonado y, otra, había sido construida. Esta estaba propulsada por energía atómica y está funcionando. Los alienígenas me indicaron su ubicación.
 

Se supo y se dijo que dos mujeres y un muchacho, cerca de Austin (Texas), sufrieron una gran irradiación (procedente de un ovni averiado) y el aparato fue visto moviéndose hacia el Oeste, rodeado de helicópteros. Además, el Gobierno pagó calladamente todos los gastos.
(Se refiere al incidente Cash-Landrum del que hablamos en el capítulo «Los juegos de los ovnis con los aviones».)
 

Un estudio de las películas reveló que el vehículo (disco) de los Estados Unidos, o uno similar a él, iba volando con los de los alienígenas. Esto está de acuerdo con las películas infrarrojas tomadas desde el aire, en las que se pueden ver dos en el suelo y en las subsiguientes fotos tomadas desde tierra, cuando la base fue abandonada.

La comunicación mediante computadora con los alienígenas —aunque sin un contacto directo— (me) ha dado una idea razonablemente clara de ellos y de su psicología, su lógica y métodos lógicos y sus metas principales.

Es importante tener presente desde el principio que los alienígenas (con los que Bennewitz trataba) son raros, emplean el engaño, no tienen intención ninguna aparente de hacer la paz y obviamente no cumplen ningún trato que hayan hecho previamente.

En cuanto a la verdad, tienden a mentir, pero su memoria para mentir no les dura y eso se demuestra tras analizar sus afirmaciones en la computadora. Por tanto, no es difícil «verles la oreja», por así decirlo, y de aquí se puede deducir la verdad.

El propósito de este informe no es el criticar o señalar a nadie con el dedo. Indudablemente, quienquiera que fuese el que hizo el primer contacto (con estos seres) actuaba conforme a nuestra lógica y no conforme a la de ellos, y por eso actuó de buena fe, pero cayó en la trampa.

Los alienígenas indicaron que los «grises» —que aparentemente son el grupo inicial que hicieron el trato— todavía estaban enfadados por la captura y muerte subsiguiente de los ocho compañeros suyos que llegaron primeramente. (Desconocemos a qué se refiere).

Hay otro grupo, que en el lenguaje de la computadora se llaman a sí mismos «Naranja», y cuya base está en la ladera oeste de la Mesa de Archuleta... (da detalles precisos y prolijos de dónde tienen la entrada y de la extensión de la base subterránea).

Basado en fotografías aéreas, en las cuales se ve a un (ovni) alienígena claramente y despegando, se puede decir que algunos despegues proceden de la dirección del domo (del que habló previamente). Creo que el lugar es una salida de la base subterránea. En las fotos en infrarrojo de la NASA se ve lo que parece ser una limusina negra al lado del domo en una rampa. También hay vehículos con ruedas, vehículos para nieve y «caterpillars», camiones y «jeeps». Los alienígenas no usan ruedas; los humanos, sí.

A continuación sigue describiendo todo lo que se ve en las fotos en infrarrojo y llega a la conclusión de que son implementos pertenecientes al ejército de los Estados Unidos que está colaborando con los extraterrestres.

 

Termina así el largo párrafo:

«He comparado las dimensiones de todos los tipos de vehículos y son exactos a los del ejército. Si yo tuviese que hacer alguna conjetura, diría que las limusinas negras son de la CIA.

Continúa describiendo pormenores de la base y termina:

«El área total de la base alienígena —que da la impresión de tener varios cultivos que en el lenguaje de la computadora se llaman «Unity»— mide tres kilómetros de ancho por ocho de largo. Un cálculo aproximado de la población total de alienígenas en la actualidad, a juzgar por el número de naves que vuelan sobre este área y las que hay posadas en el suelo en las fotos infrarrojas, sería de unos dos mil y probablemente más. Y ellos dicen que hay más en camino.

