Author Topic: Apéndice I  (Read 2363 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
Apéndice I
« on: Febrero 11, 2009, 01:20:13 pm »
Apéndice I
MEMORÁNDUM AL GENERAL EISENHOWER

 

Asunto: Operación Majestic-12.

Información preliminar para el presidente electo Eisenhower.

Documento preparado el 18 de noviembre de 1952.
Oficial informador: Almirante Roscoe H. Hillenkoetter (mu-1).

Nota: Este documento ha sido preparado como una información preliminar solamente. Tiene que considerarse como introductorio a otro más completo que vendrá posteriormente.
 

* *
 

MAJESTIC-12. Es una operación de investigación y desarrollo de la inteligencia militar que únicamente depende y rendirá cuentas al presidente de los Estados Unidos. Todas las actividades de este proyecto se llevan a cabo bajo el control del grupo Majestic-12 (Majic-12), el cual fue establecido por el presidente Truman por una orden especial ejecutiva y secreta el 24 de septiembre de 1947, con la recomendación del doctor Vannevar Bush y el ministro James Forrestal (véase adjunto «A»).

 

Los miembros designados de Majestic-12 fueron los siguientes:

Alm. Roscoe H. Hillenkoetter

Dr. Vannevar Bush

Min. James V. Forrestal *

Gen. Nathan F. Twining

Gen. Hout S. Vandenberg

Dr. Detlev Bronk

Dr. Jerome Hunsaker

Sr. Sidney W. Souers

Sr. Gordon Gray

Dr. Donald Menzel

Gen. Robert M. Montague

Dr. Lloyd V. Berkner

La muerte del ministro Forrestal el 22 de mayo de 1949, creó una vacante que estuvo sin llenar hasta el 1 de agosto de 1950. en cuya fecha fue designado el general Walter B. Smith como miembro permanente.

El 24 de junio de 1947, un piloto civil que volaba sobre las Cascade Mountains, en el Estado de Washington, observó nueve aparatos volantes en forma de disco que se movían a gran velocidad en formación. Aunque no era la primera vez que se veían tales objetos, éstos fueron los primeros en adquirir notoriedad, por haber sido informado en los medios públicos de comunicación.

 

A continuación siguieron cientos de informes acerca de avistamientos semejantes, de los cuales muchos provenían de fuentes civiles y militares de alta credibilidad. En virtud de estos informes varias agencias militares, independientemente, trataron de averiguar la naturaleza y los propósitos de estos objetos, teniendo en cuenta la Seguridad Nacional. Se entrevistó a un buen número de testigos y hubo varios intentos fallidos de perseguir a estos objetos en vuelo utilizando nuestros aviones. La reacción popular en algunas ocasiones fue casi de histerismo.

A pesar de estos esfuerzos, poco fue lo que se pudo saber acerca de tales objetos hasta que un ranchero dio la información de que uno de ellos se había estrellado en una remota región de Nuevo México que está aproximadamente 75 millas al Noroeste de la Base Aérea de Roswell (ahora Base Walker).

El 7 de julio de 1947 se comenzó una operación secreta para la recuperación de los restos de este aparato con el objeto de estudiarlo científicamente. Durante el curso de esta operación, un reconocimiento aéreo descubrió que cuatro seres parecidos a los humanos habían aparentemente salido despedidos del aparato momentos antes de que éste estallase. Estaban en tierra, a unas dos millas al Este de donde estaban los restos del aparato.

 

Los cuatro estaban muertos y malamente descompuestos, debido a la acción de los (animales) depredadores y a los elementos en la semana que poco más o menos había transcurrido desde que se habían estrellado. Un equipo especial de científicos se hizo cargo de la tarea de recoger los cuerpos para su estudio (ver Adj. «C»). Los restos del aparato fueron llevados a diferentes partes (ver Adj. «B»). Los testigos civiles y militares fueron interrogados y a los periodistas se les dijo, para salvar las apariencias, que se trataba de un balón de investigación de las condiciones climatológicas.

Un estudio analítico del suceso, organizado por el general Twining y el doctor Bush bajo las órdenes directas del presidente, dio como resultado un consenso preliminar (19 de Sept. 1947) de que probablemente el disco era un aparato de reconocimiento de corto alcance. Esta conclusión estaba basada en el hecho de que el disco era de pequeñas dimensiones y aparentemente no tenía provisiones (ver Adj. «D».) Un análisis similar de los cuatro cadáveres fue hecho por el doctor Bronk.

