Author Topic: FALLAS DE LA BIBLIA 16  (Read 1716 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
FALLAS DE LA BIBLIA 16
« on: Octubre 17, 2008, 09:38:54 am »
FALLAS DE LA BIBLIA
por Dennis McKinsey

Número 16
Abril de 1984


COMENTARIO

ENSEÑANZAS IGNORADAS (Parte 1 de 3)

Por siglos, los creyentes han estado sermoneando a la gente sobre la importancia de adherirse a las enseñanzas bíblicas en asuntos de ética, modales y moral. Citan a gusto a Jesús y a Pablo, salpicando aquí y allá con máximas del Antiguo Testamento. El problema con su enfoque está no sólo en la forma tan notoria como no practican lo que predican, sino en una tendencia igualmente pronunciada a ignorar lo que predica la Biblia misma. Los creyentes practican algo que sólo puede describirse como "moralidad selectiva". Exponen lo que les gusta e ignoran lo que no, aunque lo uno no tiene menos validez que lo otro. Lo digerible y aceptable se supone ser aplicable a todos, mientras que lo repugnante, inconveniente y contradictorio se aplica sólo al público de hace 2.000 años. Gozan citando, por ejemplo, los diez mandamientos, el sermón de la montaña y algunas de las enseñanzas de Pablo, pero no tienen la intención de obedecer otras máximas igualmente válidas. Los siguientes ejemplos muestran la selectividad de la moral apologética.

En primer lugar, un verdadero seguidor de Jesús debe ser extremadamente pobre, tan pobre como un ratón de iglesia. La Biblia lo deja bien claro:

a) "... cualquiera de vosotros que no renuncia a todas las cosas que posee, no puede ser mi discípulo." (Lucas 14:33)
b) "Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme." (Mateo 19:21)
c) "Vended lo que poseéis, y dad limosna..." (Lucas 12:33)
d) "Empero de lo que os resta, dad limosna; y he aquí todo os será limpio." (Lucas 11:41)
e) "No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen (...) Mas haceos tesoros en el cielo (...) Porque donde estuviere vuestro tesoro, allí estará vuestro corazón." (Mateo 6:19-21)
f) "¡Cuán dificilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!" (Marcos 10:23)
g) "De cierto os digo, que un rico difícilmente entrará en el reino de los cielos. Mas os digo, que más liviano trabajo es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios." (Mateo 19:23-24)
h) Cierto aristócrata le había dicho a Jesús que había obedecido todas las leyes desde la juventud. Pero Jesús le contestó: "Aun te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y da á los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme." (Lucas 18:22, Marcos 10:21)
i) Y Pablo dijo: "Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y téngolo por estiércol, para ganar a Cristo." (Filipenses 3:8)

¡Imaginen a Billy Graham, Oral Roberts, Jerry Falwell, Jimmy Swaggart, Rex Humbard, Robert Schuller, Herbert W. Armstrong y miles más de ricos líderes religiosos obedeciendo semejantes pronunciamientos! Es mucho más facil y menos doloroso deshacerse de las frases directas con racionalizaciones que renunciar a las riquezas por mandato bíblico. Pablo dijo: "Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, seamos contentos con esto" (1 Timoteo 6:8). La exuberante riqueza personal de estos hombre y muchos otros testimonia cómo evaden enseñanzas como Lucas 3:11: "El que tiene dos túnicas, dé al que no tiene; y el que tiene qué comer, haga lo mismo". Uno se preguntaría cuántas ropas tienen estos hombres en sus armarios. Jesús dijo: "Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehúses" (Mateo 5:42). Sería un ejercicio inútil pedirle a cualquiera de los predicadores mencionados o a cualquier denominación cristiana una porción sustancial de sus riquezas. ¿Cuántos creyentes intentan acatar el precepto bíblico que dice: "Y al que te hiriere en la mejilla, dale también la otra; y al que te quitare la capa, ni aun el sayo le defiendas. Y a cualquiera que te pidiere, da; y al que tomare lo que es tuyo, no vuelvas a pedir" (Lucas 6:29-30)? Evaden Mateo 5:40, que dice: "Y al que quisiere ponerte a pleito y tomarte tu ropa, déjale también la capa". A los apologetas no les molesta citar el verso previo (Mateo 5:39) sobre ofrecer la otra mejilla porque tiene que ver con actitudes y no es nada concreto; no implica ninguna privación física. Ofrecer una mejilla es mucho menos doloroso y tangible que ofrecer dólares. Lo primero es más nebuloso y sujeto a interpretaciones. Jesús envió a sus doce discípulos y les dijo: "No aprestéis oro, ni plata, ni cobre en vuestras bolsas; ni alforja para el camino, ni dos ropas de vestir, ni zapatos, ni bordón; porque el obrero digno es de su alimento" (Mateo 10:9-10). Si éste era el proceder moralmente correcto para los discípulos cristianos de hace dos mil años, entonces debería tener relevancia para sus discípulos actuales. Pero la parafernalia que rodea a los predicadores famosos en sus viajes periódicos resalta una incoherencia evidente.