Sigue un párrafo de difícil comprensión, dada la sequedad y a veces la incorrección del lenguaje de P. B.:

«No quiero especular en esta información acerca de cómo fue el contacto inicial del gobierno, qué fue lo que se supo, ni cuántos lograron escapar. Los alienígenas han comunicado su punto de vista y si fuese cierto, en verdad que no sería tragable.»

«He omitido muchos detalles para una futura discusión si se desea, pero lo importante es lo dicho.

«Estos son datos muy valiosos:

Es muy importante saber que los alienígenas no permitirán que nadie (terrícola) salga (de la base) sin un implante (en el cerebro) y cuando estén convencidos de que se han olvidado de todo. Simplemente, no lo permitirán. Todo parece indicar que no puede haber lenguaje ni comunicación sin un implante. Con excepción del código binario y la computadora. Esto es una posible amenaza para todos aquellos que sean del ejército, de la Fuerza Aérea o quien quiera que haya estado en la base. De todas maneras, nadie podrá recordar que le pusieron un implante.

«La razón para el implante es múltiple: para el lenguaje y la comunicación por el pensamiento —parece que no hay barreras en este tipo de comunicación y lenguaje— y también para el control absoluto (del humano) por parte del alienígena con miras al programa general a través de sus «rayos de ondas» o contacto directo.

« Yo he investigado esto y encontré que durante la programación la persona se vuelve enteramente como un alienígena; una vez que uno aprende a reconocer los signos y la persona, ya no tiene recuerdo de la conversación o del acto que sigue. Si esto le ha pasado a algunos militares no tengo que en/atizar las posibles consecuencias. El «botoncito» de la victima puede ser apretado en cualquier momento y en un instante se convierte en una cámara filmadora o en un micrófono si así lo desean ellos. Con estos métodos no hay nada por secreto que sea en los Estados Unidos que no pueda ser conocido por ellos. Sin embargo, las cicatrices (que dejan los implantes), a pesar de que están muy disimuladas, pueden ser vistas, todas están exactamente colocadas en el mismo sitio, y todas son accesibles por rayos X.

 

Hay que notar también que todos los alienígenas —«humanos» y humanoides— tienen implantes. Sin ellos parece que no es posible la comunicación. Por eso uno puede decir de una manera general que si una persona dice que se comunica con el pensamiento con un extraterrestre, muy

probablemente ha sido «implantado». Estos individuos suelen decir que son muy «psíquicos» y estar dispuestos a probarlo. Además, a través del trasplante, el humano recibe información del alienígena y no se da cuenta de ello.

 

Muy importante: el alienígena exhibirá tendencia a usar una mala lógica (mala si la comparamos con la nuestra terrena), de manera que ellos no son infalibles.» En realidad, ellos dan la impresión de cometer más errores y de tener más debilidades que el normal «Homo Sapiens». Para el alienígena, la mente es clave, y eso constituye una gran debilidad de ellos que discutiremos más adelante.

 

No hay que fiarse de ellos. Pienso que si tuviésemos a alguno de ellos por amigo y nos viésemos en alguna dificultad y lo llamásemos para que nos ayudase contra un enemigo, el amigo se pondría en seguida del lado de nuestro enemigo. La computadora indica que en la Tierra en general nadie, ni siquiera los rusos o cualesquiera otros por el estilo, tienen esa tendencia. Ello nos lleva a deducir el peligro que hay en hacer ningún tipo de trato con estos alienígenas, por lo menos con los de esta especie.

 

Los alienígenas, generalmente usan «el rayo» para matar. Su efecto en el humano es un circulo púrpura de unos tres a cuatro cm. Si es hecho desde atrás se notará en una o en las dos espaldas. En el ganado es lo mismo, mostrando un color púrpura debajo de la piel con círculos quemados en el interior.