 

La conclusión previa de este grupo fue que (30 nov. 1947), aunque las criaturas se parecen a los humanos, los proyectos evolutivos y biológicos causantes de su desarrollo aparentemente son muy diferentes de los del «Homo Sapiens». El equipo del doctor Bronk ha sugerido para ellos el término «Entidades Biológicos Extraterrestres», o «EBEs», que deberá ser adoptado como la palabra clave de referencia para estas criaturas hasta que nos pongamos de acuerdo en otro término más definitivo.

Puesto que es virtualmente cierto que estos aparatos no proceden de ningún país de la Tierra, hemos discutido mucho sobre su punto de origen y de qué manera pueden llegar hasta nosotros. Marte es una posibilidad, aunque algunos científicos, sobre todo el doctor Menzel, consideran que se trata de seres que provienen de otro sistema solar.

Entre los restos del aparato se encontraron muchas formas de escritura. Todos los esfuerzos para descifrarlas han resultado inútiles (ver Adj. «E»). Igualmente infructuosos han sido los esfuerzos hechos por conocer el método de propulsión y la naturaleza de su fuente de energía. Esto se ha complicado aún más al no tener el aparato alas, hélices, tubos de propulsión o escape y otros métodos convencionales para guiar o impulsar una nave, lo mismo que una falta total de alambres metálicos, tubos de vació u otros componentes electrónicos reconocibles (ver Adj. «F»). Se cree que fa unidad de propulsión fue completamente destruida por la explosión que causó la caída.

La necesidad de tener toda la información posible sobre estos aparatos, sus capacidades, características y propósitos llevó (a los miembros del MJ-I2) a instituir el «Proyecto SIGN» en diciembre de 1947. Con el objeto de proteger la seguridad (o el secreto), la unión entre SIGN y MJ-12 se limitó a dos personas dentro de la División de Inteligencia del Comando de Material Aéreo, cuya misión era pasar cierto tipo de información a través de los canales debidos. En diciembre de 1948, el Proyecto SIGN se convirtió en el Proyecto GRUDGE. En la actualidad la operación se lleva a cabo bajo el nombre de Proyecto Blue Book, que tiene unión con el oficial de la Fuerza Aérea que es el jefe del proyecto.

El 6 de diciembre de 1950, un segundo objeto, probablemente del mismo origen, se impactó en la tierra a gran velocidad en el área de El Indio Guerrero, en la frontera de Texas con México, después de seguir una larga trayectoria (de caída) en la atmósfera. Cuando llegó el equipo de búsqueda, lo que quedaba del objeto estaba casi totalmente incinerado. El material que se pudo recoger fue llevado para su estudio a la Base AEC de Sandia, en Nuevo México.

Como los motivos y las últimas intenciones de estos visitantes siguen todavía sin conocerse, la Seguridad Nacional continúa todavía interesada en todo el asunto. Además, como la actividad exploratoria o vigilante de estos aparatos se ha incrementado grandemente a partir de mayo y a través de todo el otoño de este año, se piensa que esto significa que pronto habrá nuevos acontecimientos.

Debido a estas razones, lo mismo que a consideraciones de índole internacional y tecnológicas y a la necesidad de evitar a toda costa un pánico general, el Grupo Majestic-12 unánimemente cree que las precauciones más estrictas de seguridad (es decir, del secreto total) deben continuar ininterrumpidamente bajo la próxima administración. Al mismo tiempo el «plan de contingencia» MJ-1949-04P/78 (Top Secret. Eyes only) se debe mantener siempre listo para en caso de que se presentase la necesidad de hacer un comunicado para el público (ver Adj. «G»).

(Siguen la enumeración de los ocho adjuntos al documento, ninguno de los cuales ha llegado a nosotros. Se conserva el Adj. «A», pero no se puede leer nada porque está completamente censurado.)

Hasta aquí la traducción del Memorándum presentado al general Eisenhower.

 

Es muy de notar el último párrafo del documento, en el que, con términos muy formales y muy de las «dignísimas autoridades», se dice de una manera velada que hay que mantener siempre lista la gran mentira para engañar al pueblo, en caso de que éste exija conocer toda la verdad.
 





 

Nota: La autenticidad de este documento está siendo discutida. Lo hemos trascrito por parecernos que tiene muchas posibilidades de ser auténtico.