Los primeros grupos cristianos hasta practicaban una forma de propiedad comunal. "Y todos los que creían estaban juntos; y tenían todas las cosas comunes; y vendían las posesiones, y las haciendas, y repartíanlas a todos, como cada uno había menester" (Hechos 2:44-45, 4:34-37). Aun así, a excepción de algunas comunidades aisladas, los creyentes actuales predican lo opuesto.

En resumen, no basta con evitar la acumulación de riquezas; uno debe buscar activamente renunciar a toda propiedad que pueda llegar a sus manos. (Ver también: Hechos 20:35, Romanos 12:13, Colosenses 3:2, Mateo 6:24.) En lo que concierne a las riquezas y propiedades, los monjes, los ascetas y algunas facciones de los Amish están más cerca de las enseñanzas bíblicas que cualquiera de los clérigos conocidos en la actualidad. Durante un diálogo con un ministro hace varios años, noté que su automóvil Lincoln Continental estacionado cerca de allí estaba en completo desacuerdo con las doctrinas bíblicas. Después de ofrecer las racionalizaciones apologéticas usuales (llevo una vida sencilla y la Biblia no me exige regalar lo que poseo), cuestionó mis intenciones y se fue. Ninguna de sus excusas tenía peso.

Segundo, un verdadero seguidor de Jesús no puede divorciarse (Mateo 19:6, Marcos 10:9: "Así que, no son ya más dos, sino una carne: por tanto, lo que Dios juntó, no lo aparte el hombre") ni casarse con una persona divorciada (Mateo 5:32, 19:9, Lucas 16:18: "el que se casa con la repudiada del marido, adultera"). Sin embargo, existe una excepción: si el cónyuge comete adulterio, se permite el divorcio: "Mas yo os digo, que el que repudiare a su mujer, fuera de causa de fornicación, hace que ella adultere" (Mateo 5:32). La Biblia también dice que quien obtenga un divorcio y se vuelva a casar es adúltero: "... Cualquiera que repudiare a su mujer, y se casare con otra, comete adulterio contra ella" (Marcos 10:11), lo cual también se aplica a las mujeres (Marcos 10:12). En resumen, de acuerdo con las enseñanzas cristianas:

1) Uno nunca puede divorciarse, excepto de un cónyuge adúltero.
2) Uno nunca puede casarse con una persona divorciada.
3) Quien se divorcia y vuelve a casarse comete adulterio.

Uno apenas puede preguntarse cuántos cristianos han ignorado estas normas.

Tercero, los intentos actuales de llevar la oración a las escuelas va en directa contravía de las enseñanzas bíblicas. En uno de sus comentarios sobre la manera en que uno debe orar, Jesús dijo que la oración debe ser un asunto privado, desprovisto de exhibiciones públicas: "Y cuando ores, no seas como los hipócritas; porque ellos aman el orar en las sinagogas, y en los cantones de las calles en pie, para ser vistos de los hombres: de cierto os digo, que ya tienen su pago. Mas tú, cuando ores, éntrate en tu cámara, y cerrada tu puerta, ora a tu Padre que está en secreto..." (Mateo 6:5-6). Los creyentes ignoran esto a diario y no tienen intención de corregir su proceder.