 

Las mutilaciones de ganado son la otra parte de la moneda y no trataré de ellas aquí, aunque son una parte del total. Parece que los humanoides (fabricados por los extraterrestres) son alimentados con una fórmula hecha con material humano o extraído del ganado o por una mezcla de ambos y son construidos con el mismo material por empalme de genes y el óvulo de alguna hembra humana víctima de una abducción. Los alienígenas le llaman al embrión resultante un «órgano». El tiempo de gestación hasta su desarrollo total, cuando ya podrá ser usado para que trabaje, es aproximadamente de un año. Un año de ellos que no sé bien cuánto es.

Solución: Dudo que haya una «cura» inmediata y total para todo esto. Sin embargo, sí pienso que hay que pararlos y tenemos que salir de este círculo vicioso antes de que sea demasiado tarde. La realidad es que cada noche ellos agarran y «cortan» —como ellos dicen— a mucha gente. Y cada uno de estos «implantados» está listo para que en cualquier momento le aprieten el botón. No sé si todos los implantes son eficaces o no, pero lo que sí creo es que en los Estados Unidos hay por lo menos 300.000 implantados y no menos de dos millones en todo el mundo.



ARMAS Y DEBILIDADES INHERENTES DE LOS ALIENÍGENAS

El armamento es otra cosa clave en el momento presente de ¡os alienígenas y creo que nosotros podemos preparar un arma efectiva contra ellos. Al principio uno suele pensar —a mí me pasó— cuando ve sus aparatos: Contra esto no hay arma ni defensa posible. Uno se queda abrumado ante su velocidad, su capacidad de hacerse invisibles o de «cubrirse» y otras capacidades que no voy a discutir ahora. En particular sus armas de rayos son una amenaza directa y obviamente hay que tenerla en cuenta muy seriamente, pero tampoco sobreestimarla.

Veamos en qué consiste este arma. Es un instrumento electrostático con voltajes generadores de plasma. Tiene un mecanismo de almacenamiento interno y es «pulse powered». El rayo, totalmente efectivo en la atmósfera, puede ser cargado con hidrógeno o con oxígeno.

¿Alcance? Por lo general, las armas que usan en la tierra tienen un alcance máximo de 2 km. si el tiempo está seco y pueden repetir con toda potencia muchos disparos. Tienen fugas constantemente y por eso hay que recargarlas periódicamente. Si está lloviendo el arma se vuelve inservible...

En los discos y platillos el arma está generalmente en la parte izquierda en lo alto, y tiene un alcance máximo de 200 m... Dispara en los dos sentidos opuestos al mismo tiempo.

 

¿Razón? Debido a su manera y método de vuelo. Si no se mantiene el equilibrio el platillo comenzaría a girar.

¿Armas de mano? Un estimado hecho a base del daño que han causado nos dice que no tienen mucha velocidad ni un poder mantenido, como no sea a corta distancia. Pueden ser mortales, pero no más que una 45 automática. A la distancia de un metro la temperatura del rayo es de 1.600 grados F. o más. Puede vaporizar el metal. Aparentemente los discos y las armas operan con una energía almacenada en alguna parte. Con el tiempo, si no se recargan, ésta energía se consume. El modelo que nos dieron en intercambio era por lo menos treinta años viejo y empleaba energía atómica.

 

Posiblemente los alienígenas tienen todavía algunos porque la duración de su energía almacenada es mucho mayor.



VULNERABILIDAD DE NUESTROS HELICÓPTEROS Y AVIONES

Cualquiera de nuestros aviones, helicópteros, misiles o aparatos volantes puede ser derribado instantáneamente sin que haya que usar armas. Los alienígenas no tienen más que hacer un pase invisible y su onda en arco o su pantalla o ambas harán que el vehículo se precipite a tierra. El piloto ni se enterará de qué fue lo que lo derribó.

