Author Topic: Mictlan la morada de la trasformacion  (Read 2061 times)

Crow

  • Administrator
  • Newbie
  • *****
  • Posts: 3832
Mictlan la morada de la trasformacion
« on: Noviembre 16, 2006, 10:45:25 am »
Mictlán, la morada de la transformación


Temitl/CasaMeshico escribe "Mictlán o la región de la Muerte, es
convocada cada año por nuestra tradición durante el 1er dia y 2° del
mes de Noviembre. Nuestros abuelos decían que este momento sirve para
recordar que todos atravesamos por esta etapa. Estos días son
aprovechados para sincronizarse con la naturaleza que convoca a la
tranformación de todo cuanto existe, es el inicio del frio y justo a
52 días del inicio del Solticio de Invierno. Sigue,,,

Para los Meshicas el Mictlán es uno de los espacios más importantes
para su cosmovisión, es también el recinto al que accesamos todos,
justo cuando nos ha llegado el tiempo, para dejar nuestra vida sobre
los Trece Espacios, cuando el Cuchillo de Perdernal Obsidiana
(Tecpatl)arranca nuestro aliento de vida, cuando dejamos de estar de
pie para siempre. Toca entonces a la señora de la muerte Tlazolteotl,
el tomar la vida para tranformarla en su energía opuesta, la
podredumbre y el caos, el frío y la obscuridad, la inmundicia y el
hedor, para recogerla en sus entrañas y devolverla toda junta a las
serpientes que lleva en sus faldas para que se alimenten con ella.
Serpientes de vida y de muerte que recorren la tierra, que
transforman la carne y los huesos en preciosas substancias para la
vida. En esta región Gobierna la misma Dualidad Creadora expresándose
en los Nueve Espacios del Inframundo, los recintos del Mictlán:
Mictlancihuatl y Mictlantecutli. Ellos son los que guían el proceso
de las nueve moradas, toda la vida atraviesa por esas nueve etapas.
Si las unimos, nueve bajo tierra y trece que enlazan al cielo
infinito, sustentan las 22 moradas del Nahui Ollin Teotl, la espiral
omniabarcante a cuatro direcciones, cuyo centro está justo en el que
observa y cuya circundante espiral se expande infinitamente al lugar
del Cerca y Del Junto, al Moyo Coyani, el infinito multidimensional.
Todos los señores y señoras que viven y nacen, mueren y a este
proceso y lugar nos diregimos todos, junto con todo lo que vive. Así
pensaron nuestros abuelos. Existen nueve regiones en el Mictlán, cada
una de ellas representan los nueve procesos que ocurren tras la
muerte de un ser vivo, a saber: 1.- Atravesar el río Chignahuapan,
era costumbre colocar a un animal perro de preferencia para guiar al
alma en su camino y para que acompañara hasta la otra orilla. 2.- Una
vez a la otra orilla, se atravieza entre dos montañas que lo muelen y
destrozan todo. 3.- La tercera etapa es pasar por la montaña de
obsidiana, de la cual al rodar no quedara ni una cosa junta a otra.
4.- Iztehecayan o viento helado del norte, que corta como obsidiana,
prepara a toda la materia para ser dividida y cortada en partes más
pequeñas, hasta que solo queda el corazón. 5.- Al llegar a esta
etapa, la travesía es através del los estandartes que flotan para
recordar de donde uno viene. 6.- Al pasar por los estandartes, lo que
queda son las flechas para llegar lejos. 7.- Es en esta estancia en
donde el corazón es devorado por las fieras. 8.- En esta etapa se
atraviesa por estrechos lugares entre piedras. 9.- Chignahumictlan,
morada de la dualidad del Mictlán, una vez ante su presencia se
entregan las ofrendas para desaparcer o entrar a la morada del
espacio infinito omniabarcante, el cerca y el junto Moyocoyani. Según
Sahagún, Quetzalcóatl es el poderoso señor de las transformación que
logra atravesar las nueve etapas para volver renaciente y
resplandeciente al terminar el proceso, por eso la Dualidad del
inframundo Mictlantecuhtli y Miclancíhuatl retoman en su iconografía
aspectos de este Gran Señor, lucero de la mañana, lucero de la tarde.
Mictlantecuhtli aparece con su cuerpo cubierto y formado de huesos
humanos, y portando una máscara de calavera con las quijadas bien
abiertas, con cabellos negros en donde son fijadas las estrellas,
pero sobre todo el planeta venus. Su cabeza dual, también es el
colibrí rojo, Hitzilopochtli Meshi, el primer resplandor del día o
energía de vida, con su gran pico de chupamirto, en su pecho el
pectoral de Quetzalpapalotl o Mariposa Serpiente, como confirmando
que el Gran Guerrero Iniciado en los Trabajos del Sol, quién deberá
cumplir con las nueve etapas, antes de lograr su muerte victorosa y
nacer de nuevo transfigurado con su cuerpo de luz. Podemos afirmar
que la iconografía y símbolismo usados por los hombres del
conocimiento antiguo, sirvieron para representar mediante símbolos en
códices, esculturas y grabados, un sistema de códigos usado para
representar las advocaciones que corresponden a cada uno de ellos,
las fuerzas cósmicas y sagradas que actúan con el universo y lo más
importante las etapas y procesos que debe cumplir el Guerrero Solar.
Seguirá en próximo artículo...... "