Es interesante anotar que la máxima de Pablo según la cual los hombres deben orar con la cabeza descubierta suele seguirse porque quitarse el sombrero no tiene nada de problemático. Es fácil de seguir. "Todo varón que ora ó profetiza cubierta la cabeza, afrenta su cabeza." (1 Corintios 11:4) Del otro lado, el mandato paulino de que las mujeres se cubran la cabeza durante la oración es bastante incómodo y por eso se ha racionalizado o se ignora, aunque no tiene menos vigor que cualquier otra ley moral del Nuevo Testamento: "Mas toda mujer que ora o profetiza no cubierta su cabeza, afrenta su cabeza. (...) Porque si la mujer no se cubre, trasquílese también: y si es deshonesto a la mujer trasquilarse o raerse, cúbrase. (...)  Juzgad vosotros mismos: ¿es honesto orar la mujer a Dios no cubierta?" (1 Corintios 11:5-13 RSV)


DIÁLOGO Y DEBATE

[cartas que Biblical Errancy recibió durante la época de su distribución original en inglés]


Del Centro Ateo Americano de Austin, Texas

[A finales de enero de 1984, en Fallas de la Biblia supimos del Centro Ateo Americano que celebraría una convención en Lexington, Kentucky, a mediados de abril. Les enviamos una carta diciéndoles que no sólo nos gustaría asistir, sino instalar un puesto para anunciar y distribuir esta publicación. La siguiente respuesta de Madalyn Murray O'Hair nos llegó el 15 de febrero.]

Dennis McKinsey:
Gracias por su solicitud. Ateos Americanos siente que es reaccionario hacer la batalla en el terreno de las personas religiosas. La Biblia debe ser arrojada a la basura. La continua lucha que libra usted con fragmentos de ella le da legitimidad a lo que usted combate. Uno NO discute con sus pesadillas. El ejercicio es (...) inútil. La convención en Kentucky no tiene el menor interés en esto. Por tanto, no le autorizaremos para "instalar una cabina" para anunciar y distribuir copias de su publicación, que arrastra a los ateos de vuelta a la Biblia, y sin ninguna buena razón. Si quiere instalar una cabina, en cualquier parte, tendrá que pagarla. No se le permitirá usar las instalaciones por las que nosotros hemos pagado. No distribuiremos su literatura ni le daremos lugar en nuestras exhibiciones. En esta posición que hemos adoptado con respecto a Fallas de la Biblia no hay ninguna animadversión, personal o de ningún tipo. Existen tácticas que uno usa en batalla y esta táctica nosotros no la usamos. Restan su impulso positivo al ateísmo y a los programas que estamos tratando de usar para darles a los ateos una voz propia en la cultura, con su visión del mundo, libre de referencias religiosas. Hemos instituido un extenso programa educativo para alejar a los ateos cuan rápido sea posible de lo que usted propone, el retorno a la Biblia. (...)