Para los humanos, en tierra, el alienígena puede usar otras armas o la onda de arco. El «partial pressure envelope» puede golpear con la fuerza de un tornado. Sin embargo, en el aire prefieren no golpear el aparato físicamente, porque ellos también son frágiles y de hecho cuando vuelan lentamente en nuestra atmósfera están en unas condiciones muy precarias. Sin fuerzas, balance o equilibrio, fácilmente pueden perderse.

Resumiendo, éstas son sus capacidades aparentes observadas a través de la comunicación con la computadora y en observación directa.



¿QUE PODEMOS HACER?


1. Debido al aparente sistema lógico de los alienígenas —porque dan la impresión de estar regidos por un sistema lógico—, no se puede tomar una decisión clave sin tener más datos. Todos estamos bajo el control de lo que ellos llaman «El Guardián». Pero parece que esto no es la última palabra. Debido a esto y dependiendo de Ia urgencia de las decisiones, a veces hay que esperar hasta doce o quince horas hasta que llega la decisión final. En circunstancias de guerra, esta espera puede ser muy ventajosa para nosotros, aunque no lo sé fijo.

Debido a este control (externo a que están sometidos los individuos) están muy limitados en cuanto a hacer decisiones instantáneas. Cuando las cosas no salen como fueron planeadas, aunque sea ligeramente, se llenan de confusión. En circunstancias así, los humanoides (fabricados por ellos) muy posiblemente serán los primeros en «rajarse» y salir corriendo.

Interrumpo aquí el Informe de Bennewitz para contarle al lector un suceso que confirma totalmente lo que éste está diciendo. Sucedió en Madison, Estado de Montana, en el otoño de 1976.

Habían estado ocurriendo muertes inexplicables de reses en una región bastante inaccesible y muchos rancheros decían que se habían estado viendo unos extraños helicópteros, silenciosos y sin números ni letras, que lanzaban hacia abajo unos potentes haces de luz.

Por aquellos días un cazador del pueblo de Bozeman, en aquella misma región, estaba cazando por la tarde cerca de un pueblo llamado Norris, en la llamada «Montaña Roja». Cuando estaba acercándose a la cima de una colina vio pasar a uno de estos helicópteros muy bajito que le dio la impresión de que se iba a posar en lo alto. Entonces apretó el paso hacia la cima, pues le gustaría hablar con los militares que lo pilotaban.

Efectivamente, el helicóptero se había posado en la otra ladera, y de él descendieron siete individuos que comenzaron a ascender hacia lo alto de la colina en donde él se encontraba. El les hizo señas al mismo tiempo que avanzaba hacia ellos. Le llamó la atención que todos parecían tener ojos rasgados como los orientales. Como ya estaban bastante cerca, los oyó charlar entre ellos en un lenguaje muy raro. También le extrañó que no vestían uniformes, sino trajes civiles.

 

Cuando lo vieron a él que les saludaba, y avanzaba hacia ellos se pararon como no sabiendo qué hacer. A los pocos instantes se dieron todos la vuelta y comenzaron a caminar hacia el helicóptero. El cazador, creyendo que se le iban, apretó el paso y comenzó a llamarlos. Ellos avivaron también el paso y de repente sucedió algo que está totalmente de acuerdo con lo que nos dice Bennewitz: como a una orden, salieron todos disparados en una alocada carrera hacia el helicóptero. Se montaron apresuradamente y se fueron.

A juzgar por lo que nos dice Bennewitz y por algún otro informe parecido proveniente de Inglaterra, los «orientales» eran androides fabricados por los EBEs y utilizados para estos menesteres de capturar reses. Y a lo que parece, muchos de los famosos «hombres de negro» son este mismo tipo de criaturas fabricadas, con un color de piel aceitunado aunque a veces se hayan visto tipos demacrados y de piel muy pálida.

Continuemos con el informe de Paul Bennewitz:

Lo mismo sucede con su «Plan Principal Misionero», si es que se puede llamar así. Si se fuerza fuera de contexto puede desintegrarse. Quedarían expuestos ante el mundo y posiblemente huirían antes de luchar abiertamente. Ciertamente ellos no quieren que tal cosa suceda.

