Author Topic: Los tres aspectos de la energía: Shen, Chi y Ching  (Read 5074 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
Los tres aspectos de la energía: Shen, Chi y Ching
« on: Enero 15, 2009, 07:53:22 pm »
  Los practicantes taoístas oímos muchas veces hablar de la energía interna o Chi, la fuerza vital que todo organismo vivo posee y que por medio de distintas disciplinas marciales es desarrollada con vistas al logro de una mayor armonía, salud y longevidad.La base de esta fuerza vital, que no está relacionada ni con la complexión ni con el estado físico, suele ser situada en el denominado tan t´ien o hara ( para los japoneses ),la zona ubicada cinco dedos por debajo del ombligo, en la pelvis. <o:p></o:p>

  Sin embargo, y si bien comúnmente solemos aludir a ella cuando nos referimos a la energía vital interna, esta no es sino sólo una de sus manifestaciones, ya que, tradicionalmente, el taoísmo siempre ha asignado a la energía interior una existencia tripartita, bajo la tradicional denominación de ¨los tres tesoros¨: el chi, el ching y el shen.<o:p></o:p>

  Referirnos a estos tres aspectos de la energía implica introducirnos en una cuestión eminentemente práctica, puesto que, su desarrollo conjunto, no es sino posible a partir de la puesta en ejercicio de determinadas disciplinas o prácticas, y del progreso en cada una de ellas.<o:p></o:p>

  ¿Pero cúal es el significado de cada uno de estos tres aspectos? ¿Cómo desarrollarlos? ¿Qué simboliza cada uno de ellos? Intentaremos responder brevemente a estas preguntas, sabiendo que toda exposición que aquí pueda hacerse será incompleta, pero que su conocimiento por parte del taoísta practicante es necesaria para su desarrollo conciente.<o:p></o:p>

 

  Suele identificarse al Ching con los fluidos, la materia, la parte burda del organismo, como así también los músculos y los tendones. El Ching simboliza la tierra y su desarrollo depende fundamentalmente del entrenamiento físico y las dietas.<o:p></o:p>

  El Shen, segundo aspecto de la energía interna vital, representa a los pensamientos y la conciencia; simboliza el cielo, y su desarrollo se produce fundamentalmente por ejercicios de visualización, silencio interior y comprensión.<o:p></o:p>

  Finalmente tenemos al Chi, el hálito viviente, los sentimientos más elevados. Este aspecto simboliza al ser humano en su integridad y su desarrollo depende especialmente de los ejercicios de respiración y aceptación.<o:p></o:p>

 

  No debemos olvidar que dicha distinción es a propósitos teóricos y que en la práctica, ninguno de estos aspectos se encuentra disociado del otro, razón por la cual el desarrollo de uno de ellos siempre implicará el desarrollo de los demás. El hecho de dedicarnos a una técnica determinada posibilita el prestar mayor atención a uno de estos tres aspectos inseparables, lo que ayudará sin dudas a profundizar en una determinada manifestación de la energía; sin embargo, el verdadero progreso del taoísta practicante se lleva a cabo por medio de estos tres caminos, que son uno solo, constituyendo este aspecto una aparente pero ¨comprensible¨ paradoja taoísta.