Respuesta del Editor


Madalyn Murray O'Hair:
Apreciamos su pronta respuesta a nuestra solicitud, pero nos decepciona y sorprende el tenor de ésta. Fallas de la Biblia proporciona una réplica razonada y bien documentada a los alegatos de infalibilidad bíblica y de ningún modo puede acusársele de que "arrastra a los ateos de vuelta a la Biblia". Esta publicación ha sido acusada de muchas cosas, pero nadie ha sugerido semejante cosa. Usted dice que la Biblia "debe arrojarse a la basura". Por desgracia, primero debe mostrárseles a las personas por qué deben arrojarla. No basta limitarse a decirlo. Fallas de la Biblia refuta la supuesta "validez" del texto bíblico punto por punto y cubre prácticamente cada concepto significativo en ella. Su idea de que la "continua lucha (...) con fragmentos de ella le da legitimidad a lo que (...) combate" ignora el hecho de que estamos batallando con abundante material. Lea los números anteriores, así como los venideros, y hallará que quedan pocos fragmentos dignos de mérito. ¿Por qué millones de personas se van a hacer ateas, si ya sienten que tienen la verdad? Antes de que alguien adopte una filosofía nueva, debe mostrársele la falsedad de la que profesa actualmente. Usted envía el mensaje de "o nosotros o la Biblia", cuando los creyentes nunca han oído por qué sus creencias actuales están erradas.
He estado antes en reuniones de ateos y, según he visto, muchos de los asistentes no son verdaderos ateos en el sentido completo de la palabra. No son tan radicales como creen ser y no han abandonado la Biblia o la religión tanto como piensan. Sus conversaciones revelan un sutil adoctrinamiento de años previos y su actitud hacia la predicación bíblica representa un amplio espectro. He aprendido de la experiencia a cuidarme de cualquier carta que me llegue y empiece con: "Solía ser un cristiano creyente, pero ahora rechazo los absurdos de la Biblia". Muchos no se dan cuenta de cuánta influencia ejerce el libro sobre ellos, pero apoyan el ateísmo por una amplia variedad de razones personales. Fallas de la Biblia pretende llegar a los indecisos, a quienes sienten que el punto de vista antirreligioso tiene puntos valiosos, pero que la Biblia, a pesar de sus defectos, todavía merece algo de credibilidad.
Nuestras publicaciones no son antitéticas, sino complementarias. Fallas de la Biblia ofrece una explicación detallada de por qué las creencias de los defensores de la Biblia son erróneas, y la de usted, como otras desde misma perspectiva, ofrece una alternativa racional. Es como construir una estructura en un terreno. Antes de que pueda levantarse el edificio, hay que demoler el viejo. No se puede construir hasta que algo destruya lo que ocupa el espacio deseado. Fallas de la Biblia busca una relación mutuamente agradable con todas las publicaciones y organizaciones racionales. Por ejemplo, hemos publicado anuncios de la Sociedad de Agnósticos Evangélicos y Publicaciones Crusade por varios meses, porque han tenido la amabilidad de anunciarnos a nosotros.
Simplemente ignorar la Biblia o actuar como si no existiera raya en lo absurdo. El libro y sus seguidores ejercen una influencia enormemente negativa en la sociedad. Muchos de los gobiernos y administraciones del mundo actual no me gustan, pero todavía tengo que soportar sus absurdos. ¿Cómo van a combatir las personas contra un libro del que conocen poco y que creen que deben evitar a toda costa, cuando su perniciosa influencia está por todas partes? Yo no temo en absoluto al libro, y no tengo problemas en enfrentar a sus defensores cuando sea posible. De hecho, yo busco el diálogo y el debate. Mientras los secuaces de Falwell tengan pocos motivos para dudar que Dios y su palabra están de su lado, las fieras batallas sobre la oración en las escuelas, la enseñanza de la evolución, la legalización del aborto, los impuestos a los bienes eclesiásticos, etcétera, seguirán sin resolverse. La Biblia es la base desde donde se lanzan todos los ataques fundamentalistas en materia social.
Al igual que en la Segunda Guerra Mundial, bombardear el cuartel general del enemigo, su fuente de fuerza y sostenimiento, es más efectivo que concentrarse en sus tropas en el campo. Una cabina de Fallas de la Biblia en la convención de Kentucky nos ayudaría a ambos.