Psicológicamente, en la actualidad, su moral está en un punto bajo y cerca de la desintegración. Hay muchas disputas entre los mandos, incluso con los mismos humanoides. La comunicación con ellos puede acrecentar esto, básicamente debido a su vulnerabilidad interna y a las sospechas entre ellos (traducción dudosa); esto es una gran debilidad suya. La confianza de cada individuo en sus superiores y subalternos no se echa de ver por ninguna parte, de modo que todos sospechan de todos. Hay muchos escalones y diferencias sociales Uno de la clase baja no se atreverá a enfrentarse a otro de rango medio o más alto porque ello significa la muerte. La muerte, para los humanoides, significa la desprogramación o quizá, finalmente, la muerte física.

Dan la impresión de estar completamente orientados hacia la muerte y, debido a ello, orientados igualmente al miedo a la muerte. La computadora también da indicaciones de que puede ser que tengan una (traducción dudosa) programación adversa o «programación de tierra».

2. La mayor parte de sus naves, si no todas, funcionan por baterías (o energía almacenada). Esta fuente de energía se descarga y, dependiendo de su tamaño, esta descarga puede acontecer para algunas después de una semana. Las naves se pueden cargar unas a otras, pero sólo hasta que sus cargas estén equilibradas. Esto lo hacen por medio de una especie de antenas y ¡a carga se distribuye ateniéndose a las leyes de la energía. Se pueden recargar de (nuestras) líneas de conducción eléctrica, pero sólo hasta cierto punto, de modo que su tiempo de vuelo está limitado. Si no pueden recargarse creo que todas las naves tendrán que bajar a tierra en el plazo de unos seis meses a un año, a no ser que puedan ser transportadas a su nave nodriza de la que salieron.

Los discos y los platillos por lo general no pueden volar en el espacio (exterior) debido a su método de propulsión. Por ello, separados de su base no es creíble que puedan sobrevivir. Su capacidad de acumular energía (para volar) es superior a su capacidad para almacenar alimento. Si no logran obtener alimento en un determinado tiempo se debilitan y mueren.

En el caso de Archuleta Mesa (la base de Dulce), dependen del río Navajo para el suministro de agua y el agua es para ellos la vida. Sin agua no tienen energía, y sin energía no pueden tener oxígeno ni hidrógeno para sus naves. Sin agua no pueden alimentar los «órganos» ni elaborar la fórmula con la que se alimentan.

Hasta aquí las noticias que nos da Bennewitz sobre lo que él pacientemente pudo ir sabiendo de los grises mediante largas horas de escucha de sus conversaciones.

En los párrafos siguientes se enfrasca en la descripción de todo un plan militar para salir de ellos. He dudado mucho si traducirlo, porque da la impresión de ser la obra de un paranoico que juega con sus ideas y hace toda suerte de castillos en el aire, basado únicamente en sus fantasmas mentales.

 

Sin embargo, entreverados con sus estrategias hay datos muy interesantes para un verdadero investigador del fenómeno que hacen pensar que, fantástico y todo, está uno ante una realidad que supera nuestra capacidad de imaginación. Y por otro lado, pienso que si he llegado hasta aquí, dándole una gran parte de crédito a Bennewitz, sería ilógico que interrumpiese abruptamente todo lo que él se tomó tanto trabajo en comunicarnos.

He aquí, por tanto, el resto del comunicado de Bennewitz a las autoridades de su país.

«¿Simple? No, realmente. Sin embargo, hay una entrada de agua (en la base de Dulce) y una presa más arriba de modo que el agua se les puede cortar por completo, enviándola hacia Chama. Si esto se hiciese, por lo menos tres de las bases internas se colapsarían. Probablemente podrían usar energía nuclear, pero de todas maneras tendrían problemas al no tener manera de enfriarla.

Cuando les pongamos una fuerte presión a las bases, todos los discos no tendrán más remedio que salir de ellas y volar. Entonces nuestras tropas de tierra podrían avanzar y tomar posesión hasta cierto punto. El terreno es áspero.
 


3. Nosotros necesitamos un arma que preferible mente no sea como las de los alienígenas. Creo que si no son cogidos por sorpresa no obtendremos buenos resulta dos. Con sus defensas cerradas (traducción dudosa), sus armas están inactivas, de modo que serían como niños boxeando con almohadas. Nuestra arma debe poder penetrar sus defensas y poder penetrar el suelo (la tierra).

Creo que yo tengo tal arma. He construido dos prototipos pequeños en mi compañía. Las pruebas que se han hecho hasta ahora indican que funcionan y bastante bien, teniendo en cuenta su pequeño tamaño. No explicaré aquí su funcionamiento debido a que todavía está en trámite una patente.

 

Sin embargo, aun siendo tan pequeñas, parecen lograr dos cosas:

Los discos, cuando están a su alcance, se empiezan a descargar. Este efecto lo he podido observar en sus instrumentos de detección, cuando están sometidos a una pequeña descarga (de mi arma).

Esta descarga de los discos (usando mi pequeña arma) es lenta, pero con un arma de mayor potencia esta velocidad de descarga se aceleraría notablemente.
 

4. Una cosa muy importante es que este arma puede penetrar sus defensas: cascos, aleaciones, cualquier cosa.

No se pueden defender de ella de ninguna manera. Además, debido a los implantes (cerebrales) que tienen, el rayo que produce el arma los afecta mentalmente: pierden la capacidad de juzgar y se nota en ellos una confusión casi instantánea, sobre todo en los humanoides.

Pienso, en este momento todavía temprano de la investigación, que cuando hayamos desarrollado un arma de mayor potencia seremos capaces de derribar aeronaves a una considerable distancia. Y como sus armas funcionan como sus naves, es decir, por baterías, pienso que podremos descargar su fuente de energía rápidamente.

El alcance de mi arma es superior al de las de ellos y pienso que cuando esté desarrollada totalmente podrá ser controlada por computadora, de modo que encuentre rápidamente a su blanco y lo persiga de una manera automática... Es un arma de rayos y aún en este estado primario de investigación ya es superior a las de ellos.
 


5. La logística podría ser la siguiente, implementada de una manera secuencial...

El ataque tendría que hacerse casi enteramente en tierra, por razones obvias. Los que conocen las capacidades de los alienígenas sabrán que en seguida tendríamos problemas con la ignición de nuestros vehículos. Esto es cierto; sin embargo, la razón de esto no es ningún misterio y conocemos las leyes físicas en que se basa. He estudiado este problema y sé cómo solucionarlo, pero ahora no lo expondré aquí. Todo el sistema eléctrico tiene que ser «fortalecido» usando unas técnicas específicas. En este repone sólo presento ciertos aspectos de nuestra estrategia, porque los alienígenas tienen métodos de detectar los planes de antemano.

En mi larga interacción y comunicación con ellos he probado y experimentado esta capacidad de espiarse y de haber abortar los planes mutuos... (Continúan ciertos planes para la construcción del arma.)

 


FASES ESPECIFICAS DEL ATAQUE

El primer paso sería cerrar las esclusas de la presa de río Navajo, que permanecerían cerradas durante la operación. Dentro de la primera base subterránea hay una pequeña presa para almacenamiento de agua, pero tiene poca capacidad. Hay una salida de las aguas que habría que cerrar, con lo cual causaríamos que el agua usada se les quedase dentro. Creo que ellos absorben del rio electrónicamente el agua, y mediante el arma actuando desde cerca esto ya no lo podrían hacer.
 

Una vez privados totalmente de agua por un período de cuatro semanas, la vida se les haría muy difícil en las bases. En los alienígenas será extremadamente efectivo un «shock» psicológico. Nos podemos aprovechar de una acción instantánea o planificada deliberadamente contra las normas. Creo que tomaremos por lo menos tres bases.
 