De E. L. F. en Long Beach, California (Parte 1)

... No quiero dar a entender [al suscribirme] que estoy de acuerdo con todo lo que aparece en su publicación. Al contrario, encuentro varias cosas en el número que recibí con las que no concuerdo. (...) Creo que usted presta un servicio único; siendo único, debería ser lo más perfecot posible. Si hubiera 20 ó 30 publicaciones de este tipo, mejorar una de ellas no sería igual de importante. (...) En el número de diciembre de 1983 usted dice que a la persona que le escribió acerca de los cristianos devotos "se le olvidó incluir a Mussolini, Franco, Hitler, Al Capone, George Lincoln Rockwell, los líderes del Ku Klux Klan y otras grandes mentes en su lista". Su comentario es, como mínimo, ridículo y ofensivo. Hitler no era cristiano bajo ningún esfuerzo de la imaginación (mucho menos un cristiano "devoto"). (...) Si Mussolini fue cristiano, logró mantenerlo en secreto. (...) Era un completo ignorante sobre la religión (...), desdeñaba la influencia humanizante de la cristiandad, era un mujeriego con aventuras extramaritales (...) No sé mucho acerca de George Lincoln Rockwell, pero es difícil creer que hubiera ignorado la actitud anticristiana de Hitler (...) Al Capone era un criminal, ocupación difícilmente compatible con la devoción cristiana. En cuanto a los líderes del Ku Klux Klan, son personajes clandestinos, así que no logro ver cómo supone usted que el cristianismo tiene alguna influencia significativa en sus vidas (...) Así que el único que queda en su lista de quien se puede demostrar que fue cristiano en una forma significativa es Franco (...) pero no era ningún monstruo. Fueran cuales hayan sido sus faltas, merece crédito por resistir la invitación de Hitler a unirse a Alemania en la Segunda Guerra Mundial (...) No debe olvidarse que Franco eligió a un Primer Ministro (Suárez) y dejó instrucciones para que, junto con su sucesor (el rey Juan Carlos) condujeran a España de vuelta a la democracia tras la muerte de Franco (...)


Respuesta del Editor (Parte 1)

¿Está seguro de que la opinión "ridícula" es la mía? Veamos qué dijo al respecto Hitler, cuyo cristianismo usted niega:

"Mi sentimiento como cristiano me dirige a mi Señor y Salvador como guerrero. Me dirige al hombre que, estando solo con apenas unos cuantos seguidores, vio a estos judíos como lo que eran y, llamándome a combatirlos, fue no sólo el mayor sufrido sino el mayor guerrero, para ayudarme. Con amor ilimitado, como cristiano y como hombre, leo los pasajes que narran cómo el Señor finalmente reunió Sus fuerzas y empleó el látigo para echar a los usureros, las víboras y los charlatanes del templo. Hoy, dos mil años más tarde, reconozco con profunda emoción la tremenda lucha de Cristo por su mundo en contra del veneno judío. Reconocí esto de manera más profunda por el hecho de que Él hubiera tenido que derramar su sangre en la cruz por su lucha. Como cristiano, mi deber no es dejarme engañar, sino ser un campeón de lo verdadero y correcto (...) Como cristiano le debo algo a mi pueblo (...) Soy de verdad un diablo, no un cristiano, si no siento compasión ni hago la guerra, como hizo nuestro Señor hace dos mil años, contra aquéllos que saquean y explotan a este pobre pueblo [alemán] (...) Hace dos mil años un hombre también fue denunciado por esta raza que hoy denuncia y blasfema por todas partes (...) Ese hombre fue arrastrado a un juicio y dijeron entonces: ¡Está agitando al pueblo! Así que también él estaba "agitando". ¿Y contra quién? Contra "Dios", gritaban ellos. Sí, ciertamente estaba agitando contra el "dios" de los judíos, porque ese "dios" es el dinero." (Munich, April 12, 1922; Voelkische Beobachter, April 22, 1922)

"El gobierno nacional preservará y defenderá aquellos principios básicos sobre los cuales se construyó nuestra nación. Consideran a la cristiandad como la base de nuestra moral nacional y a la familia como la base de la vida nacional." (Discurso en Feb. 1 1933)

"Sé que aquí y allí se ha levantado la objeción: Sí, pero usted ha abandonado el cristianismo. No, no es que lo haya abandonado, es que nuestros predecesores lo abandonaron (...) El nacionalsocialismo no se opone a la Iglesia ni es antirreligioso, sino que, al contrario, se apoya en el terreno del verdadero cristianismo. Y no tenemos más deseo que ser leales a esa posición (...) Éstos no son principios anticristianos, son cristianos." (Discurso en Koblenz, Ago. 26, 1934)

A menudo se le preguntaba Hitler por qué usava la swástika y su respuesta era:

"Y cuando me dicen, como hacen muchos: ¿Cómo puede portar usted su símbolo pagano en medio de su lucha, cuando ella sólo debe ser guiada por la cruz cristiana?, a esto yo digo: Este símbolo no está dirigido contra la cruz cristiana. Al contrario, es la manifestación política de lo que es, o debe ser, la intención de la cruz cristiana (...) Desde el comienzo mismo, uno debe preservar esta cruz de cualquier contacto político hasta que la estructura de estos partidos vuelva a ser digna de asociarse con este símbolo..." (Munich, Oct. 25, 1930, Voelkische Beobachter, Oct. 28, 1930)

Según usted, Mussolini mantuvo ocultas sus creencias cristianas, era un ignorante sobre la religión y desdeñaba el cristianismo. Pero en Ouchy le dijo a la prensa:

"Mi espíritu es profundamente religioso. La religión es una fuerza formidable que debe respetarse y defenderse. Estoy, por tanto, contra la democracia anticlerical y atea, que representa un juguete viejo e inútil. Yo sostengo que el catolicismo es un gran poder espiritual..." (Mussolini As Revealed in his Political Speeches, by Quaranta, p.XII)

Es más: ¿de qué manera el ser un mujeriego le impedía ser cristiano? No son los actos, sino las creencias, lo que hace a un cristiano.

En cuanto al Ku Klux Klan, sus libros exaltan a la Biblia y a Jesús sin cesar. La clandestinidad no les impide ser cristianos más de lo que se lo impediría a los cardenales sólo porque eligen al papa en secreto.

Usted admite que Franco era cristiano, pero niega que haya sido un monstruo. Tal vez desee decirles eso a los miles de prisioneros de guerra que murieron ante sus pelotones de fusilamiento y los miles de opositores políticos y prisioneros que se opusieron a su dictadura por casi 40 años. La democracia regresó a España a pesar de Franco, no gracias a él. Los más conservadores del mundo en materia religiosa son siempre los más conservadores en materia política. Y sería difícil encontrar gente más derechista y más conservadora que Hitler, Mussolini, Franco y el Ku Klux Klan.

De cualquier manera, Fallas de la Biblia no es una publicación política, y el comportamiento atroz no le impide a uno ser cristiano. Si el mal comportamiento fuera impedimento para ser cristiano, entonces nadie calificaría. Según Pablo, todos somos irremediablemente corruptos: "Y yo sé que en mí (...) no mora el bien" (Romanos 7:18).

(Esta carta continuará en el próximo número.)


De D. F. S. en Sandstone, Minnesota

(...) Fallas de la Biblia es una de las publicaciones más interesantes e informativas que he leído. Lo felicito por su excelente investigación y redacción. Estoy bastante satisfecho con la pequeña inversión que he hecho en su revista. Cuanto pueda faltarle en "colorido" lo compensa con creces en contenido sólido (...)
Hace unos días me metí en una discusión con algunos creyentes de la variedad de los "nacidos de nuevo", que yo llamo fans de Cristo. Su publicación me fue muy útil. Por desgracia, los hechos parecen no hacerles efecto, ni siquiera los de la Biblia. La historia del cristianismo, en la que soy bien versado, tampoco la creyeron. Se pasaron el tiempo repicando el mismo argumento, que era más o menos así: La Biblia no contiene contradicciones, todo el material secular está equivocado porque sus autores no entienden la Biblia. Uno debe creer en Jesús, y entonces el Espíritu Santo entrará en uno y le revelará todo (...) Dijeron que un día el Espíritu Santo entraría en mí y entonces entendería y aceptaría todo. ¿Cómo refuta uno semejantes absurdos? Argumentar a partir de la Biblia no sirve. No creo que usted pretenda convertir a los creyentes sinceros, pero estando en mi posición necesito llegar con mejores argumentos (...)