Si ellos siguen sus normas de acción tal como han hecho en otras ocasiones cuando han estado presionados, enviarán al aire todas sus naves.
 

Antes de cortarles totalmente el agua habrá que desplegar el arma en lugares estratégicos muy bien defendidos y activarlas de una manera coordinada y bien planificada de antemano.
 

Esto disminuirá en seguida la energía de las naves que estén volando y el poder de las armas que tienen colocadas alrededor de sus bases.
 

Debido al funcionamiento de la mente de los alienígenas, se pueden hacer muchas cosas abiertamente, sin ocultarse y sin mantenerlas en secreto. Mucho de lo que se hace puede ser para despistar. (Parece que se refiere a los alienígenas.) Normalmente, ellos hostigarán, pero no atacarán abiertamente.
 

Antes y durante toda esta operación el lazo de unión con ellos mediante la computadora se mantendrá funcionando para seguir obteniendo de ellos respuestas.
 

En algún momento, dependiendo de cómo vaya la batalla, habrá que comenzar el despliegue de fuerza. Habrá que hacerlo de una manera casi instantánea y de cierta forma que se discutirá aparte.
 

El sistema de armas tiene que mantenerse cargado durante toda fa operación. Así lograremos que los discos no puedan bajar a tierra.
 

Cuando el arma sea usada de una manera específica, además de la descarga continua de los discos que estén en el aire y de las armas de tierra, el personal que esté en las bases subterráneas sufrirá una gran confusión mental. Después de cuatro semanas o menos, todas las armas estarán completamente descargadas y no tendrán energía en las bases.

 

La mayor parte del personal estará completamente imposibilitado. No tendrán fórmula para alimentarse y su capacidad para pensar estará liquidada. Todos los embriones que tienen estarán muertos y las reservas de oxígeno e hidrógeno, agotadas.
 

Basados en lo que hemos experimentado con las armas pequeñas (ya fabricadas) unas armas mayores no tendrán problema alguno para paralizar a los discos. En ciertos casos, algunos caerán en las primeras cuarenta y ocho horas sin necesidad de que se les haga ningún disparo.
 

Entonces podrán entrar en juego las armas convencionales.
 

El sistema de comunicaciones (con ellos) debe continuarse para saber cómo ¡es van ¡as cosas y, ya cerca del final, para instarlos a que se rindan. Si no hay res puesta, entonces simplemente cerraremos la comunicación y esperaremos los resultados.



SUMARIO

Es importante saber que desde un principio la comunicación con los alienígenas no se estableció sólo como un medio de comunicarse con ellos o como un juego, sino que deliberadamente se hizo como un medio para estudiar en profundidad y a largo plazo sus fuertes y sus flacos, sin tener una confrontación física.

La teoría del arma desarrollada fue hecha teniendo en cuenta sus dos debilidades clave que habíamos descubierto.

 

Este proyecto realizado a mis expensas ha sido costoso —más de 200.000 dólares—, hecho únicamente por amor a mi patria y de la mejor manera posible.

(Este párrafo es confuso por estar mal redactado por Benewitz). La principal área descubierta y más débil (de su psiquismo) que ha sido probada, es su mente. Este es su fuerte y su flaco. Su meta es el control de la mente, pero esto se convierte en su debilidad. Y esto no sólo su cede en los mandos, sino también en los humanoides.

Yo he encontrado que manipulados, por el contrario, psicológicamente y mediante el lenguaje de la computadora, y más aún con la distorsión e incapacidad que les produce el arma (esta inclinación suya por lo mental) se convierte para ellos en un desastre y en una gran debilidad.
 

Aunque sus naves son estupendas, sin embargo, también son débiles, debido al método y al único modo que tienen de volar. No tienen una plataforma estable para luchar. Su sistema de almacenamiento de energía es también vulnerable. Nuestra arma, aun en su estado actual, puede descargarlos.