Respuesta del Editor

Usted ha hecho una pregunta importante: ¿Cómo llegarles a los fundamentalistas, apologetas y académicos? Yo también lo he vivido repetidas veces. Tras muchos encuentros, he decidido no dirigir mis energías solamente a los fundamentalistas y evangélicos, sino a quienes quieran escuchar. Usted debe impulsar sus ideas a través de los medios y cualquier otro mecanismo viable. La gente no irá a usted: usted debe ir a ellos. Entonces los apologetas emergerán del público a defender la Biblia. Ésa es una manera de obtener diálogo y exponer la Biblia. Descubrí esto cuando hablaba en la radio. Cuando los creyentes descubren que la gente está oyendo las debilidades de la Biblia, ya no tienen la opción de permanecer callados o retirarse. Algunos se sentirán obligados a responder.
En resumen, uno debe primero aprender los defectos de la Biblia y luego hablar con quienes quieran escuchar. Combine esto con grupos de personas que piensen como usted e intente dar un espacio abierto a sus ideas. Busque una plataforma, consiga un público, preséntese ante grupos heterogéneos y tendrá la oportunidad de debatir, exponer y convertir. Trate de usar la presión grupal en vez de trabajar solo. No es fácil obtener, por ejemplo, media hora en radio, cuando su anfitrión simpatiza con la oposición. La presión grupal y la organización son la respuesta. Los críticos deben exigir un espacio y hablar cuando se les niega una voz. Urge un programa decidido, bien documentado y agresivo. Basarse en el humor antirreligioso, salpicando descripciones de actos absurdos y creencias de devotos religiosos, y concluir con una conferencia bien redactada sobre la importancia de la tolerancia y la separación entre iglesia y estado no es suficiente.


De un lector en Novato, California

Adjunto copias de dos cartas mías que fueron publicadas recientemente en nuestro periódico local. Espero que merezcan su aprobación, pues se basan en su trabajo (...) Acabo de llamar a la estación radial KGO en San Francisco, que tiene un entrevistador, el Reverendo Tom Hunter, pagado por la emisora para hablar de religión (...) Iba a mencionarle cómo la Biblia apoya el trabajo forzaco, pero me cortaron antes de tener oportunidad. Sería grandioso si la KGO concediera igual tiempo a alguien con su conocimiento para que contrarrestara lo que el Reverendo Hunter tiene para decir (...)


Respuesta del Editor

Lo felicito. Intentó buscar en la Biblia misma y desafiar a un apologeta en su terreno. No le dejó el camino libre a la oposición. Mi presencia no se necesita realmente. Usted está en la escena y puede hacer mucho por sí mismo. Recolecte datos, domine sus argumentos, lea esta revista y a Joseph Wheless, John Remsburg, Thomas Paine, Robert Ingersoll y la Biblia y exija un tiempo igual para intervenir. Si se siente incómodo en este papel, entonces encuentre a alguien que lo apoye, o invente una alternativa. Debemos enfrentar a los creyentes cuando evangelizan, y no se les debe permitir refugiarse en el santuario privilegiado de la impunidad. Con las cosas como van, la Biblia carece de oponentes en casi todo el país. Muchas personas ni siquiera saben que existe otro lado del asunto. Le sorprendería el número de personas que defienden la Biblia ocn vehemencia pero carecen de conocimientos sobre su contenido, y esto incluye a algunos ministros. "Los clérigos saben que yo sé que ellos saben que no saben." (Ingersoll's Works, Vol. 2 p. 348). Hace falta mucho tiempo y esfuerzo, porque hay mucho en riesgo. Los creyentes han estado trabajando sin descanso por décadas.