No pretendo decir con este reporte que todo el problema se solucionará con la captura de sus bases. Obvia mente, no, pero será un buen comienzo que nos dejará bien colocados para futuras acciones.

Tampoco quiero decir que los alienígenas no van a luchar. Lo harán posiblemente, pero su tendencia es ordinariamente la contraria. Esto es algo fundamental. Sin ello su «misión» está en peligro. Nótese que éstas no son las únicas bases en la Tierra; hay otras. Usando cálculos normales en logística, no es irreal decir que hay alrededor de 50.000 alienígenas (de este tipo) dentro de la ecosfera terrestre y en el espacio inmediato.

Es natural que en esta empresa van a perecer algunos humanos, esto es lógico. Sin embargo, si lo hacemos ahora, tenemos una ventaja, además de que podemos preparar una tecnología más avanzada para la próxima operación.

La clave para el éxito final es que ellos respetan absolutamente la fuerza. Y con ellos el método más eficaz es hostigar continuamente sus defensas sin darles tregua. Cuando se vean expulsados de su base que les ha costado tantos años construir, es lógico pensar que su misión se verá grandemente debilitada.

En este trance particular, como norteamericanos, tenemos que caer en la cuenta de que no podemos hacer mucho 'caso de nuestros principios morales para encontrar una respuesta. La negociación está descartada. Con este grupo en particular sólo se puede tratar lo mismo que se trata con un perro rabioso. Es el único método que entienden. Han invadido nuestro país y nuestro espacio y han violado libremente la integridad mental y personal de nuestra gente. Por tanto, al eliminar esta amenaza no se nos puede llamar «agresores», puesto que hemos sido literalmente invadidos.

Finalmente: Conclusión.

No podemos fiarnos de ellos bajo ninguna circunstancia.

Son completamente mentirosos e inclinados hacia la muerte y no tienen respeto moral por la vida humana.

No habrá que hacer con ellos negociación, trato ni compromiso de paz de ninguna manera.

Ellos no respetarían pacto ni compromiso alguno aunque, intentasen hacernos creer lo contrario.

No habrá que concederles tregua alguna bajo ninguna circunstancia.

En cuanto se empiece la ofensiva hay que llevarla hasta el final. Si no lo hacemos así, ellos iniciarán en seguida una ofensiva. Tienen una orden permanente, en caso de que la nave les falle, de bajar a tierra y destruirse a sí mismos o de abandonar el planeta inmediatamente (en caso de que lo puedan hacer). No se les puede dar ninguna vía de escape.

Nota de última hora: El temor que manifestamos en la pág. 136 acerca de que el Dr. Bennewitz sufriese algún atentado, ya se ha cumplido. Actualmente la CIA y la NSA ya no usan medios violentos para acallar a alguien. PB ha sido sometido a un proceso de manipulación mental (en los que la CIA es maestra) que lo ha destruido anímicamente.

En el verano de 1989 trascendió la noticia de que la CIA, conocedora de las investigaciones de PB, había interferido sus computadoras haciéndole creer que se estaba comunicando con los EBEs y suministrándole datos falsos. La noticia fue divulgada por un individuo de personalidad psicopática, a sueldo de la CIA, con el objeto de desprestigiar a PB.

Según los datos que poseo, la CIA efectivamente interfirió las comunicaciones del Dr. Bennewitz y le dio pistas falsas, para desprestigiar de raíz, una vez que se conociesen los hechos, todo lo mucho que él había averiguado. Pero además de eso, lo sometió a un proceso de bombardeo mental con ondas de muy baja frecuencia para callarlo definitivamente y convertirlo en la persona retraída que es en la actualidad.

 

Un caso más de encubrimiento criminal del que son culpables las autoridades de EE.UU..

 

Información Complementaria: Project Beta